Menú completo para la mesa de Pascuas

Nuestra cocinera amiga Mavi Gussoni nos acerca las mejores recetas para deleitar a la familia en el domingo de Pascuas: Huevos de Pascua, Rosca y empanadas de Vigilia, saladas y dulces.
lunes, 26 de marzo de 2018 · 10:46

Por Mavi Gussoni *

 

Huevos de Pascua

Primero lo primero… Limpiamos bien los moldes de huevos que vayamos a utilizar. Una vez lavados, les pasamos un algodón con un poco de alcohol (alcohol común, vodka, ron… lo que tengas en casa) para esterilizarlo y darle brillo.

Ahora sí, manos a la obra.

Ponemos en un recipiente para microondas o apto para baño maría 800 gramos de chocolate para moldeo (así lo piden en sus casas de repostería / cotillones).

Si lo hacemos a baño maría, simplemente ponemos un recipiente apto sobre una olla con agua caliente y revolvemos a medida que el chocolate se va fundiendo (es importante revolver y controlar el chocolate, ya que el calor puede quemarlo y perderá toda la elasticidad y sabor) Tiempo aproximado: 5 minutos.

Si lo hacemos al microondas, directo en el recipiente lo colocamos 30 segundos; sacamos del microondas, revolvemos y volvemos a colocarlo 30 segundos más (repetimos hasta fundir totalmente el chocolate)

TIP: Si se nos endurece, agregamos a lo anterior 200 gramos de chocolate (sin fundir) y procedemos a revolver con ganas. Lo que estamos haciendo es integrar chocolate nuevo al ya templado, para reactivarlo y volver a la consistencia adecuada.

Armado…

Para arrancar, siempre recomiendo usar guantes de látex, así evitamos que nuestros dedos dejen marcas en el chocolate, dicho esto, empezamos.

Agarramos nuestros moldes limpios y, con un pincel apto para chocolate (tratemos de que sea un pincel de silicona, para evitar que cualquier pelito de un pincel de cerdas quede en el huevo) vamos colocando el chocolate fundido, en forma de pinceladas, desde el centro hacia los bordes del molde.

Dato: Si no tenemos pincel, podemos colocar una buena cucharada en el molde e ir esparciéndolo llevándolo hacia los bodes.

Una vez cubierto, damos vuelta el molde (en el aire) dejando caer el chocolate sobrante sobre el mismo recipiente de chocolate fundido, para reutilizarlo. Acá nada se tira.

Luego, colocamos el molde (boca arriba) en la heladera por diez minutos (hasta solidificar). Sacamos de la heladera y procedemos a realizar nuevamente el mismo paso (para hacer que el huevo tenga una buena capa de chocolate y no sea finito). Llevamos a frío nuevamente (aproximadamente 20 minutos) pero esta vez lo vamos a colocar “boca abajo” sobre una placa limpia, con papel manteca o sulfito para evitar que se adhiera.

Pasados los 20 minutoss, sacamos los moldes de la heladera y procedemos a desmoldar (es importante que el chocolate este BIEN FRÍO y SECO para que se despegue fácilmente del molde). Limpiamos el excedente, en caso de ser necesario.

A una de las partes, le colocamos las golosinas, juguetes, bombones o confites que queramos (si son personalizados, una buena idea es ponerle frases o cartas de deseos adentro) y unimos las dos mitades con un poco de chocolate, colocado prolijamente en los bordes.

Una vez adheridas las mitades: Tenemos nuestro HUEVO DE PASCUAS!

Para decorarlo, una forma sencilla es colocarlo en un vaso con boca pequeña (o una copa) para que nos quede bien derechito y, con una manguita, podemos hacerle detalles en glasé o con el mismo chocolate (eso si se animan, sino, lo dejamos sin nada que queda súper lindo también)

También podemos pegarle confites, chips de chocolate, florcitas de azúcar… Lo que quieran!

Dejamos reposar una hora, para que todo seque, y envolvemos en un papel apto para gastronomía a gusto.

Los huevos los conservamos en un lugar fresquito, fuera de la heladera, hasta el Domingo de Pascuas.

 

Rosca de Pascua

Esta es una receta que requiere de MUCHA paciencia, tiempo y dedicación, pero les prometo que vale la pena cada minuto de espera.

Ingredientes

 

  • Harina 0000 500 gramos
  • Azúcar 150 gramos
  • Manteca 200 gramos
  • Miel 30 gramos (le dará elasticidad a la masa)
  • Leche 100 cc
  • Huevos 2 unidades
  • Levadura 30 gramos
  • Coñac 1 CUCHARADA
  • Esencia de vainilla
  • Agua de azahar 1 cucharada
  • Ralladura de 1 limón
  • Crema pastelera 300 gramos
  • Frutas secas c/n

En un bowl ponemos 1/3 de la harina 0000 junto con la leche y la levadura fresca (a esto lo vamos a llamar “masa líquida”). Dejamos que repose unos 15 minutos en un lugar cálido (puede ser arriba de la cocina, tapado con un repasador o el lugar más cálido que tengan en su casa) Esperamos a que leve al doble de su volumen (tiene que formarse una espuma sobre la superficie).

Mientras tanto, colocamos, en otro bowl, el resto de la harina junto con los 150 gramos de azúcar, la miel, la leche, el coñac y todas las esencias (limón, vainilla, agua de azahar) e incorporamos nuestra masa líquida; unimos todo hasta formar un bollo.

Una vez obtenida la masa (paciencia que se forma) le vamos agregando la manteca en cuadraditos (200 gramos) a temperatura ambiente (sí, vamos a ensuciarnos un poco, pero este paso vale mucho la pena) y empezamos a unir con las manos hasta que nos queda una masa elástica y brillosa.

Dejamos nuestra masa en reposo, nuevamente en un lugar cálido, bien tapada, hasta que duplique su volumen.

La sacamos con cuidado y desgasificamos para quitarle todo el gas que se incorpora en el levado. Amasamos para alisarla y cortamos en bollos de 400 gramos. Dejamos descansar 10 minutos.

 

Pasado el tiempo, vamos a encontrar nuevamente más grandes nuestros bollitos (esta vez, no desgasificamos) y empezamos el armado de nuestras roscas.

Hacemos el hueco central y lo abrimos hasta el tamaño que queramos (es importante que sea un hueco grande, para que no se nos cierre en el horno, cuando la rosca se infle)


Colocamos las roscas en nuestra placa enmantecada y dejamos reposar 30 minutos.

Pintamos con doradura (mezcla de 1 huevo, 3 cucharadas de leche y un poquito de azúcar) y llevamos al horno en 180º c por 30 minutos.

Decoramos con crema pastelera, frutos secos, abrillantados y todo lo que nos guste para darle más sabor a nuestra rosca de Pascua.

 

Empanadas de Vigilia

Ahora la parte salada, porque no soy solo una simple Pastelera, jajaja.

Igual, les doy un bonus track de Empanada de Vigilia dulce…

 

Ingredientes para la masa

 

  • 450 gramos de harina leudante
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 150 gramos de manteca en cubitos
  • 2 huevos
  • 100 cm3 de agua fría

 

Ingredientes para el relleno

 

  • 1 kilo y medio de cebolla
  • 600 gramos de atún (2 latas)
  • 3 y 1/2 ají colorado
  • 1 taza de aceitunas verdes
  • 3 huevos
  • Pimentón dulce
  • Sal
  • Pimienta

 

En un bowl ponemos la harina, el pimentón, la manteca y los huevos. Unimos los ingredientes con las manos, esto es bien rústico. Agregamos, de a poco, agua fría hasta que se forme una masa bastante dura. Llevamos a la heladera y dejamos allí reposar durante 1 hora.

Mientras tanto, hervimos los 3 huevos, pelamos los ajíes (para retirar la piel, aconsejo colocarlos un rato sobre la hornalla hasta que tome color oscuro, luego con agua los pelamos). Cortamos las cebollas en juliana (o picada, eso es a gusto) y hacemos lo mismo con el ají pelado.

Incorporamos los vegetales a un wok o sartén, con un poquito de aceite y dejamos rehogar unos minutos, condimentamos a gusto (a mí me gusta ponerle un poquito de orégano). Una vez listos, los pasamos a un recipiente y agregamos el atún, las aceitunas, la sal, pimienta y una cucharada de pimentón dulce. Dejamos enfriar.

Armado:

Es importante que el relleno este FRÍO al momento de armar, esto genera humedad y ese juguito que todos queremos encontrar en las empanadas caseras!

Ahora, van dos opciones:

 

  1. Estiramos la masa para cubrir una fuente grande para horno, incorporamos todo el relleno y lo cubrimos con rodajas de huevo duro. Luego, cubrimos el relleno con la segunda tapa de masa. Hacemos el repulgue sobre los laterales de la fuente.
  2. Estiramos la masa y, con un cortante del tamaño que queramos, cortamos los discos para armar las empanadas. Rellenamos cada una, con una cucharada de relleno incorporando además el huevo duro. Hacemos repulgue y llevamos a una placa con un poquito de aceite.

En ambos casos: Pintamos con yema de huevo la superficie de la empanada. (También podemos usar la misma doradura que les enseñé para la rosca)

Llevamos a horno medio unos 20 minutos… y LISTO.

Podemos servirlas frías o calientes.

La yapa…

Podemos hacer estas empandas de vigilia DULCES. Para esto, hacemos la misma masa, estiramos y cortamos en círculos, cuadraditos (para hacer los famosos pañuelitos) o colocamos en una tartera. Rellenamos con Nutella, dulce de leche con nuez, membrillo o dulce de batata (o cualquier relleno dulce que les guste, acá es a gusto de cada uno) y armamos (igual que los pasos anteriores). Llevamos al horno 20 minutos y esperamos a que se enfríe.

 

*Pastelera. Dueña de Mavi Gussoni, dulcemente feliz. La encontrás en Facebook y en Instagram @mavigussonidf.

Galería de fotos

Comentarios