Las series que no te podés perder en las vacaciones

Por Hernán Deluca.

Llegó el tan deseado momento. A poner las patas en la palangana, apuntar el ventilador al pecho, descorchar el ananá fizz y, con la boca llena de turrón, dejarse llevar por esas historias que dejamos de lado por culpa de una rutina que ni tiempo para la ficción nos dejó. (Siempre y cuando no se corte la luz, claro).

El marginal 2 (Tevé Publica/Netflix)

A veces, las series son sostenidas por sus personajes. Este es el caso. Los hermanos Borges y “El Sapo” Quiroga, poronga de San Onofre, se bancaron ocho capítulos con una cantidad de subtramas que hubiera espantado a cualquier guionista. Con una clara intención comercial, esta precuela nos dejó tan manija que queremos una tercera temporada ya.

Luis Miguel, la serie (Netflix)

Tuve que verla. Llegó un momento donde me quedaba callado en las reuniones, sin poder sumarme a las charlas que giraban en torno al astro …puertorriqueño. Más personaje que artista, el retrato de Luismi nos sedujo, básicamente, por esos trapitos al sol tirados con calidad morbosa.

La maldición de Hill House (Netflix)

Terror sin sacudidas ni efectos especiales. En un año muy bueno para el género esta serie de diez capítulos silenció a los más escépticos gracias a una trama contada, con maestría, en dos planos temporales.

Sharp objects (HBO)

Lo juré en su momento: desde “Dallas Buyers Club” voy a ver todo lo que haga el canadiense Jean-Marc Vallée. En sus trabajos, encontrás de todo: thriller, drama, algo de humor negro, policial. También, una fotografía con personalidad y actuaciones que la descosen. En este caso, Patricia Clarkson y Amy Adams ofrecen una relación madre e hija inolvidable.

Wild Wild Country (Netflix)

Siempre fue simpático un líder espiritual con túnica. Ahora, cuando las intenciones de Osho y compañía se enfrentaron con los pobladores de un poblado de Oregón todo se puso más interesante. Seis capítulos para un documental fascinante que, entre tantas situaciones absurdas, incluye un envenenamiento masivo. Arranquen por acá.

Cobra Kai (Youtube)

De repente, una mente brillante, se preguntó: ¿Qué pasaría si volvemos a reunir a Daniel San y Johnny, personajes centrales de “Karate Kid”, 30 años después? Casi que no me hizo falta verla, con esa premisa compré. Nostalgia, sí. Pero de la buena. 

Comentarios Libres
  1. grafico
    mejor no veo asi no opino peor | 22/12/2018 | 15:08
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. No hay Algo Alegre para ver? Qué le de a las gente ganas de vivir y no deprimirse más? Gracias.