Frente al Covid-19

El año en que el rugby y el hockey jugaron para la comunidad

Los Pinos encabezó una movida solidaria que brindó 25 mil viandas durante la pandemia y sigue colaborando con sus vecinos. “Es un momento para mirar hacia los costados y hacia adentro”, definió Marcelo Espinel, presidente del club.
martes, 12 de enero de 2021 · 15:43

El 2020 quedó guardado en la memoria como un año perdido deportivamente para la mayoría de los clubes y deportistas del país, pero también abrió otras puertas donde afloraron otras virtudes y ejemplos de solidaridad.
En el barrio Los Tilos de La Lonja, el Club Los Pinos se hizo fuerte en la comunidad para hacer frente a la difícil situación social que generó la pandemia.
“Como entidad y cada uno de los que somos parte del club como personas, no podemos dejar de lado la realidad de nuestros vecinos, socios y nuestros amigos que también están pasando un momento difícil. Decidimos tomar manos en acción. Trabajar para colaborar con esta situación que no era esperada por nadie”, definió el presidente del Verde, Marcelo Espinel, en charla con Código Plaza (FM Plaza 92.1).
El club identificado con el rugby y el hockey, consiguió mancomunar ayuda propia de jugadores, veteranos y socios, como también asistencia del municipio y otros clubes como Sociedad Hebraica, para terminar conformando una maquinaria de viandas.
Desde que arrancó la pandemia y hasta octubre, estuvieron todos los sábados y domingos repartiendo la comida preparada. En la última parte del año, se espació cada 15 días con reparto de los productos directamente.
Según los cálculos de Espinel, repartieron alrededor de 25 mil raciones de alimentos en el 2020. “El hecho de ser contador, te lleva a estos TOCs. Tengo todo anotado y hasta los nombres de todos los que vinieron. A veces meto la pata también (risas)”, explicó.
“Sabemos cómo es el grupo familiar, más o menos como se compone, por donde viven. Las personas no son un número, cada persona es un mundo. Es una manera de entender y aprender sobre las necesidades de los que están al lado”, definió el presidente.
En general son 5-6 personas por grupo familiar. Son 480/500 personas a las que llega esto y en un barrio como Los Tilos, es bastante”, subrayó.
Hemos llegado a preparar más de 1.100 porciones en un fin de semana. Las hacíamos bastante abundantes, quizá cubríamos dos o tres días. Sabíamos que había otros comedores en el barrio y era como que nos complementamos”, aclaró.

Unión y solidaridad

“Es un momento para mirar hacia los costados y hacia adentro. Buscar adentro lo mejor de cada uno y ofrecerlo al que esté al costado. En estos momentos es donde realmente hay que demostrar, que más allá de lo deportivo, hay que acompañar en los momentos difíciles”, afirmó Espinel el espíritu de la entidad.
“No estamos solos”, destacó. “Si bien lo hacemos como club Los Pinos, hemos recibido ayuda de la municipalidad, trabajamos junto a Sociedad Hebraica. Se han sumado con donaciones, nos hemos movido para que nos ayuden otras instituciones. Hemos trabajado de manera de unir varias manos y empujar un poco más”, argumentó.
Otra parte clave fue poder contar con los elementos para cocinar y distribuir las viandas. “Lo equipamos un poco a pulmón. Un poquito de cada uno, lo importante era poder llegar a la gente de la mejor manera”, explicó Espinel.
“Son momentos en los que no hay que fijarse. Hay que resolver los problemas. Uno a la vida le tiene que devolver lo que lo que la vida te da. Si tuviste la suerte de poder estudiar, trabajar, formar una familia, tratá de devolver eso a la gente para que también logre eso y resuelva algunos momentos difíciles”, definió el titular Verde.

Lo que viene

“Esperemos que este año sea un poco mejor. Es una expresión de deseo, aunque sabemos que viene duro”, señaló Marcelo sobre la expectativa hacia el 2021.
“Cuando ya sabemos cómo viene, no nos toma por sorpresa, hay que prepararse, hay que trabajar y hacerse duro para pasar esto. Ser duros para pasarlo y aceptarlo, poner lo mejor de cada uno para estar bien uno y así poder ayudar a quien está al lado”, definió Espinel y concluyó: “Las puertas del club están abiertas para toda la comunidad de Pilar.”

 


RECUPERADO

Espinel dio positivo de Covid-19 y atravesó la enfermedad sin demasiadas complicaciones. “ya estoy recuperado, fue muy leve mi caso. Más que nada hay que cuidarse para cuidar a los que están alrededor nuestro”, advirtió.

ORGULLOSO

“Tanto las chicas de hockey como el plantel superior como veteranos del club, les pedimos ayuda para llevar adelante esto. Responden y respondieron de una manera espectacular. Me enorgullece ser presidente de un club con gente que se compromete y ve la necesidad que hay en estos momentos. Aprovecho la oportunidad para agradecerles a todos los socios y la gente que se ha sumado y colaborado todo este tiempo”, subrayó Espinel.

AGRADECIMIENTO

“Quiero hacer un especial agradecimiento para los padres que colaboraron en el comedor durante toda la pandemia, trabajando los viernes por la tarde y el fin de semana en la preparación de la comida y después de cocinarla”, expresó Espinal orgulloso. Y agregó: “A los chicos y chicas de los planteles de rugby y hockey que estaban encargados de servirla y entregarla a la gente que la venía a buscar al club.”

REGRESO

Club Los Pinos pudo retornar a los entrenamientos presenciales antes de las Fiestas y ahora está en un pequeño receso hasta el 16 de enero.

“Siempre con las medidas de seguridad en cuanto a distanciamiento e higiene, para poder desarrollar las actividades sin inconvenientes. La idea es prepararnos para encarar un año deportivo en la medida de lo posible, que se pueda desarrollar dentro de esta nueva normalidad”, definió Espinel.

Galería de fotos

80%
Satisfacción
20%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios