Polo

Facundo Pieres entró al club de los 500 en Palermo

El crack de Ellerstina demostró toda su jerarquía en el Argentino Abierto. Con los 16 goles en la victoria 25-10 sobre Los Machitos, se metió en el “grupo de los grandes” del certamen.
viernes, 4 de diciembre de 2020 · 20:17

Facundo Pieres ya no es solo sinónimo de Ellerstina. El crack desparramó talento y jerarquía este viernes por la tarde en La Catedral del polo nacional.

Con las 16 conquistas que anotó en la contundente victoria 25-10 de la Z sobre Los Machitos, Facu se metió en el club de los 500 (goles), al alcanzar esa marca en el Campeonato Argentino Abierto. 

La magnífica actuación del líder de la formación dirigida por su padre Gonzalo Pieres demuestra que los títulos obtenidos en los abiertos de Tortugas y Hurlingham lo ponen nuevamente como firme candidato al título, más allá que La Dolfina esté jugando Palermo con su hándicap ideal (40 goles).

Además, Facundo tuvo su tarde soñada. No solo por el juego que desplegó sino también porque marcó goles en los 8 chukkers del encuentro. Detrás y lejos quedaron su hermano Gonzalito con 6 e Hilario Ulloa con 3, quienes completaron los 25 de la Z, que sigue muy fina en su juego.

Ellerstina no le dio posibilidad de entrar en juego a Los Machitos. Y el 5-0 del chukker inicial dejó en claro qué equipo marcó la cancha. A diferencia de años anteriores, la Z nunca bajó la marcha y sacó provecho de cada oportunidad que se le presentó en ataque. Y el resultado final lo confirmó. 

El gran objetivo que se trazaron los Pieres y Ulloa es destronar a La Dolfina, que vienen coronándose las últimas 7 temporadas en Palermo. ¿Está vez se le dará? 

Los equipos
Ellerstina: Facundo Pieres 10 (16 goles), Hilario Ulloa 10 (3), Gonzalo Pieres (h) 9 (3) y Nicolás Pieres 10. Total: 39.
Los Machitos: Agustín Merlos 8 (1 gol), Ignacio Toccalino 8 (6), Mariano Aguerre 7 (3) y Santiago Toccalino 8. Total: 31.
Progresión Ellerstina: 5-0; 8-3; 11-3; 14-4; 17-5; 22-7; 24-8; 25-10.
Jueces: Martín Pascual y Gonzalo López Vargas. Árbitro: Federico Martelli.

Comentarios