Anécdotas Maradonianas

El día que D10S ayudó a la salita de Villa del Carmen

Por pedido de Mabel Bastías, impulsora del proyecto, Maradona envió una camiseta firmada para ser sorteada. “Me pareció un gesto maravilloso. Un genio”. La remera todavía está en su poder y dice que la dará la nueva gestión.
viernes, 30 de octubre de 2020 · 14:03

El 60º cumpleaños de Diego Maradona moviliza a las anécdotas, fotos y recuerdos de todo el planeta futbolero. Ídolo, frontal, contradictorio y generador de múltiples sentimientos, nunca es indiferente.

Pero algo que marcó su trayectoria en los 60 años de vida es su solidaridad. Uno de los miles de gestos que tuvo el 10 tuvo a la comunidad de Villa del Carmen, uno de los barrios más humildes de Del Viso y lo contó Mabel Bastías en Código Plaza (FM Plaza 92.1 mhz).

La impulsora de la salita con la que cuenta el barrio recordó este viernes ese contacto con el futbolista más grande de todos los tiempos desde el lado más humano que lo caracteriza.

“Cuando se inicia un centro de salud siempre falta algo. Nos habían regalado un sillón para el dentista que estaba un poco roto y necesitábamos hacer un consultorio más”, recuerda la mamá de Nahuel, quien falleció por el uso de PCB en los transformadores de electricidad y desde allí inició su batalla por mejorar el barrio (ver aparte).

“No teníamos el dinero y era una mala época económica del país”, agrega sobre la sala que se abrió en 2005. “No sabíamos qué hacer y me enteré que un amigo de mi cuñado estaba trabajando con Maradona”, confió.

“Recuerdo que estaba en la casa de mi suegro, agarré papel, lápiz y le empecé a contar tanto nuestra historia que dio origen a la sala y lo que nos estaba pasando en la sala”, describió Mabel.

“La mandé con toda la esperanza del mundo, pero también pensando ¿quién sabe cuándo me contestará?”, explicó.

“Una semana después teníamos la camiseta firmada y dedicada para la sala de Villa del Carmen”, resaltó emocionada como en la misma época. “Me pareció un gesto maravilloso que se haya parado a pensar en nuestro barrio porque debe recibir cientos de miles de pedidos de gente”, destacó la vecina.

“Después me puse a pensar, tal vez él alguna vez necesitó alguna salita como esta en el barrio en el que vivía. Eso debe haberle despertado esa fiera de cómo puedo ayudar. Un genio”, completó su elogio al Diez.

“Con eso organizamos una rifa. Teníamos una bicicleta y la camiseta para el sorteo. La bicicleta salió sorteada, la camiseta no”, explicó.

“Entregamos ese dinero a la gestión del doctor Zúccaro, esperando que con un poco más de presupuesto pudiera hacerse”, subrayó Mabel. Finalmente, la ampliación de la sala no se hizo. Recién este año llegará un nuevo consultorio.

“Todavía está la camiseta y se la daremos a la nueva gestión para que haga algo”, concluyó una mujer de lucha que sigue buscando lo mejor para su barrio.

Nahuel y el PCB
La sala de Villa del Carmen lleva el nombre de Nahuel, el hijo de Mabel Bastías que falleció el 25 de noviembre de 2001 tras luchar contra una leucemia que se comprobó tras muchos años de batallas legales, fue producida por el PCB que utilizaban los enfriadores de los transformadores eléctricos en esa época.

El PCB es un químico altamente contaminante, utilizado para refrigerar los transformadores eléctricos, que en caso de entrar en combustión transforma en otro producto químico denominado dioxina. Está comprobado a nivel mundial que ambas sustancias generan graves daños al organismo de manera acumulativa, llegando a causar enfermedades tales como la leucemia y otros tipos de cáncer.

La Secretaría de Política Ambiental de la Provincia de Buenos Aires (hoy OPDS) detectó PCB o bifenilos policlorados en la zona y la lista de afectados superaba los 500 sólo en el barrio.

50%
Satisfacción
50%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios