Básquet - Provincial de Clubes

El corazón manda

Sportivo trasladó La Caldera a Campana y le ganó 73-69 a Atenas (La Plata), en la ida de cuartos de final. Hasenauer (26) vital y Ruíz con el robo de la noche pusieron 1-0 la serie.
domingo, 25 de marzo de 2018 · 00:00

Sportivo Pilar trasladó su mística hasta Campana en la noche del viernes y se sintió local en la calle Chiclana para vivir un dramático juego de cuartos de final del Provincial de Clubes que lo pudo ganar por 73-69 ante Atenas de La Plata.
El Rojo, alentado por un centenar de hinchas que llevó el clima de La Caldera al gimnasio de Ciudad, logró adelantarse 1-0 en la serie que se define al mejor de tres encuentros.
La llave se definirá la semana próxima en cancha del Griego, disputándose la revancha y posible desempate. Lo cierto es que los dirigidos por Carlos Bianchi ahora están a un partido de meterse en el Final Four que definir el título y los ascensos al Torneo Federal.

No fue Magia
La gran noche del equipo de la Avenida tuvo a una figura determinante en Leandro Hasenauer. El goleador demostró su jerarquía para ser el líder en ofensiva con sus 26 puntos y 4 asistencias, pero también apareciendo en los momentos decisivos.
Cuando Atenas se escapó 68-62 en el cierre y se oscurecía la noche en Campana, sacó de la galera su clase distinta, su instinto asesino a sangre fría y corazón caliente.
Tras una conversión importante de Francisco Ruíz, Leo metió un par de libres para quedar abajo 66-68.
Así entraron al último minuto, se escapaba el tiempo y la pelota quemaba, menos para Hasenauer que con un gran movimiento de distracción dejó atrás a su defensa, se liberó en una esquina, usó la cortina ancha de Mena y llegó la asistencia perfecta de Fran. Leo clavó un triplazo para pasar al frente 69-68 y que explote la hinchada del Rojo.
Pero todavía no estaba cerrado el juego. Atenas lo empataría con un libre y allí surgieron las otras dos figuras de Sportivo en la noche.
Mena también tuvo puntería para sumar 2 de 2 en libres y poner al frente 70-68 al Rojo. Quedaban 11 segundos y había que defender la última pelota.
En ese rubro, Ruíz es un especialista y con un robo que terminó en corrida para una bandeja, selló el triunfo por 73-69 y la invasión del pueblo rojo a la cancha de Ciudad.
Un largo festejo abrazó a este plantel que sigue luchando por un sueño que tal vez parecía muy lejano cuando arrancó la temporada y hoy lo tiene a un partido de ingresar al Final Four. Cuando la razón no entiende y el corazón manda. 

Comentarios