Haciendo Eco en Pilar

PLANTAS PARA LA PASCUA: la suculenta Corona de Cristo o Espinas de Cristo

¿Qué significa la suculenta Corona de Cristo y como cuidarla? En este Viernes Santo, te decimos todo sobre esta hermosa planta de Pascua. Los detalles.

Por Redacción Pilar a Diario 29 de marzo de 2024 - 07:50

La Euphorbia milii, conocida como la planta suculenta Corona de Cristo o Espinas de Cristo, recibe su nombre debido a que existe la leyenda de que esta fue la planta que se utilizó para la confección de su corona de espinas. En este Viernes Santo de la Pascua, te decimos todo sobre esta hermosa planta para tu jardín.

La Corona de Cristo es tanto un arbusto espinoso que llega a alcanzar o incluso superar un metro de alto, como una suculenta con un conjunto de flores coloridas.

Es una planta originaria de África Oriental, más específicamente de Madagascar, que forma parte de la familia Euphorbiceae, la cual contiene distintas especies de suculentas.

¿Qué caracteriza a esta planta? Sus ramas con espinas, de ahí su nombre popular, sus hojas verdes ovaladas y, por supuesto, sus flores que aparecen sin cesar durante casi todo el año. Estas suelen ser de color rojo o rosa, aunque también pueden presentar tonalidades blancas o amarillas.

¿Es la Corona de Cristo la mejor opción para tu jardín? Para que lo sepas, te compartimos los cuidados básicos que esta planta debe tener.

Leyenda sobre la corona de Jesús. (blogspot.com)..png

  • UBICACIÓN

La Corona de Cristo cultivada en el jardín exterior o en el interior de una casa no le sienta mal el frío, aunque sí las heladas. De este modo, puede estar al aire libre durante todo el año si los inviernos no son muy fríos. La alternativa es plantarla en maceta para ponerla a resguardo cuando bajen las temperaturas.

No sufren al sol directo, por lo que puedes ubicarlas recibiendo luz natural todo el día. En el interior, necesita mucha iluminación. Así que no dudes en situarla junto a una ventana que dé al este o al sur.

  • ILUMINACIÓN

Se desarrolla más y mejor cuando crece a pleno sol, incluso en climas cálidos y húmedos. Para disfrutar de una suculenta súper florecida, es mejor contemplar su ubicación en un lugar soleado, aunque también soporta vivir en interiores.

Florece a finales del invierno y principios de la primavera, aunque a veces lo hace en verano también.

  • SUSTRATO

No requiere tanto sustrato, no es exigente en ese sentido. Tampoco necesita un suelo tan rico en nutrientes. Lo importante es que el sustrato no retenga humedad ni agua durante demasiado tiempo.

Puede crecer en jardines o macetas. En el último caso, es recomendable mezclar turba y arena de río o fibra de coco para que puedan mejorar la capacidad de drenaje; también se puede usar vermiculita y perlita.

Ramas con espinas. (laconcepcion.malaga.eu)..png

  • RIEGO

Está acostumbrada a resistir sequías, por lo cual, puede soportar largas temporadas sin agua. Se recomienda regarlas solamente cuando el sustrato se haya secado por completo.

Si la tienes en una maceta con un plato abajo, asegúrate de vaciarlo después de regar para que no absorba el agua.

  • FERTILIZANTE

No requiere abono, sin embargo, de vez en cuando podemos darle un poco de abono para ayudarla a florecer, con fertilizante de suculentas diluido en agua basta, eso sí, es importante que no contenga boro.

  • PODA

Esta suculenta tampoco requiere una poda constante, solamente hay que hacerlo para controlar su crecimiento y, en ese caso, es mejor hacerlo durante el verano. No hay ningún secreto para llevarla a cabo, solamente utilizá herramientas esterilizadas y cortá las partes que hayan crecido demasiado.

No te olvides de usar guantes para evitar pinchazos y mantenerte al resguardo del látex que liberan sus hojas, ya que puede causar molestias y algunas irritaciones.

  • REPRODUCCIÓN

Lo más común es hacerla por esquejes, cortando un tallo o una sección del tallo central en temporada de calor.

Deberás cortar una sección de su tallo central en la temporada de crecimiento, esperar tres días hasta que se seque y luego plantarlo en una maceta con sustrato o bien dejarlo en agua hasta que suelte raíces. Al poco tiempo, la planta cobrará fuerza y crecerá de manera natural.

Flores. (pilaradiario.com)..png

  • SIEMPRE SANA

La espina de Cristo es una planta tóxica, lo que la libra de la mayoría de las plagas. Asimismo, es muy resistente a las enfermedades y lo único que debes vigilar es que no se produzca encharcamiento pues ello podría provocar la pudrición de las raíces. Así que no lo dudes, es mejor que escasee el riego a que te excedas con él y, sobre todo, apuesta por una tierra que drene bien puessu principal enemigo es el exceso de humedad.

Si lo que detectas es que la planta no da flores los motivos principales serán que no está recibiendo suficiente luz (encuéntrale un lugar más idóneo) o bien que soporta demasiado frío.

MANOS A LA TIERRA. ¡FELIZ PASCUA!

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar