¡TOMA NOTA!

Malvinas: el primer reclamo de soberanía ocurrió poco tiempo después de la ocupación

Manuel Moreno presentó el primer reclamo de soberanía argentina ante la "ocupación forzosa" de Malvinas a pocos meses de haberse producido. Detalles para no olvidar.

Por Redacción Pilar a Diario 10 de abril de 2024 - 07:50

Desde los tiempos en que la grieta entre unitarios y federales dominaba la escena política en el Río de la Plata, la Argentina –en ese momento la Confederación Argentina– planteó por vía diplomática, con argumentos históricos y jurídicos, los derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas y el rechazo a la ocupación británica, que había desembarcado en 1833. La primera voz que llevó el reclamo a Londres fue Manuel Ignacio Moreno, el hermano menor de Mariano Moreno y embajador en el Reino Unidos.

Manuel Moreno, político, periodista y médico, había nacido en 1782 en Buenos Aires. Fue representante de la Provincia de Buenos Aires (y por delegación de todo el país), desempeñó una labor diplomática fundamental en la defensa de los derechos argentinos sobre las Malvinas. En 1833 tras la ocupación británica, y luego en años posteriores, Manuel Moreno

La intensa actividad diplomática que desarrolló Manuel Moreno en Londres a lo largo de los años, expuso los argumentos sobre los que se fundamentan los derechos argentinos sobre las Islas Malvinas, los archipiélagos australes y los espacios marítimos circundantes. frente a los distintos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido.

Manuel Moreno, embajador en Londres en 1833. (argentina.gob.ar)..png

  • SUS RECLAMOS POR MALVINAS

Durante los acontecimientos ocurridos en enero de 1833, con la invasión de fuerzas británicas en las Islas Malvinas, Manuel Moreno, armado con su aguda perspicacia y su profundo conocimiento histórico, no dudó en alzar la voz en nombre de la soberanía sobre las islas.

El primer reclamo de Moreno se produjo el 24 de abril de ese año, cuando desde Londres le escribió al secretario de negocios británico en Buenos Aires, el irlandés Philip Yorke Gore, cuarto Conde de Arran (1802-1884), sobre los acontecimientos que se habían desarrollado en las islas.

El reclamo oficial del 17 de junio de 1833 ante el gobierno del Reino Unido fue más que una simple declaración; fue un compendio meticuloso de argumentos históricos y jurídicos destinados a respaldar los derechos de la entonces Confederación sobre las islas.

Respaldado por documentos y correspondencia de los archivos, Moreno desafió el argumento del secretario británico de Relaciones Exteriores, el vizconde Henry John Temple, más conocido como Lord Palmerston (1784-1865), y afirmó la legítima herencia sobre el archipiélago.

En 1838, el diplomático tenía instrucción de Rosas de insistir en el reclamo mientras exploraba discretamente una solución financiera con los británicos, poniendo a Moreno en una posición delicada.

Se encontraba navegando por aguas turbulentas, negociando con astucia y perspicacia, pero siempre con los intereses en mente.

Pero su compromiso no se detuvo ahí. En los años 1842 y 1849, Moreno expuso los argumentos históricos y jurídicos que fundamentan los derechos de Argentina sobre las Islas Malvinas frente a los distintos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido.

Sin embargo, el desafío no terminó allí. El bloqueo del Río de la Plata y la intervención anglo-francesa, en 1845, agregaron un nuevo giro a la situación, poniendo a prueba la determinación y la habilidad diplomática de Moreno durante el tratado de 1849 que dio fin a la contienda anglo-francesa. A lo largo de este tumultuoso período, Moreno demostró ser un defensor incansable de los intereses nacionales, luchando valientemente en el escenario internacional para salvaguardar la soberanía y los derechos de la entonces Confederación Argentina.

Después de la trascendental batalla de Caseros, librada el 3 de febrero de 1852, donde las tropas del gobernador de Buenos Aires y ministro de Guerra y Relaciones Exteriores, brigadier Juan Manuel de Rosas, fueron vencidas y su gobierno derrocado, Moreno tomó la decisión de renunciar a su cargo como ministro Plenipotenciario de Relaciones Exteriores.

Regresó desde Londres hacia Buenos Aires, donde optó por apartarse de la política para dedicarse a sus asuntos personales. Falleció en la Ciudad de Buenos Aires el 28 de diciembre de 1857, a la edad de 75 años.

Sin embargo, su contribución a la historia de Argentina no fue olvidada y es un claro ejemplo a seguir.

Pilar no olvida:

¡HOY Y SIEMPRE LAS MALVINAS SON ARGENTINAS! HONOR Y RESPETO A NUESTROS VETERANOS.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar