Salud

El Granero, un Centro de Equinoterapia con un enfoque integral

Está ubicado en Presidente Derqui. Recibe niños con discapacidades. El lugar cuenta con una caballeriza, una pista de equitación, una plaza y cinco consultorios. Ofrece diferentes terapias y atiende hasta 40 pacientes por día. 


27 de diciembre de 2023 - 19:07

El Granero es un centro de rehabilitación sin fines de lucro para familias que tienen hijos con discapacidad. Nació con la misión de ayudar y acompañar a cada persona para que alcance su máximo potencial a través de tratamientos terapéuticos de excelencia, brindando apoyo y contención a las familias en un espacio abierto y en contacto con la naturaleza.

image.png

El lugar posee un abordaje integral y personalizado utilizando un enfoque interdisciplinario que reúne a profesionales de la salud y del área ecuestre que trabajan en conjunto y de manera sinérgica. De esta forma, su centro ofrece todas las especialidades médicas y complementarias que un niño pueda necesitar: terapia ocupacional, kinesiología, fonoaudiología, psicopedagogía, musicoterapía, psicología, osteopatía y equinoterapia. Además cuenta con pediatras, neurólogos y nutricionistas que brindan apoyo y seguimiento a las familias.

Localizado en el Parque Empresarial Austral, Avenida Cayetano Beliera 3025, El Granero tiene un picadero cubierto de 800 m2, una pista descubierta, caballerizas, plaza, sala de juegos y de espera, huerta y consultorios. Funciona de lunes a viernes de 9 a 17 y de los sábados de 9 a 12. Recepciona a pacientes de todas las edades y trabaja tanto con obras sociales como el CUD.

image.png

¿QUÉ ES LA EQUINOTERAPIA?

Uno de los pilares fundamentales de El Granero es la equinoterapia, un método terapéutico que utiliza al caballo y su entorno como un medio para la rehabilitación, la integración social y el desarrollo físico, psíquico y emocional de personas con desafíos en su desarrollo.

Pero la equinoterapia no sólo ayuda a desarrollar los músculos del jinete, la coordinación motora y el equilibrio, sino que también mejora la postura, la respiración y la circulación sanguínea. Por su parte, en el ámbito emocional y social, la equinoterapia proporciona un espacio de interacción con el caballo y con otros participantes en un entorno natural. Esto fomenta la comunicación, el desarrollo de habilidades sociales, el trabajo en equipo y la autoexpresión emocional. Los pacientes experimentan una sensación de empoderamiento al tomar el control del caballo, desarrollando la confianza en sí mismos y en sus habilidades.

image.png

Cada sesión dura cerca de 40 minutos. En ella los pacientes cuentan con 2 terapeutas y una asistente ecuestre, manteniendo al terapeuta de cabecera, para una atención personalizada en cada encuentro. Además las instalaciones permiten que cada cita no sea interrumpida por el calor o la lluvia. En ella, no es requisito obligatorio la presencia de los padres, pero si quisieran hacerlo existe un espacio para su distensión.

“Una de las mayores virtudes de la equinoterapia es que permite alcanzar metas importantes para una persona con discapacidad en poco tiempo. Esto genera un cambio radical: el descubrimiento de la confianza, el valor y la posibilidad de aumentar la autoestima”, afirma Cecilia Fornieles, fundadora de El Granero.

Por sus características morfológicas, de desplazamiento y sus atributos sensoriales-perceptivos, el caballo es una fuente inagotable de estímulos que favorecen la coordinación motora, el equilibrio y el desarrollo de respuestas autónomas. Además, “el caballo permite un acercamiento más profundo y directo con las personas. El vínculo que propicia con el “jinete” fomenta los estímulos afectivos, la relación con el propio cuerpo y favorece la sociabilización.

‘’Los caballos no diferencian ni discriminan, no juzgan, no necesitan hablar para relacionarse, saben esperar, reconocen el cariño y lo retribuyen. Y hay pocas cosas más terapéuticas que eso”, subrayó Fornieles.

AYUDAR, CAMBIAR, INVOLUCRARSE: ASÍ NACIÓ EL GRANERO

Esta propuesta, inaugurada el 3 de mayo de 2019, nació luego de que Mariano y Cecilia, sus fundadores, comenzaron a transitar el camino de la discapacidad con su hija Joaquina. Ella tiene hipotonía generalizada, un trastorno neuromuscular. Además del primer y gran desafío de aceptar la discapacidad de su hija, los padres se enfrentaron a los diversos retos de las terapias de rehabilitación.

“Cada vez que llevaba a mi hija a sus terapias veía la mayoría de los autos estacionados en la puerta con personas adentro, esperando. A la abuela tejiendo, la madre revisando el teléfono, el hermanito haciendo su tarea sobre la guantera… Son dinámicas familiares que generan tensiones hacia adentro”, reveló Cecilia, quién se percató de la incomodidad de las familias que pasaban por su misma situación.

Sin embargo, su realidad y la de Joaquina empezó a cambiar cuando les recomendaron la equinoterapia. Ahí encontraron un tratamiento adecuado para ella que pronto dio resultados notables. Los avances en los pacientes que realizan equinoterapia se dan, en parte, gracias a la capacidad de adaptación de los caballos a las necesidades de cada paciente. Fue entonces cuando Mariano y Cecilia empezaron a sentir un deber de hacer algo por los pacientes con discapacidad y por sus familias.

“Sentíamos que nosotros, desde nuestro lugar, teníamos que hacer algo ”, aseguran.

Luego de seis años de esfuerzo y aprendizaje, inauguraron El Granero. Un espacio que hoy ayuda a pacientes con diferentes discapacidades como: Trastorno del Espectro Autista (TEA), Síndrome de Down o Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD). Reciben a decenas de familias y en la actualidad tratan cerca de 40 pacientes por día.

A través de las diferentes terapias y propuestas, se ayuda a los pacientes y quienes los acompañan a abrazar sus desafíos, mejorar su calidad de vida y disfrutar el camino de la discapacidad. Esto se da, en parte, gracias al abordaje integral e interdisciplinario de los tratamientos. Tanto los pacientes como cada miembro de las familias que asisten al centro, tienen oportunidades para desarrollarse dentro de El Granero.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar