HACIENDO ECO EN PILAR

6 bulbos de otoño que florecen al llegar la primavera

Hoy vamos a hablar de los bulbos que se plantan en otoño y florecen en primavera. En esta nota te compartimos una guía sobre su cultivo. Los detalles.

Por Redacción Pilar a Diario 31 de mayo de 2024 - 08:30

Plantar bulbos de otoño tiene algo de mágico. Parece increíble que, de esos pequeños trozos de tejido vegetal que ahora enterramos, unos tres meses después emergerá una delicada y preciosa flor. No importa si se hace en la tierra del jardín o en las macetas de la terraza, hay un bulbo para cada tipo de jardín que nacerá en primavera para alegrarnos los días.

Los bulbos para plantar en otoño nos abren un amplio panorama de flores y estilos entre el que tendremos que decidirnos. Un abanico perfecto para que, cualquiera que sea nuestro gusto, encontremos el colorido que buscamos tanto para nuestro jardín como para espacios más pequeños como pueden ser terrazas, balcones o macetas.

Porque si algo bueno tienen los bulbos es su capacidad de crecer casi en cualquier parte y tan solo con unos pocos cuidados. Con las bajas temperaturas se comienza a “despertar” el bulbo y a formar raíces. Todo este proceso ocurre debajo de la tierra y sin que podamos verlo debido a que el ritmo de su crecimiento es lento. Crecerá su parte de tallo y hojas, para luego comenzar a formar el pimpollo de flor.

¿Todavía no plantaste los tuyos? Pues manos a la tierra, aquí te dejamos una guía para que te animes a cultivarlos. ¡TOMA NOTA!

Plantar bulbos tiene algo mágico. (diariotiempo.com.ar)..png

  • BULBOS QUE SE PUEDEN PLANTAR EN OTOÑO

Los bulbos son la sensación de cada otoño. Si bien es cierto que hay variedades para cada estación, en esta época del año se los puede dividir y plantar para que nos sorprendan con una primavera repleta de flores, colores y perfumes.

Cuando hablamos de bulbos, hablamos de aquellas plantas que almacenan su ciclo de vida completo en una estructura de almacenamiento subterránea, por si tienen que desaparecer de la faz de la tierra en caso de que el clima les sea desfavorable.

Bulbos, tubérculos, raíces tuberosas y rizomas (a todos se los llama bulbosas como término genérico) acumulan las reservas nutritivas que fabrican las hojas.

1. TULIPÁN

El tulipán es uno de los bulbos más deseados y codiciados, y es que su belleza no tiene parangón. Los tulipanes son unos bulbos que deben cultivarse en otoño para que florezcan en primavera. Para que crezcan sanos, debes plantarlos en los meses centrales del otoño, antes de las primeras heladas.

2. NARCISO

El narciso es un bulbo que se caracterizan por su temprana (y bellísima) floración, que puede darse cuando aún no se ha ido el frío. Otra de sus características son sus sencillos cuidados, así como su facilidad para adaptarse con versatilidad a cualquier sustrato y clima. Además, puede cultivarse tanto en el jardín como en maceta.

Los bulbos son la sensación de cada otoño. (deraiz.ar)..webp

3. JACINTO

El Jacinto es otra de las plantas bulbosas de otoño que florecen en primavera y muy apreciadas por su belleza. Además, puede cultivarse tanto en interior como en exterior. Aunque su flor no es muy duradera, su aroma es muy agradable. Puede cultivarse en jardín, en maceta o en agua, siempre que el clima sea cálido.

4. AZUCENA O LIRIO

La azucena o lirio es un bulbo que se caracteriza por una floración tardía a finales de la primavera o principios del verano, dependiendo del clima. También se destaca por su flores en forma de trompeta, que, dependiendo de la especie, desprende un aroma muy intenso, especialmente por las noches. Además, sus flores ofrecen una gran variedad de colores, desde rosas a naranjas, pasando por blancos, morados o bicolores.

Azucena o Lirio. (therural.es)..jpg

5. ANÉMONA

La anémona es una flor muy admirada por los paisajistas y jardineros. Cuenta con más 100 especies y un número muy variado de formas y colores. Es una planta muy resistente, pero no es recomendable ponerla al sol ya que sus flores no aguantarían. La anémona de jardín debe colocarse en un lugar con sombra o semisombra que le ayude a retener bien la humedad.

6. RANÚNCULO

El ranúnculo es lo que aquí se conoce habitualmente como francesilla o marimoña. Es una planta bulbosa con una gran paleta de tonos que se pueden combinar entre sí para lograr magníficos efectos de color. Su tallo es largo y sus flores son enormes y dobles, pero su pequeño tamaño hace que se puedan usar en macetas sin problemas.

Ranúnculo. (cosasdeljardin.com)..jpg

  • CÓMO ELEGIR LOS BULBOS

. Es preferible utilizar pre-cultivados. Si bien son más caros, la planta ya comenzó el proceso de desarrollo y esto garantiza el crecimiento.

. Deben comprarse y plantarse en época de reposo, en otoño las de floración invierno-primavera y en primavera las de verano-otoño.

. Es importante controlar que no tenga moho, hongos o esté por pudrirse.

. No debe tener una parte más blanda que otra.

. El diámetro del bulbo refleja la calidad: cuando mayor es éste la floración será mejor.

Cultivar y cuidar los bulbos. (pilaradiario.com)..png

  • CONSEJOS PARA CULTIVAR Y CUIDAR LOS BULBOS

El cultivo y cuidado de los bulbos son muy fáciles, lo que las hace ideales para principiantes. Hay que tener en cuenta que, durante su época de reposo, la parte aérea de la planta desaparece, pero la variedad de floración hace que la espera valga la pena. Te compartimos algunos consejos:

. Los bulbos requieren suelos livianos y fértiles. Si es muy arcilloso, se puede mejorar agregando compost, turba, arena u otra fuente de material orgánico.

. En lo que respecta a la profundidad ideal de plantación, se recomienda que sea dos o tres veces la longitud del bulbo.

. Si bien todos los cultivos tienen necesidades diferentes, en general, se fertilizan en primavera y al final del verano. Nunca cuando están empezado a florecer ya que se fortalecería el crecimiento de la raíz y se acortaría la vida de la flor.

. Es indispensable tener en cuenta cuánta luz va a necesitar la planta elegida.

. Lo ideal es mantenerlos en algún lugar seco, fresco y oscuro, envuelto en papel de diario. Además, al menos seis semanas antes de plantarlos, se deben llevar a la heladera para que tomen el frío necesario para florecer.

. Después de sembrar, es necesario regarlos para que la tierra se asiente y la planta eche raíz. Pero como muchos suelen pudrirse y mueren rápidamente, es preferible un riego escaso, que una tierra encharcada.

. En los meses fríos es necesario proteger los bulbos hasta que los ejemplares empiecen a crecer. Si se plantan en el suelo, la tierra se debe cubrir con un acolchado orgánico (corteza, compost, etc.) para minimizar los cambios de temperatura y proteger a las plantas de las heladas. Los que florecen en primavera necesitan tener frío para estimular su floración.

. Algunos bulbos, como los narcisos, se pueden ser dejar en el suelo perfectamente, sin necesidad de desenterrarlos.

. Los bulbos de flor de primavera plantados con orientación sur florecerán antes que los mismos plantados con orientación norte.

  • CÓMO CONSERVAR LOS BULBOS

En general, los bulbos pueden quedar plantados donde estaban, pierden sus hojas, reposan y naturalmente brotan otra vez en la estación correspondiente.

Si se desear desenterrar los bulbos, sólo se deben guardar los grandes, firmes y sanos. Almacenarlos en un lugar fresco, seco y oscuro, para volver a replantarlos cuando llegue el momento adecuado. Si hay pocos, se pueden conservar colgados, en bolsas de papel madera o de diario. En caso de tener muchos, se pueden almacenar en recipientes con turba, perlita o arena.

NO TE LO PIERDAS: ¡MANOS A LA TIERRA!

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar