Radicada en Londres

La pilarense que busca revolucionar Inglaterra con los vinos enlatados

Guadalupe Oliver (30) fundó con una amiga Candour Wines. Ya crearon dos variedades y siguen en expansión. La nena que olía los corchos y hoy sueña con instalar su marca en Europa.

Por Alejandro Lafourcade 2 de julio de 2023 - 08:11

De coleccionar corchos y ganar “competencias” en restoranes a comercializar un vino en lata que busca revolucionar el mercado inglés y europeo: Guadalupe Oliver, oriunda de Pilar, creó en Londres Candour Wines, una marca que quiere pisar fuerte.

Los vinos enlatados aún están en una etapa inicial tanto en Europa como en casi todo el resto del mundo, un universo que aún tiene mucho por descubrir. En este escenario, Guadalupe creó junto a una amiga estadounidense, Kat Mayhew, esta marca que vende vinos de autor en latas.

En diálogo con El Diario desde Reino Unido, la pilarense de 30 años habló de sus comienzos pero sobre todo del presente y el futuro, que se presenta auspicioso.

vino en lata producto 2.jpg
Los vinos en lata Candour ya se venden en unos 25 locales de cuatro ciudades de Inglaterra.

Los vinos en lata Candour ya se venden en unos 25 locales de cuatro ciudades de Inglaterra.

Inicios

“Estudié en el Colegio Santa María, me gradué en 2010 y empecé la carrera de Ingeniería Industrial”, recuerda. “Cursé dos años en el Instituto Tecnológico (ITBA) y cuando la Universidad Austral abrió la carrera en Pilar me cambié. El viaje a Capital en el 57 no era lo más placentero del universo, así que en cuanto tuve la oportunidad, siendo la Austral una universidad reconocida y de muy buen nivel, hice el cambio”.

Guadalupe obtuvo su título de ingeniera industrial y empezó a trabajar en el Grupo Peñaflor, que tiene bodegas como Trapiche, Finca Las Moras y Navarro Correas. “Arranqué en áreas comerciales como joven profesional y roté por distintos sectores hasta que terminé trabajando full time en el área de operaciones de marketing. Después fui creciendo en la empresa y terminé siendo ‘brand manager’ de distintas marcas”.

Así fue su comienzo oficial en el mundo del vino, trayectoria que se interrumpió ya que “luego de unos 4 o 5 años me vine a Inglaterra a hacer un master (MBA) en la Saïd Business School, la escuela de negocios de la Universidad de Oxford”.

Allí fue donde conoció a Kat, como compañera de la maestría. Juntas diseñaron la marca y el producto como parte de la cursada, pero ambas notaron que la cosa podría ir en serio…

“En septiembre pasado veníamos trabajando en este proyecto de emprendedurismo –explica-, y de tanto hablar con gente de la industria y potenciales inversores, estábamos realmente convencidas de que había una oportunidad. Había gente que nos decía que cuando quisiéramos hacerlo en serio la llamáramos porque quería invertir, así que probamos porque creíamos que podía salir algo bueno”.

Y agrega: “Teníamos el apoyo de gente de la industria, gente que nos banca más allá de la familia y los amigos. Así que probamos, mucho para perder no había: una vida nueva en un país nuevo, un buen momento para jugársela, desde entonces estamos trabajando en esto”.

En marcha

En los primeros meses tanto Guadalupe como Kat trabajaron part-time en restoranes, como sommeliers. “Algo tiene que pagar las cuentas… Tenía tiempo durante el día para trabajar en el emprendimiento y en la noche trabajar en el restorán y seguir en contacto con el vino, aprendiendo, reforzando contactos en la industria, así que cerraba por todos lados”.

La cosa funcionó y por eso “ahora estamos full time con Candour, porque ya pasamos a necesitar más tiempo y tenemos la suerte de haber cerrado una segunda ronda de inversiones”.

Sus vinos en lata ya se venden desde enero en Inglaterra en alrededor de 25 locales de ciudades como Londres, Manchester, Bristol y Oxford. La pilarense explica que “son ediciones limitadas de vinos de buena calidad, en lata. Trabajamos con pequeños productores europeos que estén elaborando de manera sustentable sus vinos de mínima intervención, sean orgánicos, naturales y demás. Los empacamos en latas de aluminio como una alternativa más sustentable y conveniente”.

Y aclara: “Lo vendemos bajo nuestra marca pero siempre siendo bien transparentes sobre quién en es productor y con qué métodos se produce”.

Hasta el momento, Candour lanzó una edición de un vino proveniente de Portugal y otro de Francia. Ambos fueron premiados con medalla de plata y bronce en la primera edición de los Independent Canned Wine Awards (Premios al Vino Enlatado Independiente).

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCtek4IHtMwJ%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAKEk3NjF22cBSWXNO6u3EEk9fOw8qWC7pzX9w4VKa7hByfFmBkEZBUfHYLfZANr4XF7JiDU3XgIds7ZBVstWpxSDiGqas2JNdx0InE8Pnwoa1I94WZCU7zhZCpanNjO0Ejo0SMOnYWZBlbrGxQ8fuGz2jeGW5kMD2Db0qCZB91DkxWiwZCW9r3EZD
View this post on Instagram

A post shared by Candour Wine (@candour.wine)

Crecimiento

Por lo pronto, ya tienen enlatados tres nuevos vinos: un rosado, un riesling y un tinto bien ligero, que estarán entrando a Reino Unido esta semana. “Por ahora estamos acá, pero con planes de expansión a futuro en otros países de Europa”, avizora Guadalupe.

Además, sobre los vinos en lata la joven asegura que “es una novedad en todo el mundo, el mercado más desarrollado es EE.UU. pero viene creciendo a lo loco. En Argentina pueden encontrarse algunas marcas, acá en Inglaterra también, pero las marcas son casi todas de vinos más económicos. Nosotras queremos posicionarnos como un vino más Premium”.

Por esto, comenta que “acá (por Inglaterra) a la gente no le llama tanto la atención que haya vino en lata, pero sí que sea bueno, es lo que estamos trabajando más y queremos cambiar esa percepción”.

La pequeña sommelier

La historia de Guadalupe Oliver con el vino tiene un comienzo que hoy puedo considerarse premonitorio… “Cuando era chica, a los 8 o 10 años, quería tener un corcho en mi habitación, pero armado con corchos de botellas”, recuerda. Por eso, en cada salida familiar “cuando íbamos a algún restorán yo pedía corchos y los juntaba. Mientras esperábamos la comida, el juego en la mesa era hacerme oler los distintos corchos y adivinar qué vino era”. El talento era indudable: “Me cargan porque acertaba siempre, ya desde chica había una conexión. Nos quedó ese recuerdo, mi mamá lo cuenta siempre”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar