Datos preocupantes

Cambio climático, tala y La Niña, claves para que en Pilar llueva cada vez menos

Así lo explicó la ambientalista Graciela Capodoglio. Responsabilizó también a los plásticos contaminantes. En 2022 cayó la mitad de agua que la media histórica para el distrito.
lunes, 16 de enero de 2023 · 14:48

En su edición del domingo, El Diario publicó una entrevista con Matías Zugasti, vecino que lleva 20 años registrando la lluvia caía en Pilar. De la conversación salió un dato llamativo: en 2022 llovieron apenas 672 milímetros, cuando la media histórica es de unos 1.200mm anuales.

Consultada sobre el tema, Graciela Capodoglio (referente de la Reserva Natural de Pilar y una voz autorizada en asuntos ambientales), habló de “una combinación” de factores, entre ellos “el cambio climático, la tala y el fenómeno de La Niña”.

Causas

En diálogo con El Diario, la ambientalista señaló que “tenemos como gran problema que estamos en pleno cambio climático, lo que a su vez acelera el problema de La Niña, por lo que la sequía avanza sobre nuestra región”. Y ejemplificó: “Así es como tenemos al río Paraná con poca agua, montones de animales muriendo de sed y graves problemas con la soja y los cultivos, porque se está perdiendo la mayor parte de la producción”.

Cabe recordar que La Niña es un fenómeno climático que influye en los vientos, la presión atmosférica y las precipitaciones, lo que suele derivar en menos caudal de lluvias, al contrario de lo que sucede con El Niño.

Por eso, explicó que “el fenómeno de La Niña se da con alternancia con El Niño, es decir, años de lluvia y años de sequía. Acá llevamos 4 años de Niña, esto hace que no llegue agua y lleva a que lo que contaba Zugasti se profundice”.

A su vez, Capodoglio también señaló como factores “a que hay más contaminantes en el ambiente y la falta de bosques. La tormenta de tierra que hubo en Chaco la semana pasada fue consecuencia de que ha desaparecido el bosque, y con él desaparece lo que aporta humedad al aire. Eso retrasa más todavía la lluvia”.

En el caso de Pilar, la mujer aseguró que “tenemos como agravante que el río Luján pierde caudal y se hace mucho más lento. Por eso, en zonas como la de la Reserva, donde tiene muchas curvas, se acumula la basura”.

Soluciones

En cuanto a posibles decisiones que podrían provocar un cambio, Capodoglio comentó que “la mayor parte de los residuos que recibimos vienen desde Luján, desde zonas con muchos visitantes, eso viaja. Para la basura que llega desde Luján hay una sola solución: que se elimine el plástico de un solo uso”.

Asimismo, amplió haciendo referencia a las obras en el río: “Por otro lado, seguro que hay que limpiar, pero de ninguna manera dragar. Con el dragado tenés dos problemas: al modificar el cauce vas a tener el lecho del río más alto antes y después, eso se va a transformar en una pileta; pero el problema más grave es que todos los barros del fondo tienen restos de metales pesados, entonces estás sacando esos metales pesados al ambiente. Mientras estén en el fondo no hay riesgo”.

Por esto, la ambientalista opinó que “hay que plantear cambios en el patrón de consumo de la gente: bajar la cantidad de consumo de agua y la cantidad de productos con abundante packaging. Abandonar todo lo que tiene que ver con botellas, vasos y cubiertos descartables, etc., despojarnos de lo descartable. Con esas dos variables mejoraríamos a largo plazo y lo resolveríamos”.

De todas maneras, con respecto al clima local “lo que pronostica el Servicio Meteorológico Nacional es que en abril empieza a regularizarse. Tampoco se tiene la garantía… Para esta semana hay menos de un 1cm de lluvia, no sirve para nada, pero está empezando a cambiar la tendencia”.

Comentarios