Gastronomía

Los sabores de Medio Oriente llegan al kilómetro 56

En la primavera se inaugurará Mezze, un restaurante de comida libanesa. Su creadora es una chef pilarense que vivió 10 años en Emiratos Árabes y se dedica a este tipo de cocina.
domingo, 4 de septiembre de 2022 · 08:53

Aunque todavía es incipiente, el desarrollo del kilómetro 56 de la Panamericana en la colectora y sus inmediaciones, viene dando muestras sostenidas de que la zona tiene mucho para dar en materia comercial.

Sumándose a la oleada de nuevas aperturas en rubros de lo más variados como canchas de fútbol 5, almacenes, casas naturistas y negocios de insumos para el hogar y la construcción, la gastronomía no se queda atrás.

En una antigua casona restaurada ubicada sobre colectora desembarcará esta primavera una nueva propuesta gourmet, hasta ahora poco explorada en la zona.

Se trata de Mezze, un restaurante de cocina libanesa que con sus exóticos sabores de medio oriente llega para sumar más colorido a la vasta oferta gastronómica del distrito. 

El lugar es un escalón más –y el más importante hasta el momento- de los que viene dando la cocinera Stella Maris Dri, su propietaria, que hace ocho años tras una estadía de una década en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) decidió lanzarse a la aventura de abrir un delivery de comida árabe al que bautizó Biblos.

El emprendimiento fue escalando en magnitud hasta llegar a convertirse en un food truck que recorrió eventos y que se hizo popular en el shopping Paseo Champagnat, donde permaneció algunas temporadas abarcando a un público de lo más heterogéneo.

“La recepción de este tipo de comida en Pilar fue muy positiva, al principio se invierte mucha energía en explicar los platos pero tienen buena aceptación”, destacó la chef, para agregar que “la gente de Pilar es muy viajada, en general conocen la comida y destacan mucho la calidad porque todo lo preparo yo, no tercerizo nada”.

Cocina del desierto
Ubicado a escasos metros de “Cornelio” restaurante emblema de la cocina mediterránea en Pilar, Mezze también hará su aporte internacional a la ya variopinta oferta culinaria local.

“Amamos El Líbano –afirma su creadora-  y más aún su comida, abundante, con diversidad de vegetales. Las materias primas que utilizamos son provenientes de allí y la preparación de cada plato respeta la tradición libanesa pero con un detalles especial porque logramos adaptarlo al paladar argentino”. 

Falafel, kepe, fatay, ensalada tabule, yaprak o niños envueltos y el infaltable shawarma son algunas de las propuestas que el futuro restó –cuyo nombre significa “banquete” en árabe- tiene para ofrecer. A esto se le suman los dulces como el borma o el clásico baklava, una de las delicias de la pastelería de medio oriente.

“Mezze es un gran banquete, muestran su poderío económico a través de la mesa, de sus coloridos, de su variedad de platos, de la abundancia. Agasajan a través de la comida y eso es lo que me gustaría replicar”, explica Stella Maris que incursionó por primera vez en la cocina en los Emiratos Árabes preparando comida criolla en eventos organizados por la embajada argentina. La sede diplomática oficiaba de segunda casa para su familia cuando en Abu Dabi los compatriotas se contaban con los dedos de una mano.

Ya de regreso en la Argentina, hace 13 años, perfeccionó sus conocimientos estudiando la carrera de gastronomía. Y resolvió entrelazar su profesión y su pasión, entendiendo que la comida es –ante todo- una experiencia emocional y sensorial. “Por eso me dediqué a la árabe, que tantos recuerdos me trae”, entre ellos los de la infancia y la adolescencia de sus tres hijos.

El restaurante contará con un salón y un patio externo y estará ambientado con impronta árabe. “La idea es empezar con lo básico y a medida que vayan conociendo los platos, ir por otros más elaborados”, anticipó su propietaria, para agregar que el lugar contará con el servicio de delivery y take away.

 

 

Banquete

Falafel, kepe, fatay, ensalada tabule, yaprak o niños envueltos y el infaltable shawarma son algunas de las propuestas del futuro restó, cuyo nombre significa “banquete” en árabe. Se le suman los dulces como el borma o el clásico baklava, una de las delicias de la pastelería de medio oriente.

Comentarios