Postales de Buenos Aires a bordo de una joya

En un Peugeot 404 del año 67 ya recorrió más cien pueblos

El pilarense Pablo Delonghi sale de gira cada fin de semana a bordo de un auto que le recuerda a su infancia. Armó una cuenta de Instagram que es furor y va por más.
lunes, 13 de junio de 2022 · 15:21

Entre los autos más queridos y recordados por los argentinos está, sin dudas, el Peugeot 404, un verdadero clásico que pobló las calles y rutas allá por las décadas del ’60 y ’70.

A bordo de una de estas joyas, un pilarense recorre la provincia de Buenos Aires y sus travesías causan furor en las redes, tanto por el vehículo como por la belleza de los sitios poco frecuentados a los que llega.

Se trata de Pablo Delonghi, vecino de Fátima y ferroviario de profesión, quien hace un puñado de años consiguió un 404 similar al que tenía su padre cuando él era chico. “Me trae recuerdos de vacaciones, viajes en familia… Lo conseguí en la zona de Sakura y no es un color fácil de conseguir, es un gris que según el sol se pone más azul o más verde”, detalló a Materia Prima (FM Plaza 92.1).

Delonghi recuerda que “de pintura estaba muy bien pero había que hacerle cosas porque estaba parado. No me costó mucho ponerlo en condiciones como para salir a dar una vuelta, pero con el tiempo lo fui preparando más para hacer recorridos más largos. Me iba a Capilla, por ejemplo, un lugar con casas antiguas y con tradición, donde el auto combinaba muy bien para las fotos. Las subí a Instagram y empezó a tener éxito”.

En la ruta

Así comenzó un verdadero fenómeno, gracias a la cuenta de Instragram @viajandoenel404, que ya tiene más de 38 mil seguidores, una cifra impactante que Pablo no imaginaba cuando comenzó a subir las fotos que él mismo toma.

“No llevo la cuenta pero fui a más de 100 pueblos de la provincia de Buenos Aires”, afirma. Localidades de las que no solemos oír, como Vedia (Partido de Leandro N. Alem), Coronel Mom (Alberti), Mariano Benítez (Pergamino) o Villa Moll (Navarro), entre muchas otras, han visto pasar al 404 de Delonghi.

El gusto por recorrer pueblos nació desde su trabajo en el ferrocarril, transporte vital para el devenir de miles de sitios de todo el país. “Cuando dejó de pasar por muchos pueblos, estos quedaron casi abandonados. Me gusta saber su historia, saber cómo hizo la gente para salir adelante”.

Como consecuencia de la repercusión que tiene su cuenta, Delonghi suele recibir invitaciones para visitar con el 404 diversos lugares, sitios que –por ejemplo- se han reinventado a través de la gastronomía.

“La gente de los pueblos es especial –expresa-, por ejemplo en uno que se llama Las Marianas, en Navarro, amasa los ravioles una mujer de 85 años”.

En la semana, Pablo trabaja en el ferrocarril “y los fines de semana voy y vuelvo, pero llego a hacer un total de 600 kilómetros. Tengo ganas de seguir recorriendo pueblos –sueña-, ir para el lado de las sierras pero ya tendría que tomarme varios días. Y por qué no, a otras provincias”.

Sobre el auto que conduce, no duda en destacar que “a la gente le trae muchos recuerdos, para muchos fue su primer auto o aquel en el que aprendió a manejar. Por eso, cuando me ven pasar me saludan o se sacan fotos”.

Y agrega: “Tiene un andar incomparable, que es muy clásico en los Peugeot. Uno puede andar por la ruta tranquilamente y no se baja cansado. Ando por caminos de tierra y se la aguanta”.

Comentarios