Kendry, el nene dominicano que nació con una cardiopatía y volvió a nacer en el Hospital Austral

El pequeño de casi tres años presentaba una patología cardíaca congénita que no podía ser tratada en su país. A través de una fundación llegó al hospital pilarense, donde fue intervenido con éxito.
lunes, 27 de septiembre de 2021 · 15:14

Kendry, de casi tres años, tiene dos fechas de cumpleaños. La que figura en su partida de nacimiento y la que le llegó a modo de segunda oportunidad de la mano de un equipo de médicos del hospital Austral. 

Oriundo de República Dominicana, el nene sufre de una rara cardiopatía congénita, denominada transposición de grandes vasos, con la que nacen cerca de dos de cada 10.000 chicos. 

Fue a los tres meses de vida, al notar que Kendry se ponía azul, cuando su mamá Dahiana Reyes lo llevó a una guardia que terminó por darle no solo el diagnóstico sino el peor de los pronósticos: era posible que el bebé no sobreviviera esa misma noche. Afortunadamente, el menor no solo logró pasar esa sino todas las noches de los siguientes dos años y medio -a fuerza de estudios, tratamientos e internaciones- hasta arribar al hospital Austral de Pilar. 

La llegada a Pilar se produjo a través del apoyo de ETHE Foundation, entidad con la que se contactaron los papás del nene cuando las puertas comenzaban a cerrarse y el tiempo apremiaba. En República Dominicana no había especialistas que trataran esta patología y la pandemia postergó la llegada de médicos de Estados Unidos que tenían planificado viajar para evaluarlo. 

Así, a través de ETHE que ayuda a personas de América Central y del Caribe a acceder a medicina de alta complejidad, se concretó primero el contacto el Servicio de Cirugía Cardiovascular Infantil del Hospital Universitario Austral y luego el viaje a la Argentina. 

Finalmente, Kendry fue operado el 19 de agosto en el nosocomio local por el equipo de especialistas que dirige el Dr. Christian Kreutzer, que lleva realizadas unas 40 cirugías de este tipo en los últimos 10 años en el hospital Austral. En siete días, obtuvo el alta a pesar de lo compleja que resultó la cirugía, teniendo en cuenta que este tipo patologías se operan cuando el paciente tiene pocos días de vida. 

Los buenos resultados de la intervención le permitieron a la familia llevarse a su hijo a casa en poco tiempo. Hoy, ya de regreso en República Dominicana continúan con los cuidados aunque mucho más aliviados. El pronóstico de los médicos, esta vez favorable, anticipa que Kendry podrá disfrutar de su infancia con plenitud. 

85%
Satisfacción
14%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios