Empresas

La reconversión de un líder del mercado automotor

Ardama pasó a ser multimarca y a enfocarse al servicio de asistencia rápida. “Puedo competir contra cualquiera ahora”, asegura Osvaldo Roncayolo, pionero del KM50.
domingo, 26 de septiembre de 2021 · 07:28


Por Walter Cricrí 
w.cricri@pilaradiario.com

Luego de 40 años liderando el mercado automotor desde Pilar, Ardama entró en una reconversión para seguir fiel a los destinos que impone Osvaldo Roncayolo como máximo responsable.

Desde principios del 2021, la empresa dejó de ser Concesionario Oficial de Ford para transformarse en multimarca y abocarse al servicio de asistencia rápida, como también a la venta de planes de ahorro de otras marcas.

Precisamente en febrero, el Ceo del óvalo decidió achicar costos y puertas de venta de la fábrica en Argentina y entre las 20 que se alejaron está la pilarense que nació sobre la ruta 8 y fue pionera en el KM 50.

“Puedo competir contra cualquiera ahora. Hay productos que los tengo más barato que un concesionario”, resalta Roncayolo, que con 80 años se mantiene al frente de la empresa con energía y la pasión intactas.

“Tenemos muchos clientes en la zona y me aboqué al servicio, al taller. Hoy no se consiguen los repuestos, se reniega mucho. Y la gente no puede quedarse sin el auto”, explicó este vecino pilarense en charla con El Diario.

El servicio rápido por el momento no está identificado con ninguna red, aunque podría cerrar un acuerdo con una empresa grande en las próximas semanas.

“Lo que más me interesa es darle un servicio a la gente. El taller está trabajando a full como antes, estamos vendiendo los repuestos legítimos, dando mano de obra especializada. Y en el salón hay unidades de otras marcas”, señala al repasar la gran novedad para todos los que identificaron siempre a Ardama con Ford.

Sobre esa decisión aclaró que la fábrica “directamente nos abrió las puertas”. “Ya tengo 80 años y esto es mi pasión, entonces trato de sacar provecho de mi experiencia para esta transformación”, completó.

“Cuando me pasó lo que me pasó, seguí funcionando y abrí la pantalla. Servicio rápido, otro salón para venta de planes de Fiat. Fui dejando a la gente que funciona, sin dejarla sin trabajo”, sentenció.

Secretos de mercado
Consultado por el mercado automotor y el rumbo que tomará según su experiencia, Roncayolo apuntó: “Este país se rige siempre por el dólar y si no producimos, no tenemos salida. Una fábrica como Ford, que esté haciendo una unidad sola, me parece muy malo para el país. VW está trabajando al 50 por ciento, es malo para el país. Toyota y Fiat son los únicos que al mercado lo revolucionaron”, describió.

E insistió en que “todo depende del dólar”. “La gente se queda quieta, porque hay muchos gastos y es muy difícil. Igualmente todavía hay gente con mucha plata que se vuelca a comprar un auto, porque es lo más rápido que puede hacer. Cambio el auto y espero”, explicó.

“No puede ser que una camioneta para trabajar cueste 7 millones de pesos. Un plan de ahorro de 20 mil pesos pasó a 47 mil”, se queja Roncayolo.

Para que los costos no se disparen, la receta para el empresario es clara: “Las fábricas, lo primero que tienen que hacer es producir y generar trabajo. Que la gente consiga trabajo es fundamental, aunque con otras leyes. Primero trabajo y segundo, no puede ser que el valor de un auto tenga 47% de impuestos”, subrayó.

“Todas las fábricas hoy están complicadas. No hay autos, tienen sobreprecios. Nosotros vamos a seguir así, el rumbo es este y Dios dirá qué pasará con las marcas. Hablando con otros colegas, con salir empatado, está bueno. Estamos empatando y haciendo cosas que nos interesan”, concluyó Roncayolo. 

Toyota y Peugeot
“Toyota sacó mucha ventaja y tiempo. El presidente la tiene muy clara. Despegó la empresa”, alabó Roncayolo a la marca japonesa. “Peugeot, no más allá de un año, año y medio, estará de líder. Hoy está quieto, pero trabajando adentro en los costos y
es fundamental”, apuntó.

 

Mirada sobre Pilar
La necesidad de apoyar el deporte y el sueño de un aeropuerto

“Ya no tenemos la presión de la fábrica, así que tenemos más tiempo. Y como tengo más tiempo, ayudo a mis amigos en el fútbol de Real Pilar”, aclaró Roncayolo.

“En Real Pilar encontré gente conocida que no veía hace tiempo. Me gusta acompañar, porque el deporte te lleva a cosas buenas. Toda esa parte es buena para una ciudad”, recomendó.

“El futuro de la ciudad lo veo con un intendente con ganas de hacer, que escucha. Si el mensaje le llega, buscaría a 4-5 comerciantes a una mesa chica y acompañar a todo el deporte. Alguno va a salir como Messi, alguno de todos los que hay alrededor de la ciudad. Hay que acompañarlo y ayudarlo, eso es muy importante”, confió.

“A Pilar le tengo mucha fe, la vía del deporte es muy importante y los comerciantes de Pilar tienen que acompañar”, aseguró.
Como visionario de ley, Roncayolo también dejó su sello mirando a futuro y por dónde pasará el crecimiento sostenido de Pilar.

“Tener un aeropuerto sería importantísimo en el Parque Industrial. El aeropuerto mueve a los hoteles que han hecho una gran inversión. Tenemos que ser diferentes a los demás. Tenemos los recursos, la gente, que no la aprovechamos, es otra historia”, afirmó.

Comentarios