Desesperado pedido de una familia para que un joven cobre la pensión por discapacidad

Tiene 20 años y desde los cinco está legalmente al cuidado de una vecina de Villa Verde. Al cumplir la mayoría de edad dejó de recibir la pensión. No hay respuestas sobre el pedido de curatela que se inició hace dos años y medio.
miércoles, 14 de julio de 2021 · 13:50

La de María del Carmen Álvarez y Luciano Muñoz, su hijo del corazón, es una historia de solidaridad, pero sobre todo de amor. Hace 15 años, la mujer, vecina de Villa Verde, decidió pedir la guarda legal del ahora joven de 20 años, quien padece discapacidad severa y se encontraba viviendo en una situación de extrema vulnerabilidad. Al cumplir la mayoría de edad, la pensión que recibía fue dada de baja y desde entonces -hace dos años- no hay avances en el trámite iniciado en el Juzgado Nº2 de Familia de Pilar para que Luciano obtenga el beneficio social que le corresponde. 

Promediaba la década del 2000 cuando María del Carmen (56) decidió inscribirse en el curso de cocina que dictaba la Escuela Municipal. Aunque su propósito era sumar nuevos conocimientos y también nuevas experiencias, nunca imaginó la dimensión que -sin buscarlo- tomaría su deseo. Mientras viajaba en el colectivo que la llevaba a la institución, un día invernal y lluvioso, observó con estupor la presencia de un niño de pocos años, semi desnudo, sentado en una silla de ruedas, en la puerta de una casa del barrio La Pilarica. 

La imagen caló tan hondo que desde entonces no pudo pensar en otra cosa. No existía dentro de sus opciones la de mirar hacia otro lado. Así que decidida a hacer lo que fuera posible por cambiarle la vida al nene, se acercó a la casa, habló con su madre, que padece HIV, y se ofreció a cuidar y darle abrigo en su hogar al menor, por el tiempo que fuera necesario.  Allí supo que Luciano padece daño neurológico severo producto de haber sufrido hipoxia perinatal. 

"El día que lo fuimos a buscar, en la casa que era de madera con piso de tierra había un montón de chicos y Luciano estaba acostado en una cuna, picado por los mosquitos y las pulgas", cuenta Vanesa Steimbrecher, la hija de María del Carmen, quebrada por el llanto. "Mi mamá cree que fue el destino, tenía que pasar por ahí", agrega la joven y aclara que "ella no es adinerada ni mucho menos, pero la calidad de vida de Luciano mejoró un montón, yo creo que le salvó la vida".

Con el consentimiento de la madre biológica, ahora radicada en la Costa Atlántica y con quien siguen en contacto telefónico, María del Carmen obtuvo la guarda legal de Luciano hasta los 18 años. El joven que no camina ni habla, recibió hasta su mayoría de edad una pensión por discapacidad. "Gracias a mí mamá en todos estos años nunca le ha faltado alimentos, vestimenta, cuidados, pañales pero sobre todo muchísimo amor", destacó Vanesa.

Al cumplir los 18, de forma automática el beneficio fue dado de baja y desde entonces, hace dos años y medio, su madre del corazón debe batallar contra la burocracia. Al día de hoy, el trámite de curatela que inició en el Juzgado Nº2 de Familia de Pilar a cargo de la magistrada Silvina Galeliano, sigue sin resolverse.

"Si bien no cubre todos los gastos es una ayuda para mi mamá quien esta al cuidado 24 horas. No tienen idea la cantidad de llamados que hemos hecho a la Defensoría de Familia todo el tiempo siguiendo el trámite y siempre la espera eterna", expresó la joven, para agregar que "el que no tiene una persona discapacitada cerca no se imagina cómo se modifica tu vida".

Para solventar sus gastos y los de Luciano, María del Carmen desde hace algún tiempo comenzó a cocinar empanadas desde su casa, para venderlas en un comercio cercano. Cuenta con la ayuda de sus hijas ya independizadas y de su hijo, también de 20 años, que todavía vive con ella.

No obstante, además de las cuestiones económicas, resulta urgente que Luciano comience a cobrar su correspondiente pensión no contributiva por discapacidad para volver a contar con cobertura médica. 

"La procuración del expediente la lleva Franco Ruíz Díaz y quien responde los correos es la Dra. Juana M. Camps de la Defensoría de Familia 12 de Pilar. Mí mamá no pidió nunca nada para ella lo único que necesita es que dejen de dar vueltas y le den a Luciano lo que por total derecho le corresponde", concluyó Vanesa.

 

0%
Satisfacción
16%
Esperanza
83%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

15/7/2021 | 09:55
#0
UNA VERGUENZA LA JUSTICIA SIEMPRE EL MISMO JUZGADO DE FAMILIA 2 DE PILAR SON DE TERROR. NO SE QUE ESPERAN PARA CAMBIAR A ESA JUEZA, A MI SOBRINA LE HICIERON LO MISMO TARDARON 5 AÑOS PARA DARLE LA CURATELA A MI CUÑADA.
15/7/2021 | 08:44
#-1
La maldita burocracia. Que bronca e impotencia!