Día Mundial

¡Sí a la leche!

Brinda más de 15 nutrimentos, proteínas, minerales y vitaminas, haciéndola un pilar de la alimentación.
martes, 1 de junio de 2021 · 12:56

En el 2001, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), estableció el 1° de junio como el día Mundial de la Leche para reconocer su importancia mundial. Esta fecha celebra las contribuciones del sector lácteo a la sostenibilidad, el desarrollo económico, los medios de vida y la nutrición.

La leche es un alimento muy nutritivo que proporciona energía, proteínas y micronutrientes a quiénes la consumen, y contribuye a reducir el hambre y la desnutrición en el mundo.

Se dice que es uno de los alimentos más completos que existen. No en vano, es el primer alimento que toman los seres humanos al nacer y en cada etapa de la vida, el consumo de lácteos juega un papel importante para su la nutrición.

En la Argentina, el Ministerio de Salud de la Nación desarrolló las llamadas “Guías Alimentarias para la Población Argentina”, las cuales arrojan recomendaciones profesionales muy útiles para padres que están criando a sus hijos o instituciones abocadas a este fin.

¿Cuánta leche se debe consumir por día?

Cada organismo debe llevar un seguimiento clínico único e intransferible pero, en términos generales, se recomienda la incorporación de tres porciones de lácteos a diario. Algunos alimentos sugeridos son una porción de queso, un yogur o un vaso de leche.

Las Guías Alimentarias son confeccionadas por expertos en nutrición que consideran los requerimientos alimenticios de las personas en distintas etapas de la vida.

Se debe tener en cuenta que la leche es una fuente vital de calcio, aporte nutricional que necesita la mayoría de las personas sin importar su edad. Se trata de un mineral que tiene entre sus principales beneficios la formación y mantenimiento de huesos y dientes. Además, ayuda a contraer y dilatar las arterias y los músculos, y a transmitir las señales del sistema nervioso.

Pero el calcio no es el único nutriente que proporciona la leche. La vitamina D es otro de sus principales beneficios, fundamental para que suceda una absorción adecuada de todos los minerales que ofrecen los lácteos. La vitamina A, por su parte, intercede en el desarrollo de las condiciones óptimas de la piel y la vista.

Consejos para consumir más leche en las cuatro comidas

Los lácteos están presentes en una gran variedad de comidas y preparaciones, que se adaptan a los gustos de cada persona. Desayuno, almuerzo, merienda y cena son ocasiones en las que es posible incorporar esta fuente de calcio y vitaminas fundamental para una nutrición adecuada.

Algunas indicaciones generales son:

  • En el desayuno, incorporar una pequeña porción de queso blanco, untándolo en tostadas o consumiéndose en trocitos. Los cereales sin azúcar en una taza de leche también son una forma de incorporar el lácteo.
  • En el almuerzo, sumar algún tipo de queso a las preparaciones, o bien una pequeña cantidad de crema de leche, es una opción.
  • Para la merienda las recomendaciones son más sencillas: un yogur o un batido de leche y frutas de estación.
  • Por las noches, muchas personas toman un vaso de leche tibia para conciliar mejor el sueño y absorber los nutrientes mencionados.

Según la OMS, la Argentina, Uruguay y Brasil constituyen la lista de los tres países de Latinoamérica con mayor ingesta de lácteos y superan los 150 litros de consumo anual recomendados por la Organización Mundial de los Alimentos.

Sin embargo, una encuesta sobre 1.000 personas de Omnibus Kantar encargada por Mastellone Hnos para esta fecha develó que sólo el 14% de los argentinos consume tres porciones de lácteos por día (un vaso equivale a una porción), cantidad con la que se ingieren los 1.200 miligramos de calcio recomendado para mantener la salud de los huesos. A la vez también mostró que el 3% no consume ningún tipo de lácteo.

 

Beneficios de la leche para el organismo

La leche y los productos lácteos son alimentos ricos en nutrientes que suministran energía y posee cantidades significativas de proteínas y micronutrientes, que son esenciales para reducir el hambre y la desnutrición, especialmente en este difícil momento que estamos viviendo, especialmente los más vulnerables.

Numerosos estudios respaldan la importancia del consumo de leche y productos lácteos a lo largo de todas las etapas de la vida del ser humano, por lo que es considerado un alimento esencial debido a su contenido de proteínas de alto valor biológico (contienen todos los aminoácidos esenciales), vitaminas y minerales.

Un vaso de leche aporta aproximadamente un 30% de la dosis diaria de calcio recomendada, elemento imprescindible para la formación y desarrollo de los huesos. Además, contiene otros nutrientes necesarios para la vida como fósforo, magnesio, zinc, yodo, selenio y vitaminas A, D y del complejo B. También contiene ácidos grasos, hidratos de carbono, proteínas y agua.

Además de lo más obvio, son múltiples los beneficios de consumir leche y derivados lácteos, como yogures y quesos.

Ayuda a conciliar el sueño. Siempre se ha dicho que un vaso de leche caliente antes de acostarse iba bien para relajarse.

Es importante para la hidratación, ya que contiene gran cantidad de agua.

Previene enfermedades crónicas no trasmisibles como la diabetes, la hipertensión o trastornos cardiovasculares.

Ayuda a mantener los huesos fuertes y sanos, gracias al calcio y otros elementos.

Previene las afecciones dentarias y bucales.

Neutraliza la acidez estomacal ya que es un alimento alcalino.

Promueve el crecimiento de la flora bacteriana intestinal.

Es muy importante el hábito en los niños.

 

Cuántos tipos hay y sus beneficios

Te comentamos cuántos tipos de leche hay y cuáles son sus beneficios.

Tipos de leche de origen animal

Dado que la leche puede proceder de diferentes animales (vaca, cabra, entre otros) vamos a clasificar este tipo de leche en función de la cantidad de grasa que .

  • Leche entera

Suele proceder de la vaca y contiene 3,5 gramos de grasa por 100 ml, lo que significa que es el tipo de leche que conserva toda su grasa. Por eso no es de extrañar que muchas personas se sientan “pesadas” cuando la consumen, ya que es más difícil de digerir. Sin embargo, es un alimento rico en proteínas, minerales y carbohidratos.

  • Leche deslactosada

Es aquella que pueden consumir las personas que son intolerantes a la lactosa (el azúcar de la leche). Esto sucede cuando el cuerpo no produce suficiente lactasa, que es la enzima encargada de procesar la lactosa. Este componente permite dividir la glucosa y la galactosa, los azúcares que forman la lactosa, si esto no ocurre, no pueden ser absorbidas.

  • Leche descremada

Contiene la misma cantidad de proteínas, calcio y carbohidratos (lactosa) que la leche tradicional, la única diferencia es que no tiene grasa.

Tipos de leche de origen vegetal

Aunque no son leches propiamente dichas, ya que en realidad son bebidas vegetales cuya procedencia no es animal, son opciones cada vez más recurridas entre los consumidores; sobre todo entre las personas vegetarianas o veganas o las personas que tienen intolerancia a la lactosa.

  •  Leche de soja

Rica en proteínas, calcio y fósforo; la bebida vegetal perfecta para las personas diabéticas o las que sufren problemas del corazón.

  • Leche de almendra

Ayuda a fortalecer el corazón y a mantener los niveles buenos de colesterol y es rica en fibra, proteínas, zinc, calcio y hierro.

  • Leche de arroz

Una de las más ligeras que hay en el mercado. Se obtiene limpiando y triturando el arroz y consiguiendo una bebida baja en grasas y rica en azúcares.

 

Comentarios