Un nuevo refugio para la fe

El sábado se inaugurará en Pilar el santuario de la Virgen de Schöenstatt. La obra fue encarada por los fieles y cada aporte sirvió que avanzar en un sueño que la pandemia no pudo detener.
miércoles, 17 de febrero de 2021 · 16:15

Este sábado, desde las 18, en Pilar quedará inaugurado el nuevo santuario de la Virgen de Schöenstatt, el único que se construyó en el país durante la pandemia de Covid-19.

El lugar está ubicado en el predio Los Olmos, cercano al camino de circunvalación y la ruta 28. Por cuestiones de capacidad y prevención, la ceremonia se transmitirá en vivo desde YouTube e Instagram. La iniciativa se fue generando de manera natural, desde que el predio fue adquirido y donado por un grupo de laicos, hace poco más de una década. Allí, una capilla se utilizaba como escenario de ceremonias (como matrimonios) o retiros espirituales. La llegada cada vez más recurrente de fieles hizo que se conformara una sólida comunidad, dando forma a la idea de la construcción de un santuario, es decir, un lugar de veneración a un santo.

El sacerdote a cargo es Marcelo Gallardo, uno de los grandes impulsores de la construcción del santuario (para el cual fue necesario el visto bueno de la diócesis). La falta original de fondos para llevar a cabo la obra fue una traba que, sumada a la pandemia, puso en peligro el sueño, pero el deseo y las acciones solidarias pudieron más.

Así fue como en 2019 se convocó a un constructor para dar inicio a los trabajos. Sin embargo, en marzo del año pasado la vida tal como la conocíamos quedó interrumpida… Decidido a cumplir con el objetivo, el Padre Marcelo abrió una cuenta en
Instagram desde la que solicitó aportes para seguir adelante
con la obra, pedido que encontró una gran repercusión. Además, tuvo una particularidad: no encontró grandes mecenas sino una gran cantidad de fieles que aportaron pequeñas sumas, incluso menores a los $150.

En paralelo, la comunidad Schöenstatt llevó adelante una importante obra solidaria en la capilla Sagrado Corazón, sirviendo 300 raciones diarias de comida para aquellos que se habían quedado sin trabajo por la pandemia. Con estilo alemán, el pequeño santuario ya está listo. El sábado será una jornada de emociones fuertes, cuando se vean los frutos de un trabajo
fatigoso pero que unió a vecinos de diversas geografías en pos de un sueño al que la pandemia no pudo interrumpir.

Galería de fotos

8
2
62%
Satisfacción
6%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
6%
Incertidumbre
25%
Indiferencia

Comentarios