Miércoles de Ceniza

Imposición de cenizas en tiempos de pandemia

miércoles, 17 de febrero de 2021 · 09:35

Hoy se celebra el “Miércoles de Ceniza” que marca el inicio de la Cuaresma, es decir, el periodo de preparación antes de la Semana Santa. Este tiempo se trata de un ritual católico y anglicano que también se práctica entre los protestantes y bautistas; sin embargo, debido al covid-19, las reuniones religiosas no son lo más recomendable ya que puede ser un punto de contagios de esta enfermedad. Se puede seguir la misa virtualmente, a través de las redes sociales.

Este 2021, este inicio de la Cuaresma, se llevará a cabo de una manera diferente, ya que se modificará el rito que consistirá en que después de bendecir las cenizas y asperjarlas con agua bendita, el sacerdote se dirigirá a los presentes para expresar a una sola voz y para todos los fieles, la fórmula de Misal Romano: "conviértanse y crean en el Evangelio", o bien, "Polvo eres y en polvo te convertirás". Luego, pondrá la ceniza a cuantos se acerquen a él. Si es oportuno, él se acercará a los fieles que estén de pie en su lugar, tomará la ceniza y la dejará caer sobre la cabeza de cada uno sin decir nada. 

La fecha cambia año con año, ¿de qué depende? Esto es debido a las fases de la Luna, pues la tradición dicta que la noche que el pueblo judío salió de Egipto, había Luna llena. Esto les permitió mirar el terreno que posaban y dirigirse a su destino sin necesidad de lámparas o antorchas que podrían delatar su presencia ante los soldados del faraón.  La celebración judía de la Pascua, o "Pesaj", conmemora este acontecimiento, y por ello siempre coincide con la noche de Luna llena, en recuerdo a la noche cuando los israelitas obtuvieron su libertad y cruzaron el Mar Rojo. 

Algunos datos interesantes sobre el Miércoles de Ceniza

  • Las cenizas utilizadas en la Misa provienen de las ramas de olivo bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior. Se queman los restos de las palmas, se rocían con agua bendita y luego son aromatizadas con incienso.
  • En los primeros siglos de la Iglesia se colocaba la ceniza en la cabeza de los fieles, como un hábito penitencial para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.
  • Es una costumbre no lavar la ceniza de la frente hasta que ésta desaparezca por sí misma, aunque no es de carácter obligatorio.
  • El uso de la ceniza proviene de una antigua costumbre judía, mediante la cual las personas que habían cometido pecado cubrían parte de su cuerpo con cenizas. Como una forma de demostrar su ferviente deseo por alejarse de lo malo y acercarse más a Dios.
  • Los griegos, los egipcios, los judíos y los árabes acostumbraban a cubrirse la cabeza de ceniza, en señal de luto o duelo.

Comentarios