Es hora de mejorar la eficacia de los barbijos

lunes, 15 de febrero de 2021 · 08:53

En varios países el uso de barbijos (o mascarillas) es obligatorio, ya que se trata de una de las medidas principales para evitar el contagio y la propagación del coronavirus. Muchos consideran que será una de las "herencias" que nos dejará esta enfermedad que aqueja a toda la humanidad

El mundo se enfrenta a la aparición de nuevas variantes del COVID-19. Tal y como sucede con la cepa británica, la sudafricana y la brasileña cada una con sus particularidades. Estos cambios actualmente nos enfrentan a nuevos retos y los expertos indican que es el momento de considerar el uso de mascarillas de tipo médico o llevar barbijos de tela y quirúrgicos al mismo tiempo.

A nivel global los científicos estuvieron de acuerdo en que el coronavirus se expande principalmente por el aire, más que por el contacto con superficies, y existe una evidencia creciente de que las pequeñas gotas de la respiración ordinaria o de las conversaciones pueden viajar varios metros y son un modo común de transmisión. Por ello, mucho se ha debatido sobre el uso y la calidad de los barbijos.

El debate en relación a la calidad de los barbijos se reavivó estas semanas a partir de que Austria y Alemania prohibieron el uso de barbijos caseros en espacios públicos y, en su defecto, indicaron el uso de quirúrgicos o FFP2 (similar al N95), en tanto que Francia emitió una recomendación similar. Si estas mascarillas son mejores, ¿por qué no las usamos todos y dejamos de complicarnos la vida buscando alternativas? La respuesta es sencilla: porque no hay mascarillas de ese tipo para todos.

 

Ya no se trata si debemos o no usar un barbijo para salir de casa, sino sobre el tipo de características que debería tener.

Un barbijo de tela bien diseñado debe tener una tela resistente al agua, múltiples capas (al menos dos o tres) y un buen ajuste facial. Es imprescindible incluir un material flexible para ajustarla al caballete de la nariz. También es importante que las puntadas y las costuras sean ajustadas y herméticas.

Según la Organización Mundial de la Salud, los barbijos caseros deben contener tres capas: una capa interna de material absorbente, como el algodón; una capa intermedia de material no absorbente y que no esté tejido, como el polipropileno, y una capa exterior de material no absorbente, como el poliéster o una mezcla que contenga poliéster.

Las mascarillas que no están recomendados son aquellos de materiales claramente porosos, como pueden ser los tejidos al crochet, o los que tienen válvulas porque permiten la salida de los aerosoles.

 

Filtración y ajuste

El buen funcionamiento de un barbijo depende de dos cosas: la filtración y el ajuste. La buena filtración elimina tantas partículas cómo es posible, y un buen ajuste significa que no hay fugas por los lados de la mascarilla, donde el aire -y los virus- pueden colarse.

Los mejores materiales para bloquear pequeñas partículas son el polipropileno no tejido, que se usa para hacer las mascarillas N95 y varios tipos de tapabocas quirúrgicos, así como los filtros HEPA de los aviones. Entre las telas, el algodón ajustado es el que funciona mejor.

 

Combo de mascarillas

Las mascarillas quirúrgicas están hechas de un material que filtra bien, pero tienden a ser demasiado sueltas, por lo que es importante agregar por encima otra mascarilla de tela sujetando los bordes y reduciendo las filtraciones.

Añadir una capa mejora la filtración, si una capa atrapa el 50% de todas las partículas, combinar dos eleva la eficacia al 75%. Sin embargo, no se recomienda llevar más de dos. Agregar más capas puede comprometer la capacidad de respirar.

Los tapabocas con un puente nasal de metal ayudan a asegurar un mejor ajuste, así como las cuerdas que rodean la cabeza, no solo las orejas. Se debes sentir que la mascarilla succiona hacia dentro cuando respiramos, y si ponemos las manos en sus lados, no debemos sentir filtrarse aire cuando expiramos.

 

Los barbijos disponibles en Pilar y los más útiles para cada ocasión

Barbijos de tela multicapa:

  • Bloquean muy bien la liberación de partículas respiratorias
  • Puede bloquear el 50% o más de las gotas y limitar la propagación del Covid-19
  • En combinación con los barbijos quirúrgicos logran un bloqueo del 90%-
  • Deben lavarse todos los días
  • Estos barbijos son eficaces para el uso en la vía pública y en lugares de poca exposición donde está garantizada la distancia social. 
     

Barbijos quirúrgicos:

  • Filtran entre el 60 y 80% de las partículas
  • Son descartables
  • Se recomiendan para pacientes de alto riesgo y para los profesionales de la salud
  • Las personas consideradas de riesgo y aquellos que los cuidan a deberían utilizar barbijos quirúrgicos.

 

Barbijos Conicet:

  • Permiten inactivar el coronavirus en 5 minutos por estar realizados con una tela antiviral
  • Tienen propiedades bactericidas y antihongos
  • Duran 15 lavados y luego se deben descartar
  • Los llamados “Superbarbijos” desarrollados por un grupo de investigadores del Conicet, están realizados en base a nanopartículas de plata y cobre. Se indican para la población general y no se utilizan para uso médico o profesional. No es tan fácil conseguirlos, y menos por unidad, pero en las últimas semanas hay más farmacias y comercios (como los que se dedican a instrumental quirúrgico) que los ofrecen. Se vendían hasta hace poco sólo on-line y de a 10 unidades como mínimo. Es un barbijo liviano de un precio bastante accesible.

 

Barbijos N95:

  • La recomendación es que lo utilicen el personal de salud o quien está en estado de vulnerabilidad frente al virus
  • Requieren de cuidados especiales para colocarlos y sacarlos
  • Tienen un altísimo filtrado
  • Los N95 están diseñados para ser usados una sola vez, pero pueden reutilizarse en situaciones críticas, como esta pandemia. No obstante, su rendimiento disminuye a medida que aumenta el número de horas y modalidad de reúso. No se recomiendan para el uso del público en general porque se requiere capacitación especial para el uso y retiro adecuados de la máscara.

Comentarios