En este 12 de octubre

Los fieles acompañaron a la Virgen por las calles del centro de Pilar

Se llevó a cabo la procesión encabezada por la imagen de Nuestra Señora del Pilar. Hubo una misa en la parroquia, donde avanza la restauración.
miércoles, 13 de octubre de 2021 · 08:02

Decenas de fieles participaron en la tarde de este lunes de la procesión con la imagen de la Patrona Nuestra Señora del Pilar en su día. La recorrida se inició minutos después de las 17 en la esquina de Chacabuco y Tucumán, siguió por esta hasta Rivadavia y desde allí desembocó en la parroquia Nuestra Señora del Pilar, que justamente este 12 de octubre cumplió 165 años de su primera inauguración, ocurrida en el año 1856.

Luego los fieles participaron de la celebración de la Santa Misa, encabezada por el obispo auxiliar de la Diócesis de Zárate-Campana, nombrado el año pasado por el obispo Pedro Laxague a instancias del Papa Francisco, y concelebrada por el cura párroco Jorge Ritacco.

La celebración se hizo en el marco de la restauración de la fachada de la iglesia cuya parte central ya recuperó su color original, así como la casa parroquial que da a la calle Lorenzo López.

De la ceremonia participaron además el intendente Federico Achával, acompañado por el secretario de Gobierno y candidato a concejal del Frente de Todos, Santiago Laurent y la concejal Marcia González.

A su vez también estuvo el candidato a concejal de Juntos, Sebastián Neuspiller, acompañado por varios integrantes de la lista que encabeza.

Milagrosa
La venida de la Virgen María “en carne mortal”, como señala la tradición católica, se basa en un hecho anterior: la llegada del apóstol Santiago a Zaragoza, España, en misión evangelizadora.

Historiadores y teólogos, discípulos y seguidores del apóstol hablaron de la presencia de Santiago en tierras españolas, tanto es así que hoy se sostiene que su cuerpo se encuentra yaciente en el sepulcro zaragozano, un mausoleo al que conducen todos los caminos de Europa.

El apóstol pasó, en el siglo I de nuestra era, por Asturias y Galicia, donde convirtió algunos a la fe, para luego llegar a Castilla, llamada España La Mayor, y finalmente a Aragón, región denominada Celtiberia.

Allí, en Zaragoza, Santiago convirtió a ocho hombres a la fe católica, con quienes comunicaba, en sus salidas nocturnas a la orilla del río Ebro, la Buena Noticia que le había comunicado Jesús en persona.

Después de unos días, una medianoche, Santiago se encontraba orando con sus discípulos, cuando oyó voces de ángeles que cantaban a la Virgen. El apóstol, postrándose en tierra, vio a la Virgen María, madre de Jesucristo, entre dos coros de ángeles, sobre un pilar de piedra de mármol.

Y luego de los cánticos, la misma María lo llamó dulcemente: “He aquí el lugar, hijo mío, el lugar señalado para mi honra en el cual, por tu industria, será edificada una iglesia en mi memoria. Mira este pilar, donde estoy sentada, porque mi Hijo y Maestro lo ha enviado del cielo por medio de los ángeles, cerca del cual asentarás el altar de la capilla, en el cual, por mis ruegos y reverencia, obrará señaladas maravillas el poder del Altísimo, y este pilar estará en este lugar hasta el fin del mundo”.

Santiago comenzó, con ayuda de sus discípulos, a construir, con sus propias manos, la capilla en la que se colocó, en la parte elevada, hacia el lado del Ebro, el altar con el pilar. Una vez finalizado el templo, el apóstol ordenó a uno de sus convertidos y consagró la capilla.

Esta fue la primera iglesia del mundo dedicada a honrar a la Virgen María, de acuerdo con los relatos de la tradición, y fue fecunda como fuente de evangelización.

4
2
60%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
20%
Tristeza
0%
Incertidumbre
20%
Indiferencia

Comentarios