Coronavirus

Recomiendan no suspender la lactancia ante un eventual contagio

Es una recomendación de la OMS, que aconseja no separar a los recién nacidos de sus madres. No obstante, la mamá debe utilizar máscara y seguir las medidas de higiene correspondientes.
martes, 4 de agosto de 2020 · 13:40

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna y en un contexto de pandemia, la OMS recomendó no suspender la lactancia ni separar a los recién nacidos de sus madres, aunque recordó que tanto las mamás como el personal de la salud deben practicar el lavado cuidadoso de manos y el uso de máscara.

Cerca de 170 países en todo el mundo celebran, del 1 al 7 de agosto, la “Semana Mundial de la Lactancia Materna” en conmemoración de la Declaración de Innocenti formulada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF EN 1990, con el fin de proteger y respaldar la lactancia materna.

La lactancia materna, exclusiva durante los 6 primeros meses y hasta los dos años con alimentos naturales, resulta fundamental para la salud y el desarrollo de los niños, especialmente durante los primeros mil días de vida. Estudios biológicos y epidemiológicos muestran que la decisión de amamantar tiene efectos muy importantes sobre la nutrición, el desarrollo neurocognitivo y la salud, tanto del niño como de la mamá.  

Es por esto que a pesar de estar atravesando una pandemia, la OMS recomienda no suspenderla y destacan que en caso de que la madre esté cursando la enfermedad y pueda amamantar, debe hacerlo bajo estricto cuidado de no contagiar al niño con secreciones respiratorias (saliva).

De no poder estar cerca debido a haber contraído la enfermedad, puede extraer su leche varias veces al día para procurar sostener su producción y continuar con su alimentación. También, en caso de que la madre no pueda producir su leche, se debe tener en cuenta que muchas mujeres donan su leche a bancos de leche humana en los cuales se testea la seguridad infectológica, para poder ofrecerla a otros niños durante los primeros meses de vida.

Según explican los especialistas, la alimentación con leche materna es la intervención sanitaria con menos costo económico y que consigue los mayores beneficios en la salud del ser humano desde el nacimiento.

La madre ofrece, a través de su leche, los componentes esenciales para su hijo. La leche materna protege al niño de infecciones respiratorias y gastrointestinales, durante los primeros dos años de vida y, a largo plazo, previene algunas enfermedades crónicas en la adultez, como la obesidad, las enfermedades coronarias y la diabetes.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios