PILAR EN LA Historia

Las explosiones que marcaron el pulso de la Fábrica Militar

Al menos 18 personas perdieron la vida en el predio por diversos accidentes a lo largo de su historia, entre 1945 y 1994. Varias calles de Pilar recuerdan a algunas de las víctimas.

Por Redacción Pilar a Diario 24 de mayo de 2020 - 08:09


Instalada en los fondos de la calle Savio durante casi 50 años, la Fábrica Militar es un recuerdo por demás vigente en aquellos vecinos que vivieron y convivieron con el predio.
Inaugurado hace 75 años, en 1945, el lugar cerró sus puertas en forma definitiva en 1994, por decisión del gobierno de Carlos Menem. De aquella época dorada solo quedan escombros, aunque la memoria oral y escrita permite traer al presente mucho de lo que allí ocurría.
Un aspecto no siempre abordado es el de aquellos vecinos (civiles y militares) que perdieron la vida en sus instalaciones. Algunos de ellos, incluso, fueron homenajeados colocándose sus nombres a calles del distrito.

Testimonios
A principios de la década de 1950, Pilar se conmovió con la explosión que destruyó buena parte de la Fábrica Militar. En dicho accidente fallecieron tres pilarenses, civiles ellos, que trabajaban en la planta como operarios: Amado Ferreira, Pedro Cabral y Basilio Musladini.
El hecho que convulsionó a la ciudad, y las tres víctimas fueron homenajeadas en el barrio Villa Buide, ya que sus nombres están puestos en calles de ese barrio cercano a la estación de trenes del FFCC San Martín.
En 2010, el médico Ernesto Petrocchi, conocido vecino de Pilar ya fallecido, recordaba en una entrevista con El Diario: “La noche anterior a la explosión estuve jugando al billar en el Club Atlético con Pedro Cabral. Eran eso de las 20, dejamos de jugar y nos citamos para el día siguiente, pero ese ‘mañana’ no llegó nunca”. Ambos jugaban casi todos los días, y Petrocchi agregaba que “era un hombre joven que dejó una familia con hijos chicos, fue una desgracia. Creo que tenía 28 años”.
Miguel Márquez vivió en la Fábrica entre 1961 y 1976 (su papá Ismael era el encargado de buffet), y aún recuerda la explosión de 1972: “Cuando empezó estábamos en casa y fue impresionante, volaban los tambores por el aire, como a 50 o 100 metros de altura”.
Vecino del barrio obrero –el lado civil de la Fábrica Militar-, Miguel y el resto de los habitantes fue evacuado. “El fondo de casa daba a un campo cercano a los polvorines, desde ahí pude ver todo”. El siniestro dejó dos víctimas fatales los conscriptos Julián Caracoche y Jorge García.

Investigación
En 1994, Juan Raimundo Medrano presentó su investigación “Resumen histórico de la Fábrica Militar Pilar” en la III Jornada de Historia del Partido de Pilar, organizada por la Junta de Estudios Históricos.
A lo largo de un recorrido muy detallado de la vida de la institución desde su apertura, el autor reconoce que uno de los problemas “que tuvo grandes consecuencias para el personal fue el de la seguridad industrial, que por no contar en un principio con elementos técnicos adecuados o modernos, han costado la vida a las personas que se detallan a continuación”, presentando la siguiente lista: Amado Ferreira, Pedro Cabral, Basilio Musladini, Amílcar Lubo (otro nombre de calle del centro), Desiderio Chairo, Ortensio Leguizamo, Jorge Poszkus, Osvaldo Caballero, A. Pino, O. Lamela y Pedro Corvalán.
Según Medrano, “todos ellos fallecieron en distintos accidentes producidos en actos de servicio, en su gran mayoría durante los primeros 15 años de la fábrica”. Y agrega: “Con el tiempo se fue alcanzando un grado de seguridad mucho más elevado que en un principio”. Además, la fábrica “contaba con su propio servicio de Sanidad, con ambulancia, chofer y enfermero permanentes”.
Pero el listado no termina: en cumplimiento del Servicio Militar Obligatorio fueron varios los conscriptos que perdieron la vida entre 1958 y 1978, en diversos accidentes. El informe antes mencionado nombra también a todos ellos: Domingo Di Stéfano (1958), Miguel Ángel Molina (1970), Julián Caracoche y Jorge Luis García (1972), Miguel Ángel Borchi y Jorge Lesta (1974), y Daniel Alberto Ávalos (1978).
En total, 18 nombres que integran un listado que también es parte de la historia del lugar, un lugar que forma parte del recuerdo constante de los pilarenses. 


El dato
Si bien el objetivo principal era la fabricación de explosivos para uso de las Fuerzas Armadas, desde 1956 se amplió el espectro para la producción en la vida civil, como la minería, el ámbito ferroviario o la industria petrolera.

 

18 
personas fallecieron en el lugar por diversos accidentes a lo largo de su historia.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar