ESCENARIO

Aprendizaje

domingo, 22 de marzo de 2020 · 00:00

Por Sergio Abrate
s.abrate@pilaradiario.com 


• Caso 1. Empresas del Parque Industrial aprovechan el gris legal de las actividades que pueden ser consideradas esenciales y aunque fabriquen lapiceras o tijeritas obligan a sus empleados a acudir a sus puestos de trabajo. Caso emblemático, Atanor que produce agroquímicos. La intervención del Sindicato Químico logró detener en parte tanta voracidad. Muchos industriales, por lo bajo,  se jactan de desobedecer las reglas impulsadas por el Gobierno. 
• Caso 2. Osde se niega a pagar las terapias virtuales que los profesionales de salud mental están brindando, en el marco de la pandemia COVID-19. Por ética profesional, igual siguen atendiendo a sus pacientes aunque saben que de todas maneras no van a cobrar. 
• Caso 3. Domésticas y jardineros de countries de Pilar son obligados por sus empleadores a exponerse, con la anuencia de las administraciones de las distintas urbanizaciones. Siguen yendo a trabajar.
• Caso 4. Largas filas en el peaje de Panamericana a Pilar. Gente escapando de la cuarentena obligatoria para pasar el fin de semana largo. Sin el grotesco de las imágenes de los “escapistas” que llegaban a la Costa, pero con el mismo nivel de irresponsabilidad. 
• Caso 5. Miles de personas ignoran el primer día de cuarentena obligatoria y, con devoción, se lanzan a los supermercados, farmacias y cajeros automáticos en los centros urbanos de Pilar.
• Caso 6. Desconociendo la gravedad de la situación sanitaria mundial, dirigentes que hasta hace pocos meses tuvieron la responsabilidad de gobernar, buscan sembrar confusión a través de noticias falsas, creyendo infantilmente, sacar tajada (¿) de la situación. 
La pandemia que estamos atravesando debería dejarnos algunas enseñanzas. La primera, resaltar el valor de la salud pública y que nunca más se convierta en una variable de ajuste. 
Tenemos la oportunidad de demostrar cómo nos compartamos en lo individual y en lo grupal en los tiempos de crisis de verdad. De ser responsables y comprometidos con el tiempo que nos toca y sobre todo de aprender. De asumir el rol, en la línea de fuego o encerrados en casa. Esperemos que esta crisis nos enseñe algo. No lo pasemos por alto. Aprendamos de una vez.  
  
 

Comentarios

23/3/2020 | 17:57
#1
Es increíble, pero así somos lamentablemente.