Enfque

En busca de la igualdad educativa

Pilar tiene más de 150 mil estudiantes, de todos los niveles y edades. El distrito encara el desafío de garantizar oportunidades, incluyendo el sueño cercano de la universidad nacional propia.
viernes, 25 de diciembre de 2020 · 11:15

Por Alejandro Lafourcade
a.lafourcade@pilaradiario.com

 

TAREA DE TODOS.

El programa que implementó el Municipio para brindar apoyo escolar casa por casa.

Con una matrícula que no detiene su crecimiento, los datos más recientes de la Dirección General de Cultura y Educación señalan que asisten a escuelas estatales 87.200 chicos: 47.300 a Primaria y 39.900 a Secundaria. Sumados a los alumnos de escuelas privadas, serían cerca de 130 mil los estudiantes.

Por su parte, se estima que en Pilar alrededor del 65% de los alumnos de niveles Inicial, Primario y Secundario lo hacen en escuelas de gestión estatal, tendencia que está en sintonía con el resto del territorio bonaerense.

En total, hay casi 400 establecimientos de todos los niveles repartidos en las localidades, entre estatales y privados.

En este contexto, en 2020 las dificultades históricas para brindar igualdad de oportunidades se vieron agravadas por la pandemia de Covid-19, lo que obligó a llevar cabo diversas políticas.

Sobre esto, el secretario de Educación de Pilar, Damián Espíndola, remarca que “hubo que aprovechar al máximo las herramientas digitales, para incorporar y desarrollar las capacidades”, mencionando “la plataforma virtual para diez secundarias de gestión estatal, a partir una tarea de la UNIPE y la Municipalidad, con navegación gratuita y apoyo pedagógico. Estamos trabajando para que todas las secundarias públicas de Pilar puedan contar con la plataforma si así desean”.

A su vez, se universalizó el Servicio Alimentario (SAE) y se desarrolló la plataforma virtual de las Escuelas Municipales, en la que se dictaron más de 600 cursos, por los que pasaron unos 7 mil vecinos.

El secretario de Educación mencionó también programas como “Tarea de Todos, para acompañar a los estudiantes en sus trayectorias escolares. No solo era apoyo escolar sino también personal y humano. Se despertó la solidaridad entre vecino para dar apoyo escolar”. Por otra parte, “se les dio crédito en el teléfono a alumnos de 6° año que necesitaban estar al día para cuando vayan a la universidad. Estos programas e iniciativas fueron de Pilar, ningún otro distrito hizo todo esto”.

 

Unidad

No obstante, Espíndola asegura que “tenemos muy en cuenta a las escuelas privadas, queremos que lo estatal y lo privado puedan vincularse”.

En un sentido similar opina María Eugenia Vivaldo, licenciada en Ciencias de la Educación: “Creo que es fundamental crear comunidad. Desarrollar proyectos que permitan analizar y superar situaciones del barrio, del vecino, de otra institución que no sea la propia, permite generar lazos colectivos y sobre todo aplicar eso que se aborda en el aula y que muchas veces nos preguntan ¿y esto para qué sirve?, proyectos que no caigan solo en la solidaridad sino garantizando habilidades para el desarrollo de esa comunidad”.

Sobre aquello que dejará la pandemia, la educadora expresa que “las TICs han sido para docentes y alumnos la novedad de este año en el marco escolar. No debemos desaprovechar los recursos que creamos y las estrategias novedosas que hayan sido significativas, tanto desde lo didáctico como la gestión escolar en general”.

Y agrega: “No debemos olvidar que la escuela es una institución garante de derechos. El abordaje y revisión de cada aspecto escolar debe tener como base la diversidad en el aula; aquello que no es igual no es sinónimo de anormal o disruptivo, sino que es una posibilidad para crear lazos, aprender y superarnos ante cada dificultad, para romper las barreras que diferencian hoy en la escuela y mañana en la comunidad. La inclusión educativa es real, pero aún falta mucho por transitar y superar”.

 

Parciales y finales

En forma paulatina, van quedando atrás aquellos tiempos en los que quienes querían continuar sus estudios más allá del Secundario debían viajar hacia distritos aledaños, o casi con seguridad hasta la “lejana” Capital.

Desde aquella piedra fundamental colocada en 1986 por la Universidad del Salvador, Pilar experimentó un boom demográfico sin precedentes: un crecimiento de población, industrial, gastronómico y comercial en el cual la educación (sobre todo a nivel Terciario y Superior) no siempre estuvo al mismo ritmo.

En los últimos años ese déficit comenzó a cubrirse y hoy en Pilar pueden estudiarse 95 carreras universitarias, además de la posibilidad de cursar el Ciclo Básico Común para 15 carreras de la UBA. Los institutos de educación superior ofrecen 80 carreras y en el distrito se incluyen además cinco carreras de posgrado.

En la actualidad, Pilar cuenta con veinte establecimientos educativos de nivel Superior, ya sea universidades (públicas o privadas) o institutos (como el de Formación Docente N°51 y el de Formación Técnica N°184). La matrícula aproximada es de 27 mil estudiantes, según los datos de los propios establecimientos. Sin embargo, aún hay metas por alcanzar y deudas por saldar.

 

El gran anhelo

“Soñamos con que, en el futuro, los alumnos tengan la posibilidad de estudiar y recibirse cursando totalmente en el distrito, egresando de la Universidad Nacional de Pilar”, expresa Damián Espíndola. El funcionario mencionó a uno de los proyectos más ambiciosos a corto y mediano plazo: la creación de una casa de estudios propia y de gestión pública.

El proyecto de ley fue presentado en junio, con la visita al distrito del ministro de Educación, Nicolás Trotta, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. En el Instituto Pellegrini (donde funcionará la entidad), el intendente Federico Achával expresó que “va a ser un motivo más de orgullo para nuestro distrito”.

La Universidad Nacional de Pilar es un gran anhelo de todos los pilarenses, sobran argumentos y capacidades para afrontar su desarrollo -asegura Alejandro Piqué, director de Educación Superior de Pilar-. Tendrá su enfoque específico con tendencia hacia lo científico y tecnológico, más vinculado con el modelo alemán que con el estadounidense o francés”.

Piqué explica que “en Pilar tenemos uno de los parques industriales más importantes de Latinoamérica, la apuesta estará en agregarle valor a los productos y servicios, y qué mejor lugar que una universidad nacional con carreras como Ingeniería en Telecomunicaciones, Biotecnología, Ingeniería en Sistemas, Ciencia y Tecnología de los Alimentos...”.

La institución ampliará en forma decisiva un mapa que ya incluye a universidades como la ya mencionada USAL, más Austral, Pedagógica (UNIPE), de Luján (UNLU), Tecnológica (UTN), UCES y Siglo XXI.

Pilar ya es una referencia en la región por su educación superior -afirma Piqué-. Ojalá rápido tengamos la sanción de esta ley para agregar una universidad nacional, con su propio campus, con sectores de deportes y por qué no con residencias. Es un derecho que tienen los pilarenses, reparando una injusticia”.

 

87.200
Chicos asisten a escuelas de gestión estatal entre los niveles Iniciales, Primaria y Secundaria.

 

42.800
Alumnos asisten a colegios de gestión privada.

 

27
Mil estudiantes cursan alguna carrera terciario o universitaria en 20 establecimientos educativos de nivel Superior.

 

400
Son los establecimientos de todos los niveles repartidos en las localidades, entre estatales y privados.

Comentarios