insólito

Cerrado y con la térmica baja, instituto de inglés debe pagar $25 mil de luz

No funciona desde marzo y su propietaria no tuvo consumos. Pese a los reclamos, no hay respuestas por parte de Edenor. Hay otros usuarios en la misma situación.
jueves, 8 de octubre de 2020 · 11:22

Por Ayelén Segovia

En los últimos días, muchos usuarios comenzaron a recibir facturas de luz con importes exorbitantes e incluso absurdos en relación al consumo eléctrico realizado en el mes. Estas subas y aumentos repentinos afectan tanto a clientes particulares como a comercios e instituciones, a pesar de que muchos de estos últimos no abren sus puertas desde el comienzo de la pandemia.

Una de las tantas afectadas es Silvia Caporale, propietaria hace casi 16 años de Office Park Institute en Manuel Alberti, un instituto donde brinda clases de inglés y apoyo escolar. El mes pasado recibió una factura $21 mil, aunque esa suma se elevó este mes a $25 mil, ya que ella se negó a pagarlo para comenzar el reclamo. La empresa no solo no da una solución, sino que ahora le enviaron unificados los montos de agosto y septiembre.

“Cuando cerré la oficina bajé la llave térmica por seguridad y desde entonces nunca más hemos ido. La térmica está baja desde el 7 de marzo.”, explicó Caporale en diálogo con El Diario. Apuntó que anteriormente estaba pagando facturas estimativas de entre $1.200 y $1.400. “Cuán grande fue mi sorpresa cuando entré a Edenor Digital para pagar y me encontré con una factura de $21.715 que decía ‘por ajustes’”, mencionó la usuarios damnificada sobre el momento en el que se percató del monto a pagar que le adjudicaban desde la prestataria. Y agregó: “Yo di de baja internet porque no se usaba, el aparato del agua no está funcionando, las luces no se encienden. ¿Qué consumo eléctrico tengo? Ninguno”.

La mujer indicó que llamó a Edenor porque no se puede ir a las oficinas. “Tres veces llamé, y las tres veces me dijeron que era un ajuste porque en meses anteriores cobraron un estimativo ya que salir a tomar el estado del medidor era tarea de riesgo. Yo le dije que me negaba totalmente a esa estimación porque con la oficina cerrada hubo cero consumo. Me dieron la razón pero me dijeron que tenía que hablar con la oficina comercial”.

“Imposible hablar con la oficina comercial”, exclama Silvia al continuar el relato, y explica que por eso llamó tres veces a las operarias de atención al cliente, y agrega también que “todos fueron muy amables, pero no me daban ninguna solución”.

Finalmente logró hablar con la oficina comercial. El primer reclamo que realizó fue rechazado porque, según la empresa, habían ido a constatar el medidor y que aunque estuviera cerrado estimaban que el consumo en su casa sería mayor y por eso le facturaron tal monto. “No fue nadie a ver ningún medidor, lo constaté”, expresa Silvia al respecto.

“Esto es una arbitrariedad, porque como ellos tienen prohibido el aumento de tarifas necesitan sacar dinero de algún lado, entonces con estos abusos logran poner aumentos solapados, excesivos y abusivos”, sostiene Silvia con seguridad.

Actualmente, y tras una nueva queja, Silvia se encuentra gestionando un nuevo reclamo y está a la espera de su resolución. “Sé que en el edificio le ha pasado a bastantes personas esto que me pasó a mí, están todos reclamando”, agregó, enfatizando que no es la única persona que sufre dicho inconveniente.

1
6
9%
Satisfacción
0%
Esperanza
81%
Bronca
9%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

8/10/2020 | 18:44
#0
Y si, como siempre... Cuando pueden te matan, pagá, protestá y, si llegás a tener razón, no te devuelven la plata. Te la van descontando de futuras facturas. Con la inflación para cuando te terminan de devolver la plata, no te alcanza ni para un chupetín...