Piletas seguras: Recomendaciones para evitar ahogamientos

El Hospital Austral difundió una serie de medidas para utilizar la pileta de forma segura. Cuidadores, cercos protectores y salvavidas, las claves.
jueves, 9 de enero de 2020 · 15:41

Con el objetivo de prevenir accidentes, desde el Hospital Austral lanzaron una serie de recomendaciones para utilizar la pileta de forma segura, teniendo en cuenta que la prevención es la mejor conducta para salvar vidas.

Para esto, los profesionales hacen hincapié en el rol de los cuidadores. Es fundamental que exista una visión permanente del niño. Debe haber un adulto responsable designado para supervisarlo y que quede a cargo del cuidado del niño porque cuando “todos miran, nadie mira”.

Según el Consenso Nacional de Prevención del ahogamiento de la Sociedad Argentina de Pediatría la proporción segura entre número de cuidadores y niños es: lactantes: 1 a 1; de 1 a 2 años: 1 a 2; de 2 a 3 años: 1 a 3. Luego de los 4 años, la cantidad de cuidadores se designa de acuerdo al grado de aprendizaje de la natación que tengan los niños.

En cuanto a las características de la piscina, todas las piletas deben contar con un cerco perimetral de por lo menos 1,30 metros de altura y ser continuo o tener barrotes de no más de 10 cm de ancho entre uno y otro, para que no pueda caber la cabeza de un niño.

A su vez, se debe tener un ingreso a la pileta con una puerta única que no puedan abrir los niños y nunca dejar sillas, mesas, reposeras o algo que esté próximo al cerco para que los menores no se puedan trepar.

También es importante quitar aquellos juguetes y objetos atractivos que floten, teniendo en cuenta que los chicos no tienen noción del peligro y se pueden acercar.

Por otra parte, si las piletas son inflables y no cuentan con cerco, deben ser vaciadas al final del día.

Salvavidas
Con respecto al salvavidas, todo niño menor de 4 años debe colocarse un salvavidas cuando está cerca de la pileta. Éste debe mantenerlo a flote y a propósito de este punto, remarcaron los inflables en los brazos no son seguros y no deberían usarse como salvavidas.

El modelo universalmente más aceptado de salvavidas posee las siguientes características: material enterizo de alta flotabilidad; formato de chaleco, con abertura anterior con 3 broches de seguridad, como mínimo y correa inextensible que une la parte anterior con la posterior del chaleco, pasando por la ingle del niño y asegurada con broche de seguridad.

Todo otro tipo de flotador símil-salvavidas, y más aún si son inflables (brazaletes, colchonetas, cámaras de automóvil o animales), no ofrecen ninguna garantía.

Aprender a nadar y RCP

Por otra parte, desde el Hospital Austral recomiendan a los adultos enseñar y aprender a nadar, tener excelente actividad física y aprender RCP, para contar con herramientas en el caso de que se deba asistir a una persona por ahogamiento.

4
2
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios