Aborto: “La gente juzga sin saber”

Romina Fernández murió en el Sanguinetti. Parte de su familia habló con la prensa. “Se murió porque era pobre”, afirmaron. Y desmintieron haber negado la situación.
miércoles, 22 de agosto de 2018 · 00:00

Como si fuese una jugada burda del destino, el miércoles 8 (justamente el día en que 38 senadores votaron contra el proyecto) Romina Fernández ingresó al Hospital Sanguinetti con un cuadro de dolor abdominal y fiebre. Luego de un período de mejora, su estado de salud comenzó a agravarse, hasta que el domingo 12 se produjo el peor desenlace. Si bien desde ese momento reinó el hermetismo, el jueves pasado el propio director ejecutivo del Sanguinetti confirmó que la joven –de Presidente Derqui y madre de cuatro nenas- llegó al hospital luego de haber intentado practicarse un aborto.
En las últimas horas, hermanos de la víctima dialogaron con el matutino Página 12 y afirmaron que Romina “se murió porque era pobre. Porque los pobres no existimos, si hubiera tenido obra social se hubieran preocupado en revisarla, pero a los pobres ni nos miran”.
Además, desmintieron en forma tajante que hubiesen exigido confidencialidad a las autoridades del hospital, tal como expresaron luego los funcionarios a los medios locales.
De la misma manera, desde el Municipio se dijo que Romina y su familia habían negado el aborto, algo también desmentido. Como dijo su hermana Ana, “le pregunté qué había hecho y me dijo: ‘Me lo saqué’. Y nada más. Y yo no seguí (…) Porque la gente juzga sin saber, yo vi las redes sociales, las cosas que dicen de las mujeres que abortaron. Y no les importa que estén muertas”.

Tragedia 
Los hermanos relataron a Página 12 cómo Romina insistía durante su internación en que tenía dolor en el pecho y a la altura del hígado, inquietudes que según la familia no eran atendidas por el personal.
“Nadie la revisó por ese dolor –recordó Ana-. Ya el viernes ella se quejaba mucho y empezó a respirar mal. También había hecho orina muy oscura, como jugo de naranja, pero la enfermera la vio y me dijo ‘tirala’. Las enfermeras se preocupaban por ella, pero no son médicas. Y las de la ronda sólo te decían de la parte ginecológica”.
A pesar de que le habían prometido que el sábado tendría el alta, Romina entró en un espiral de deterioro del que no pudo salir. Ingresó al shock room de la guardia, donde estaba intubada y en coma medicamentoso. En momentos de lucidez, llamaba a su familia en forma desesperada. Falleció el domingo.
“Después del shock nos empezamos a dar cuenta de que no estaba bien lo que había pasado. Si del aborto había salido bien, ¿por qué no controlaron todo?”, se preguntan los hermanos.
En la entrevista, Ana agregó: “Yo creo que a ella la juzgaron. Que dijeron, ‘esta se hizo un aborto, dejala’. Y ni siquiera la miraron, era solamente una que se hizo un aborto. Ahora yo también pienso que si hubiera salido la ley sería distinto, que no habría tanto maltrato”.  


Acto 
Esta mañana, desde las 10.30, en la plaza 12 de Octubre se hará un acto para pedir la realización de una consulta popular vinculante sobre el aborto legal. Hablarán Natalia Espasa y Celeste Fierro.

Comentarios