EL SISTEMA PASÓ A MANOS MUNICIPALES

Hay más cupos para comedores escolares pero no subió el monto

Se siguen destinando $16,40 para el almuerzo de cada alumno. Se aumentaría un 15% en mayo. Desde este año Pilar tendrá 8.000 cupos más.
domingo, 11 de marzo de 2018 · 00:00

El Sistema Alimentario Escolar (SAE) no fue alcanzado por la inflación del 24,8% con la que cerró el 2017 y el Gobierno bonaerense continuará enviando al Municipio 16,40 pesos para el almuerzo de cada uno de los 13.034 chicos que asisten a los comedores escolares.
En tanto, por cada uno de los 26.747 alumnos que reciben el denominado Desayuno o Merienda Completa (DMC), el monto recibido es de 10,30 pesos.
Desde este año, el dinero dejó de ser administrado por el Consejo Escolar y quedó a cargo del Departamento Ejecutivo, a través del área de Educación, que fue quien realizó la licitación para proveer de los alimentos. De la compulsa participaron nueve proveedores de los cuales fueron seleccionados cuatro.
Los montos son exactamente los mismos con los que se comenzó el año pasado y según señalaron desde la Provincia, en mayo serán incrementados en un 15%, por lo que ascenderá a 18,85 pesos para el almuerzo y 11,85 para cada DMC.
En tanto, se amplió el cupo de alumnos que recibirán comida en la escuela, aunque también aumentó la matrícula. Así es que en el caso de los comedores escolares de 12.000 unidades el Municipio pasó a recibir dinero para 13.034 porciones, mientras que de los 20.000 DMC que llegaban al distrito ahora se extendieron a 26.747 chicos.
Como históricamente ocurre, las raciones no alcanzan para todos los alumnos y siguen siendo los auxiliares y docentes quienes se las ingenian para repartir la mercadería recibida sin dejar a nadie afuera. En ese sentido, desde el Municipio buscan que sea el área de Desarrollo Social, hoy devenida a subsecretaria, quien realice un trabajo que deje en claro cuáles son las necesidades de cada uno de los chicos y disponga el reparto de los cupos, argumentando que el SAE, “está dirigido a niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social, escolarizados en escuelas públicas, con el objetivo de garantizar una cobertura nutricional uniforme asistiendo particularmente a los más vulnerables”.

Menús
El gobierno de María Eugenia Vidal implementó en el SAE un cambio de menú, al menos en los 13 distritos en los que transfirió el manejo del programa directamente hacia los municipios. 
La subsecretaria de Educación de Pilar, Sonia Stegmann, remarcó que “las condiciones del SAE están renovadas y los requisitos para los proveedores son bastantes más exigentes, hay un fuerte cambio nutricional, con alimentos que hasta ahora no llegaban y una mejora sustancial en la calidad y cantidad”.
La funcionaria señaló que la famosa copa de leche y la factura, galletita, alfajor o pan que recibían los chicos en el DMC “se cambió por leche fluida, yogurt y frutas y que se trata de suplir los carbohidratos”, explicó.
“Nosotros sugerimos las combinaciones de los menús y ahora es otra la manera en que la comida llega a las escuelas, de forma más eficiente y cumple con las necesidades nutricionales, además de que se divide por edad, no es lo mismo para los chicos de jardín, primaria o secundaria”, remarcó.
Al mismo tiempo Stegmann aseguró que los menús de los comedores escolares también cambiaron en sus gramajes y nutrientes, para que los chicos reciban alimentos más sanos.
Mientras que ratificó que en casos de contingencia, como en la primera semana del ciclo lectivo, donde hubo dos jornadas de paro docente “las empresas proveedoras entregan viandas armadas, pero con menús de calidad y controlados”. 

 

 

Controles

Cambios que provocan incertidumbre 

Uno de los rumores que más revuelo causó entre los trabajadores auxiliares y cocineros de las escuelas fue la posibilidad de que sean reemplazados o cesanteados en sus tareas.
Es que uno de los puntos que estipula la nueva reglamentación, establece que “los municipios deberán hacerse cargo del personal”. Sin embargo, la titular de Educación, Sonia Stegmann, remarcó que no recibió ninguna indicación al respecto y remarcó: “toda la adaptación del servicio lo están haciendo los auxiliares, comenzamos con los cursos de capacitación de manipulación de alimentos y las caras son las mismas del año pasado”, subrayó.
Por otra parte, Stegmann reconoció que los directivos de las escuelas son ahora los responsables de controlar la cantidad y calidad de los alimentos que reciben e incluso de la manera que llegan. Días atrás una reunión con auxiliares de comedores escolares, en la que participaron consejeros escolares, funcionarios de Educación del Municipio y de la Provincia, terminó en malos términos por las nuevas tareas que se les adjudicarán a los porteros y cocineros.
“Los responsables son los directivos, es cierto que ellos pueden delegar esa función en los auxiliares, porque alguien tiene que firmar el recibo y controlar que las cantidades san las que figuran allí y que estén en buenas condiciones”, explicó Stegmann, que agregó: “si llega verdura y está en mal estado, deben reclamarla para que se les cambie o si figuran 20 leches y hay 18 deben poner el faltante en el remito”.

 

“Las galletitas o el pan se cambiaron por leche fluida, yogurt y frutas. Se trata de suplir los carbohidratos”. 

Sonia Stegmann.

 


39.781

Son los cupos totales que recibe Pilar por el Sistema Alimentario Escolar (SAE), entre almuerzos, desayunos y meriendas. 

 


15%
Aumentaría el monto de lo destinado para cada comida a partir de mayo. 


 

Comentarios

12/3/2018 | 14:27
#2
Estaría bueno que publicaran los menúes que reciben los alumnos en cada día de la semana. Y ojo porteras/ os, hagan valer sus opiniones !!!
12/3/2018 | 09:00
#1
La inflación del 25% y el aumento para la comida del 15% o sea que el presupuesto destinado a la comida de los pibes bajó un 10%. Qué clase de persona es Vidal que ajusta en la comida de los nenes más necesitados?