Hasta los 12 años, los chicos en sus butacas

Para viajar a la Ciudad de Buenos Aires, ya es obligatorio el asiento de seguridad. Especialistas explican cómo elegir la más adecuada para cada necesidad.  

15 de noviembre de 2015 - 00:00

 Según la normativa ya vigente en CABA, los menores de 12 años y con una altura inferior a 1,50 metros deberán viajar en butacas de seguridad en la parte trasera del auto. Especialistas indican cuáles son los puntos a tener en cuenta para el correcto cumplimiento de esta ley.

El nombre que se le da es Sistema de Retención Infantil (SRI), y cada uno deberá estar homologado. 
Desde el Centro de Experimentación Vial (CESVI) de Pilar, elaboraron un informe con los datos a tener en cuenta. 
Gustavo Brambati, Subgerente de Seguridad Vial de CESVI, indicó que “es importante entender que las butacas infantiles no son un simple accesorio para el auto, sino que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte”. “Hoy en día, del total de las lesiones automovilísticas que sufren niños menores de 10 años, aproximadamente el 75% ocurre en el tronco y cabeza, justamente las zonas que deben estar protegidas por la butaca”, agregó Brambati.
“La  única  manera  de  que  un niño viaje seguro, es en una butaca ya que en caso de un accidente o frenada brusca, el peso del pequeño adquiere una fuerza de tracción tan elevada que los brazos de sus padres no bastarán para retenerlo. Por ejemplo, en un impacto a 60 kilómetros por hora, la fuerza que produce un niño de aproximadamente 20 kilos es superior a los 300 kilos”, señalaron desde Chicco Argentina.
De esta manera, el conductor del vehículo que traslade a menores de 12 años y con una altura menor a 1,50 metros sin utilizar el dispositivo de retención infantil  correspondiente, será sancionado con una multa de 100 unidades fijas (UF), lo que equivale a $2.000 aproximadamente.
Con respecto a esto, Fernando Verdaguer, asesor de la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura Porteña señaló que “durante lo que resta de 2015 y todo 2016 no va a haber multas. La lógica de la ley no es punir sino informar, concientizar y prevenir. Hay que hacer todo un proceso de comunicación para que la gente esté informada, por eso, los que infrinjan la norma además de pagar la multa deberán asistir a un curso de información”.

Para elegir
A la hora de seleccionar un sistema de retención infantil, hay que saber que éstos se clasifican en función de las medidas corporales del menor, siendo el peso el factor central: el Grupo 0 que abarca bebés desde el nacimiento hasta los 10 kg; el Grupo 0+ es para  niños con un peso menor a los 13 kg; el Grupo I es para niños de entre 9 y 18 kg.; Grupo II para niños de entre 15 y 25 Kg; y por último el Grupo III, para niños con peso entre 22 y 36 Kg.
“Para el Grupo 0 y 0+ es recomendable utilizar la butaca de seguridad colocada en la parte trasera del auto en sentido contrario a la marcha. Para el Grupo I y II la butaca puede ir colocada en el mismo sentido a la marcha del automóvil. Y por último, para el Grupo III se pueden utilizar busters o butacas adaptables en altura y peso”, destacaron de Chicco. l



El dato
En la normativa continúa vigente la prohibición de transportar bebés o niños en brazos en las butacas delanteras.


de cada 10 sistemas de retención infantil no cuentan con todas las homologaciones requeridas por la ley, según un estudio de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) realizado en el país.



Para tener en cuenta

• Elegir la butaca o buster correspondiente a las medidas corporales del chico.

• Asegurarse de que esté homologado y cumpla con las normativas vigentes. Debe tener una etiqueta cosida o pegada al producto que indique el nombre del fabricante, la versión de la normativa de homologación del asiento y su correspondiente número de serie, la forma de instalación y grupo de peso.

• Chequear la posición adecuada de colocación del SRI siguiendo las pautas de la ley.

• A partir del 2016, todos los vehículos nuevos que se vendan en el país deberán contar con anclajes rígidos para la sujeción de asientos de seguridad infantil en, al menos, una de sus plazas traseras.

• Revisar que la butaca esté bien colocada y sujeta en el asiento trasero del vehículo.

• Una vez cumplidos los 5 años de uso, se recomienda reemplazar la butaca por una nueva, ya que se trata de un elemento expuesto a excesivo calor, frío y radiación UV.
 
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar