Vacaciones lejos de la compu: los libros infantiles viven su veranito

La venta se reactiva durante el receso escolar. Muchos padres llegan a las librerías en busca de una salvación para alejar a los chicos de las pantallas. Se imponen ejemplares con mucha imagen y menos texto.
martes, 16 de julio de 2013 · 00:00

por Celeste Lafourcade

 

Tiempo libre + clima hostil + aburrimiento al acecho= la ecuación perfecta para que los chicos se acerquen a la tan rehuida lectura. Las vacaciones de invierno, ese difícil período donde los padres no saben cómo entretener y los niños no encuentran qué hacer, es para muchas familias el espacio para fomentar el gusto por los libros. Las librerías viven su período de gracia y las bibliotecas refuerzan las invitaciones.

Acorralados por el abanico de entretenimientos digitales, los libros fueron perdiendo terreno en el universo de intereses de los más chicos. El camino iniciado por la televisión se hizo más hondo con la computadora y todos sus “hermanos menores” como tablets y teléfonos celulares.

Por eso, no son pocos los padres que llegan a librerías buscando en la palabra impresa la salvación para alejar a sus hijos del acecho de los monitores.

“En vacaciones de invierno vienen muchos padres diciendo: necesito sacar a mi hijo de la computadora, necesito que me recomienden algo”, explica Claudio de Todo Libros para agregar que “recomendamos cuentos cortos quizás de autores clásicos como Oscar Wilde”.

Es que, en estos casos, el consejo de los expertos es buscar en el libro un aliado. “El secreto está en invitarlos a la lectura y no en imponerla, por eso las editoriales cada vez hacen tapas más vistosas, utilizan tipografías más grandes o menos páginas”, suma Leonardo de Organización Escolar San Miguel (OESM). “Si le das un libro con muchas páginas o con poca ilustración es probable que no le interese”, añadió.

 

Temporada alta

Ambas librerías coincidieron en el alza en la venta de libros infantiles que se registra durante las vacaciones de invierno. “Hay un movimiento cultural interesante durante las vacaciones, también se hace la feria del libro infantil y todo eso estimula a la lectura”, analiza Leonardo.

El frío que no invita a salir y la exigencia de los colegios que, en general, indican la lectura de uno o dos textos a modo de “tarea” también resultan explicaciones razonables.

El consumo de libros infantiles en temporada incluye desde textos para los primeros años de vida hasta aquellos destinados al público adolescente. “Para los más chicos lo que más se lleva son los libros con entretenimientos, para pintar o con juegos de ingenio”, indican desde Todo Libros.

En tanto que las novelas clásicas en forma de historieta hacen furor entre los chicos de 6 a 10 años, para dar paso luego a las sagas fantásticas que fueron llevadas al cine como Harry Potter y Crepúsculo.

Violetta y Las Princesas de Disney son, lejos, las más solicitadas por las nenas, en tanto que, si de autores locales se trata, el dibujante Nik lleva las de ganar con su historieta Gaturro.

En cuanto a los precios, hay libros para todos los presupuestos. Desde 10 a 180 pesos dependiendo de la edición. También pueden conseguirse usados en buen estado a un promedio de 15 pesos.

 

Edad crítica

La experiencia que les da el estar detrás del mostrador, les permite afirmar a las librerías consultadas que la preadolescencia es la edad crítica donde los chicos comienzan a alejarse de los libros.

En la pre-adolescencia “el desafío de hoy es volver a engancharlo con la lectura y generalmente se hace desde la imagen”, explica el Leonardo

Para María Brenko, madre de Mateo, de 8 años, el reto es desvincular a los libros de la tarea. “Mi hijo está en tercer grado y asocia mucho los libros con las tareas y con la obligación, encima vienen cansados del colegio así que trato de encontrar la forma de conquistarlo con lectura que le interese”, explica para agregar que “ahora está enganchado con historietas, porque tienen muchas ilustraciones”.

No obstante, pese a los pronósticos más pesimistas en torno a la tinta y el papel, desde OESM advierten que “las editoriales no bajaron la producción de libros, al contrario”.

 

Paseos

La biblioteca, una buena salida en vacaciones

Entre tanta oferta de espectáculos teatrales y cinematográficos para los más chicos, las bibliotecas también tienen lo suyo para ofrecer.

En el centro de Pilar, la biblioteca Popular Bartolomé Mitre (Belgrano 553) pone a disposición su rincón infantil adaptado por completo para los más chicos. Desde el próximo lunes de 9 a 17 (esta semana la biblioteca permanece cerrada por vacaciones) y como todos los días hábiles del año el espacio estará abierto para toda la familia.

“Todos los chicos pueden acercarse y las madres también pueden venir y de paso leerse un libro”, afirmó Sonia Lembeye, responsable de la institución. “Pueden usar todos los libros, siempre les decimos que son para ustedes, lo único que no pueden hacer es guardarlos porque se desclasifican”.

“Los libros te abren la cabeza, es muy importante que los chicos se hagan amigos de los libros”, concluyó.

 

El dato

Los libros infantiles que hacen furor: Harry Potter, Crepúsculo, Violetta, Gaturro y cuentos de la línea Disney.

Comentarios