Para recordar a los pioneros del periodismo de nuestra ciudad

Francisco Lauría y Miguel Fortez son los padres del periodismo local. Ambos editaron un diario a principio del siglo pasado. La radio llegó en los ‘60. Y en 1990 la TV por cable.
viernes, 7 de junio de 2013 · 00:00

por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Al celebrarse hoy el Día del Periodista, El Diario rinde un homenaje a aquellos que iniciaron la labor del “cuarto poder” en estas tierras, centrándose en aquellos que se convirtieron en pioneros de los diversos medios de comunicación. Un largo recorrido que se inicia en épocas románticas y continúa en la actualidad con la era digital.

El comienzo de la historia se remonta al Pilar de principios del siglo XX, ese pueblo con escasos habitantes pero de extensión mucho mayor –Escobar era parte del distrito-, con calles de tierra y esquinas sin ochavas.

Cerca de 1910, el italiano Francisco Lauría editó el primer periódico de la zona, Patria. Por esto, Lauría (hoy lleva su nombre una calle del centro) es considerado el patriarca del periodismo local.

A su vez, fundó -se cree que en 1916, con el nacimiento de la etapa yrigoyenista- el periódico El Imparcial, al que dirigió durante más de 25 años, con sede inicial en Manzanares, para trasladarse luego a Escobar.

Su discípulo fue también continuador de su tarea: hablamos de Miguel Trinidad Fortez, quien con los años se independizó con negocio propio, el diario Juventud, que se editó entre 1937 y 1969.

Fortez era propietario al mismo tiempo de la imprenta que llevaba su nombre, ubicada en San Martín y Bolívar, frente a la plaza 12 de Octubre. Su periódico apareció el 1º de enero de 1937 y constaba de cuatro páginas, al igual que su antecesor El Imparcial. Allí, una vez por semana se contaban las noticias más variadas sobre lo que acontecía en el Partido.

Juventud salió por última vez el 21 de diciembre de 1969, cuando Fortez debió abandonar la vivienda e imprenta de Bolívar y San Martín.

 

En el aire

En Pilar, los inicios de la radio tienen una fecha definida: el 3 de octubre de 1964, día en que se realizó la primera transmisión local. Por eso, desde hace poco más de una década la fecha ha sido decretada “Día de la Radiodifusión Pilarense”, como homenaje a aquellos iniciadores.

Hasta mediados de los `60, las únicas AM que podían escucharse en el distrito eran las provenientes de la Capital Federal, ya que el Consejo Nacional de Radio y Televisión (CONART) consideraba que con eso era suficiente. Sin embargo, en algunas ocasiones otorgaba permisos temporarios para que los municipios pudieran cubrir sus fiestas populares. Así, en el marco de las Patronales de 1964, un grupo de jóvenes se decidió a insistir en la concesión de una de estas licencias.

Los “locos de la azotea” pilarenses fueron Guillermo Dolera, Miguel Murad, Reinaldo Sapucci, Jorge Roncoroni, Vicente Zucca, “Beto” Pinheiro y José Pérez, entre otros.

Ese fue el nacimiento de Radiodifusora Impulso, cuya corta vida abarcó del 3 al 12 de octubre de ese año, transmitiendo desde el primer piso del Club Atlético. Claro que es imposible olvidar que, también a principios de los ’60, Roaldo Barbesini fundó una emisora que pasó a la historia: Radiodifusora América.

 

Cámara y acción

Otro Día del Periodista, pero de 1990, comenzó a transmitir Pilar Televisora Color (PTC), hecho que significó el nacimiento de la televisión por cable en el distrito.

La empresa arrancó con siete canales, tomando la señal de VCC, y aquellos días fundacionales estuvieron marcados por un denominador común: prácticamente no había tareas específicas, ya que cualquier integrante del canal podía ser camarógrafo, notero o conductor de un programa, según lo ameritara la situación.

Al poco tiempo apareció una segunda señal: Video Intercable Privado (VIP). Además, de inmediato comenzaron a establecerse las que serían las caras visibles de la televisión local de ese entonces: entre otros, Oscar Mascareño, Verónica Blasón, Claudio Santamaría y Carlos Battistini, en PTC; Alberto Allindo, Manuel Vázquez, Liliana Forte, Marcelo Colombo, Rodrigo Lussich, Marina Vázquez y Alberto Jaén en VIP.

No obstante, a mediados de esa década ambos canales se fusionarían, dando inicio a una nueva etapa.

El camino recorrido por los medios pilarenses es largo y es más largo aún el que se avizora. Poco más de un siglo en el cual el empuje y la iniciativa fueron denominadores comunes. Desde aquellos tiempos en que don Lauría contaba, en cuatro páginas de rotativa, qué acontecía en Pilar.

 

Del papel a la pantalla 

A poco más de 100 años del nacimiento del primer diario pilarense, a medio siglo de la primera señal de radio y a casi 25 años de la llegada de la televisión local, todo es tan distinto pero tan igual al mismo tiempo: los medios se han multiplicado y ahora incluyen el soporte digital casi su totalidad; a su vez, perduran las mismas ganas que inspiraron a Lauría y Fortez para contarle a los vecinos qué sucede en su pueblo, hoy ciudad.

La tecnología llegó para quedarse: tomando como ejemplo www.pilaradiario.com, más de 10.000 personas visitan por día el sitio. A eso se le suman una cantidad similar de contactos de Facebook y los más de 2.600 seguidores de Twitter. Además, el lector ha comprendido el cambio de paradigma y aprovecha al máximo la posibilidad de interactuar con el medio, rompiendo así el esquema clásico y lineal de emisor-mensaje-receptor.

Estamos viviendo un cambio de era del que se hablará en los libros del futuro. Los medios se modernizan pero el compromiso no tiene fecha de vencimiento.

Comentarios