Atlético resucitó en el final

En un partido increíble empató 3-3 con Cefalier en la cancha Fénix. Ganaba 2-0, pero se durmió y la visita, con uno menos, se lo dio vuelta. En el final apareció Errubidarte para marcar la igualdad.
 
martes, 5 de marzo de 2013 · 00:00

Atlético Pilar arrancó la tarde sonriendo y terminó sufriendo hasta que Marcelo Errubidarte marcó el 3-3 definitivo en la cancha de Fénix frente a Cefalier de José C. Paz, por el choque de ida de los octavos de final del Torneo Federación Norte de Fútbol.

El Rancho parecía que iba a tener un partido tranquilo, porque antes de la media hora inicial ya ganaba 2-0 con los tantos de Sebastián González y Claudio Ballesteros.

Pero algunas desconcentraciones defensivas y la falta de tenencia de la pelota, llevaron a que la visita reaccionara y con un hombre menos, dio vuelta el resultado.

Parecía que se le escapaba el partido a los dirigidos por José Luis Ponce de León, pero con los ingresos de Nicolás Díaz Catalán y Franco Manchuki ganó presencia ofensiva y Errubidarte apareció a 10’ del final para sentenciar el empate definitivo.

Mejor el Albirrojo. Atlético se mostró algo impreciso al comienzo pero sacó provecho de las imprecisiones que mostraba el Tornado Azul en el fondo. Y más allá de que a los 5 minutos Nicolás Medina se quedara con un mano a mano ante Gustavo Artaza, a los 7’ el local castigó; Pipi González empujó al fondo un centro atrás de Errubidarte para dejar al Rancho arriba.

A partir de ahí, el dominio era pilarense frente a un equipo paceño que no lograba acomodarse. Aunque insinuaba en ataque, no lastimaba.

A los 24’, Maximiliano Ibáñez obligó de tiro libre a que Diego Iryo diera rebote y Rafael Benítez la reventara al córner. Hasta que a los 28’, el local encontró el 2-0; Ibáñez escapó por izquierda y mandó el centro a media altura, Iryo la cacheteó pero el rebote le quedó servido a Ballesteros para que la empujara.

Todo era negocio para Atlético, aunque sin saber los por qué regaló el mediocampo y Cefalier, con un remate cruzado desde afuera del área de Hernán Lamadrid descontó a los 31’.

A partir de ahí creció Cefalier, aunque sin ser claro en los metros finales como para sorprender a Medina y compañía.

El inicio del complemento fue parejo y equilibrado en el juego, pero los de José C. Paz estuvieron más atentos y con una fuerza extra, porque se quedaron con uno menos por la roja de Gustavo Ledesma, lograron dar vuelta el choque a partir de los regalitos de la última línea local.

A los 18’, Ezequiel García, en su afán por despejar, no hizo más que habilitar de cabeza a Marcelo Bareiro para que defina ante Medina.

Atlético sintió el golpe y Cefalier creció en actitud y se animó a ir por más. A los 25’, Hernando Weber clavó el 3-2 tras conectar un centro rasante de Bareiro. El Rancho parecía venirse abajo sobre todo porque se regalaba en el fondo ya sin García expulsado. En ataque buscó pero sin ideas con pelotazos frontales que terminaban en las manos de Iryo. Y encima a los 30’, Medina se lució al sacarle por encima del travesaño un bombazo de Lamadrid.

Ponce de León mandó a la cancha a Manchuki y Díaz Catalán para ganar movilidad en el medio y sorprender a la última línea azul. Y de tanto insistir finalmente a los 35’ encontró la igualdad a través de un gran remate con comba de Errubidarte que se coló contra el palo izquierdo de Iryo.

De ahí en más el choque se equilibró y los dos parecían conformarse con la igualdad. Aunque Díaz Catalán se perdió el gol de la victoria a los 43’, al escaparse su remate al lado del poste izquierdo.

La definición para ver quién clasificará a los cuartos de final se resolverá el próximo fin de semana en la cancha de Juventud Unida, donde el Rancho intentará dar la sorpresa.

 

 

De frente
Sebastián González: “La chance de clasificar sigue igual, porque el que gana pasa de ronda. Creo que dejamos escapar la posibilidad de la localía, pero al ser Cefalier un equipo de la Liga, que nos conocemos, quedó a un segundo plano la condición. Quedan 90 minutos allá para darlo vuelta.”

 

Marcelo Errubidarte: “Contento porque al final lo pudimos empatar, pero se nos fue un partido que lo teníamos controlado. Fue por errores nuestros, porque no estamos acostumbrados a jugar en cancha grande. Igualmente, el empate es bueno porque si hubiéramos perdidos la íbamos a tener fea de visitante.”

 

Comentarios