Monterrey superó un obstáculo incómodo y sigue dando pelea

 Como visitante, el Vinotinto venció 2-0 a Abrojal con goles de Horacio Duarte y Alan Ayala. Quedó como único escolta del líder Caza y Pesca, a solo 2 puntos y con 3 fechas para el cierre.

domingo, 17 de noviembre de 2013 · 00:00

 No importa qué lugar ocupe en la tabla de posiciones, Abrojal siempre es un rival complicado, más aún cuando juega de local. Por eso Monterrey respiró aliviado y terminó con la satisfacción de haber superado un duro escollo. No fue para menos. Sufrió, pasó sobresaltos, pero fue contundente y sigue vivo en la pelea por el título de la Liga Escobarense de Fútbol.

Por la 18ª fecha del Torneo Clausura, el Vinotinto de Derqui derrotó como visitante al Verde por 2-0, con goles de Horacio Duarte y Alan Ayala, y logró la victoria que necesitaba imperiosamente para mantener la diferencia de dos puntos con el líder Caza y Pesca, que sumó sin jugar ante Pilar FC. Además, aprovechó el empate entre Flecha Azul y Malvinas (ver siguiente pág.) y se ubicó como único escolta del puntero.

Tempranero
Monterrey encaró el partido sin cometer el error de fiarse por la tabla de posiciones. Jugó concentrado, conciente de lo incómodo que puede ser un cruce con Abrojal en Villa Verde y aprovechó la primera oportunidad que tuvo para abrir el marcador. Horacio Duarte partió desde la mitad de la cancha en el contragolpe, encaró al arquero Daniel Villate y definió con tranquilidad, picándola suavemente ante el achique. Iban apenas 5 minutos y todo Abrojal protestó porque la jugada se originó con un despeje de Ezequiel García en el que terminó golpeado Sebastián Andreoni.
Después, desde los 20’ y hasta el cierre de la etapa, se jugó lejos de las áreas y hubo solo un puñado de situaciones de riesgo. El Vinotinto tuvo dos chances clarísimas de ampliar pero Hugo Ziermoly, complicado por el barro, falló ambas bajo el arco y con el arquero ya vencido. Cuando promediada la primera parte, el propio Ziermoly se asoció con Andrés Llano y estuvo cerca nuevamente con un disparo que se fue apenas desviado.
Dado que el área del arco de la ruta 25 era un barrial, el cambio de lado después del entretiempo influyó como pocas veces en el desarrollo. Eso complicó al arquero Alejandro Landriel y Abrojal generó peligro con envíos cruzados y pelotas paradas. Luego, la expulsión por roja directa de Fabián Battilana, a los 12’, melló el rendimiento del Verde sobre el cierre. Monterrey encontró espacios y de contragolpe, Nicolás Wasyleczko asistió a Ayala, que liquidó el partido a los 32’.
Fue la 11ª victoria del Bordó en el Clausura, un triunfo clave para seguir soñando con el título, no mermar en la presión sobre Caza y Pesca y, puntualmente, para tomar envión de cara al siguiente compromiso: contra Malvinas en Derqui. 
 
 

Comentarios