Mientras buscan reformarlo, cumple 30 años el código de contravenciones

Regula en forma exhaustiva la vida de los pilarenses. Este año se decidió su actualización pero su tratamiento sigue demorado. Aciertos y curiosidades de un documento fundamental.
 
domingo, 12 de agosto de 2012 · 00:00

 

por Alejandro Lafourcade a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Un día como hoy, pero de 1982, se promulgaba una serie de normas destinadas a regular nada menos que la vida cotidiana de los pilarenses: cumple 30 años la Ordenanza 44/82, código contravencional de Pilar, es decir, el texto que nos indica qué cosas no podemos hacer como vecinos del distrito.

Normas vigentes y curiosidades insólitas forman parte del mismo documento, firmado por el intendente de ese entonces, Ricardo López Herrero. “Las disposiciones de esta Ordenanza se aplicarán por infracciones municipales cometidas en el Territorio del Partido de Pilar”, indica su artículo 1º, mientras que “la administración de la justicia municipal estará a cargo de los Señores Jueces de Faltas”.

Precisamente, el texto regula el accionar de dicho juzgado, además de ocuparse en forma exhaustiva de situaciones tales como clausuras, decomisos y habilitaciones, mencionando aspectos relacionados con la bromatología y el cuidado del medio ambiente.

Sin embargo, este año el Estado se ha propuesto encarar una renovación de una vez por todas. Así, con el objetivo de actualizar la ordenanza, una comisión especial está encargada de llevar adelante la tarea, tomando como modelo el código vigente en la ciudad de La Plata.

Dicha comisión está integrada por los veinte concejales –presididos por el opositor Diego Ranieli-, más el juez de Faltas, Sebastián Zamarripa; el defensor del Pueblo, Orlando Bargaglio; la directora de Tránsito, Adriana Castro; y el director de Inspecciones, Roberto Airoldi.

Si bien todo forma parte de un largo proceso, entre los datos más salientes del código en que se inspirarán las reformas está el de la responsabilidad de los padres o tutores ante las faltas cometidas por los menores, algo que en Pilar está estipulado por otra ordenanza, aunque nunca se aplicó.

 

Cambios

No obstante, a lo largo de estas tres décadas, la Ordenanza 44/82 ha ido sufriendo pequeñas reformas, todas en la última década. Así, en el año 2003 se derogó el artículo 100, quitando la figura de “desacato”. Incluso, el texto afirma que la ordenanza “respondió a los intereses de un gobierno de origen de facto, inconstitucional y autoritario”.

Ese mismo año se agregó a las combis y traffics en la sección correspondiente a vehículos, mientras que en 2005 se introdujo una reglamentación específica sobre el estado de los remises y la obligatoriedad de la VTV.

El último agregado, de 2010, es la norma que infracciona a los responsables de los menores de 18 años que se encuentren alcoholizados en la vía pública, normativa que –como se afirmó en párrafos anteriores- en la práctica jamás se puso en vigencia.

 

Desde adentro

Parte de la comisión encargada de reformar el código, el concejal del oficialismo Fabio Gómez expresó a El Diario que “es un proceso complejo que incluye una ronda de audiencias y entrevistas con diferentes actores, escuchando cuáles serían las demandas de transformación, de cambio. La idea es esencialmente crear una herramienta útil y aplicable”.

No obstante, indicó que “a veces no es tanto un tema de generar legislación sino de que todos tomen conocimiento de la legislación existente, y si hiciere falta –que de hecho va a hacer falta- cambiar algunas cuestiones”.

Por otra parte, Gómez no avizora otras tres décadas de espera para la próxima reforma de fondo: “El mundo cambia rápidamente, y los códigos cada vez duran menos tiempo. Quizás hagamos algo para diez años, pero que durante esa época la norma consiga ordenar efectivamente”.

 

 

Creada por visionarios

 por Sebastián Zamarripa*

Indudablemente, a 30 años de su sanción, que la Ordenanza 44/82 se siga aplicando y en vigencia, habla de su excelencia. En su momento ha sido brillante la creación de esa legislación, han pasado tres décadas y siguen rigiendo muchos aspectos. En su momento, los que la crearon han sido visionarios.

Más allá de que en el texto haya varias cosas en desuso, otras se siguen aplicando, como lo referido a habilitaciones. Pero creo que ya era tiempo de generar una ordenanza contravencional nueva, respetando algunos lineamientos básicos de la 44/82, pero que se adecue a los tiempos que estamos viviendo.

Si el país ha evolucionado en los últimos 30 años, Pilar ha crecido, aún, a mayor velocidad. Sí opino que para generar una nueva ordenanza contravencional hay que consensuar, planificar y definir qué tipo de legislación se va a seguir.

Ojalá que dentro de 30 años quienes analicen la nueva ordenanza puedan opinar lo mismo de aquellos que hicieron la 44/82.

 

*Juez de Faltas de Pilar.

 

Comentarios