El Vía Crucis de Zelaya se convierte en un clásico

Miles de personas disfrutaban anoche de la actividad que se viene realizando en los últimos años y de la cual participa toda la comunidad.

sábado, 7 de abril de 2012 · 00:00

 

Miles de personas, anoche, siguiendo el imponente Vía Crucis de Zelaya.

 

Miles de personas disfrutaron anoche del Vía Crucis viviente que por cuarta vez desde el año 2008 (en 2011 se suspendió) organizó la capilla de la localidad, San José Obrero, junto con el apoyo de buena parte de la localidad que se ve movilizada por este desafío.

La actividad comienza a convertirse en un clásico no sólo de Pilar sino de la región, ya que año a año aumenta la cantidad de visitantes que llegan desde Partidos vecinos para ver la representación de la pasión y la crucifixión de Cristo, tradición del Viernes Santo.

Por las calles del centro del pueblo de Zelaya, cientos de vecinos recorrieron 10 de las escenas que contaron con cerca de 200 “actores y extras en escena”. Según había explicado Ariel Penín, párroco en la iglesia Nuestra Señora de Luján y San José Obrero, la idea es que “la gente se conecte con Dios y además, que se posicione en el papel que le toque”. El párroco, mentor de la idea, además pretende que la localidad de Zelaya, algo relegada en el mapa del distrito, comience a recuperar un lugar de protagonismo de acuerdo a su riquísima historia.

Hasta el año 2009 el Vía Crucis contemplaba 9 escenas. Este año se montó una más. De la escenificación participaron casi 200 actores de los cuales 56 de ellos contaron con un papel determinado que hace a la dramatización de las 10 escenas de la Pasión de Cristo.

A lo largo del Vía Crucis se pudieron ver palacios y templos de más de cuatro metros de altura, lo que denota el trabajo de los vecinos a lo largo de varios meses.

La comunidad de Zelaya no deja de manifestar su asombro por el crecimiento y la trascendencia que cobró el Vía Crucis. De hecho en el año 2008 hubo 600 personas. Al año siguiente se acercaron más de 1.300, según el número que contó la Policía. En el año 2010 hubo más de 3.500 personas. Fue precisamente en este último Vía Crucis que Zelaya recibió turistas de Entre Ríos, Capital Federal y hasta de Uruguay.

Al margen de lo religioso, el Vía Crucis busca que el pueblo de Zelaya adquiera cada vez más protagonismo como localidad. “No se olviden que hasta hace unos años Zelaya ni figuraba en los mapas, siendo más vieja que Matheu y Villa Rosa”, resaltó el párroco. 

 

Comentarios