Fénix bailó bajo la lluvia y se acerca a la consagración

Derrotó 3-1 a Argentino de Rosario y mantiene 4 puntos de ventaja sobre su escolta, Argentino de Quilmes. Tras un 1º tiempo parejo, dominó en el complemento y con 2 golazos de Pipino selló la victoria.
 

29 de abril de 2012 - 00:00

 Fénix consiguió una victoria fundamental para ir acortando el camino hacia la consagración. En Rosario bailó bajo la lluvia con un gran segundo tiempo en el que resolvió el partido y lo mantiene al tope de las posiciones del campeonato de la Primera Dcon 9 puntos por delante.

Ayer, el equipo de Oscar Santángelo logró imponer su juego en el segundo tiempo marcando una clara diferencia en los 20 minutos iniciales y con un Esteban Pipino memorable, que se consagró figura con dos golazos determinantes, para el 3-1 final ante Argentino de Rosario.

Jugó con la presión de saber la victoria 4-2 de Argentino de Quilmes, su escolta, ante Atlas, y que lo obligaba a sumar de a tres. Con la victoria consumada, el Águila se mantiene como líder del campeonato con 66 unidades y mantiene las 4 de diferencia sobre su escolta.

 

Fue de mayor a menor

Todo había arrancado mejor para el conjunto de Pilar, porque en los 10 minutos iniciales del partido tomó el control de la pelota, del campo pero le faltaba profundidad para destrabar la actitud con la que había salido a jugar el Salaíto.

Fénix encontraba la salida ofensiva por el sector izquierdo cuando se asociaban Daniel González, de gran primer tiempo, Marcos Riquelme y Sebastián Ciaccheri.

Ya había insinuado un par de veces sobre el área de Mauro Andrada, y recién a los 9’ encontró la diferencia. González desbordó hasta el fondo, metió el centro que sobrepasó al arquero y por detrás apareció Mariano Puch, otro de gran rendimiento por derecha, para ponerse arriba en el marcador.

Sin embargo, el nivel de juego del Albinegro decayó y se confió demasiado. Argentino, sin hacer mucho, lo complicó mordiendo en la mitad y con centros cruzados o pelotas paradas que le dolieron mucho a la última línea pilarense.

A los 14’ avisó el Salaíto con un tiro libre de Matías Pared, que Héctor Santillán quiso retener, pero la bocha se le escapó dio en el palo y Nicolás Vázquez la tiró afuera.

Llamado de atención porque a los 17’ llegó la igualdad. Álvarez Mellín favorecido por la caída de Ciaccheri, mandó el centro al punto penal para que de palomita Juan Zárate clavara el empate. Después el partido se equilibró, se tornó luchado en el medio y algunas aproximaciones con remates de media distancia fue con lo único que arriesgaron.

 

Amo y señor

El segundo tiempo fue a pedir de Fénix. Tras el lavado de cabeza en el vestuario, los pilarenses se comieron la cancha bajo la lluvia. El Cuervo asedió a Argentino, lo acorralaba contra su arco pero le faltaba profundidad para generar situaciones.

Pero a los 13’ consiguió la diferencia. Le pagó con la misma moneda a Argentina a la salida de un tiro libre, González se la sirvió a Pipino para que meta el derechazo que se clavó contra el palo derecho de Andrada.

Con el 2-1, el Águila se refugió y esperó a meter alguna contra para cerrar el partido. Y así fue, porque Santillán despejó con los puños, Lionel Fonzalida arrancó de mitad de cancha y escapó a su marcador, asistió a Puch y el ex Flandria dejó solo a Pipino para que en el cara a cara con Andrada defina con 3 dedos al segundo palo. Con la diferencia a su favor, Fénix manejó los tiempos, aunque pasó momentos de zozobra por los centros cruzados que tanto sufrió.

Finalmente festejó bajo la lluvia y más de uno se animó a cantar camp… aunque todos saben que faltan 3 pasos por dar para volver a la C.   

 

 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar