Un basural municipal genera malos olores en un barrio del centro

En el Obrador manifiestan que sólo depositan ramas. Pero los vecinos aseguran que las emanaciones provienen de otro tipo de residuos. Pegado al lugar hay un jardín de infantes.
sábado, 10 de noviembre de 2012 · 00:00

A pocos metros de la estación de trenes de Pilar del ferrocarril San Martín se encuentra el Obrador Municipal, un predio desde donde salen muchas de las tareas de mantenimiento y de limpieza en Pilar.

Dentro de su terreno se pueden apreciar a simple vista montañas de basura. Según los encargados del lugar, son ramas provenientes de las podas que realiza el personal municipal y que luego son llevadas a otro lugar para su reciclado.

Pero desde la otra vereda, se encuentra la palabra de los vecinos, que son quienes aseguran que además de ramas, también se pueden ver restos de basura de particulares. “Por las noches se sienten los ratones cruzar la calle, salir de ahí”, señaló un vecino cuya vivienda se encuentra frente al depósito, sobre la calle Río Negro.

 

Al jardín

Más allá de lo perturbador que resulta para los vecinos el mal olor y la presencia de roedores producto del basural, pegado al depósito se encuentra el jardín de infantes N°925, cuyos chicos también tienen que tolerar las consecuencias de los restos de basura.

“El olor se siente más que nada en verano, o cuando hace calor”, dijo la directora de la institución, Inés Cánepa. La mujer, por otro lado, señaló que en otros años la situación era peor, y que desde el Obrador siempre dieron la respuesta rápida para solucionar el problema, sin embargo, admitió que “es una situación  que no es la ideal. Se vieron mejorías, y deben haber más”.

La docente también recordó que anualmente desde el área municipal, se limpia el predio, pero que esto también trae consecuencias tanto para el jardín como para el barrio: “El año pasado, el Obrador se ocupo de tirar cebo para matar roedores, que aparecieron en la vereda”.

Este no fue el único episodio que vinculó negativamente al jardín con la dependencia municipal. Hace aproximadamente dos años, en horario de clases, una persona prendió fuego las ramas acumuladas y el humo se propagó dentro del jardín, a algo más de 10 metros del cúmulo de ramas.

 

Sobre llovido

 

Ignacio Bianco vive en el barrio desde hace muchos años. Como pocos, sabe que la situación no siempre fue desfavorable, pero que últimamente los fuertes olores han ido en aumento: “Esto no pasaba antes. No tiraban basura”, sentenció. A su vez, se refirió a las lluvias que recientemente azotaron a Pilar y las consecuencias que estas tendrán en los próximos días en el barrio: “Ahora se mojó todo y cuando salga el sol va a ser una pudrición. Ahí se va a sentir fuertemente el mal olor”, aclaró el hombre. 

 

No te metás

Algo que huele mal

Hace dos años, algunos vecinos y miembros de la cooperadora del jardín 925elaboraron una carta y la enviaron a la UMGE para pedir por una respuesta concreta. Sin embargo, “nunca respondieron”, explicó Pablo López, uno de los frentistas.

“Esto es siempre lo mismo y ningún vecino se quiere meter porque es de la Municipalidad”, aclaró el vecino. Ignacio Bianco también habló de la falta de organización y el pedido de una solución: “Esto viene de hace rato, nadie hace nada. El jardín tampoco se queja. No sé si tendrán miedo o qué”.

Sumado a los residuos que se concentran en el lugar y que provienen de los camiones, también se agregan los que vienen de las vías. El predio da a las vías del ferrocarril, y es justamente en este lugar donde se ha roto el cerco perimetral, lo que permite que haya basura también por fuera del terreno, perteneciente a gente que no vive en el barrio y que al pasar contribuye a la contaminación.

 

La Frase 

“El olor se siente más que nada en verano, o cuando hace calor”. Inés Cánepa, directora del Jardín 925.

 

Comentarios