Adentro de la cancha, una fiesta

En el entretiempo hubo incidentes, pero a la hora de jugar Derqui-Monterrey le ganó un partidazo a Belgrano de San Nicolás y sigue invicto en la Zona Norte A. Runke, Díaz y Hasenauer, las figuras.
 
domingo, 28 de octubre de 2012 · 00:00

La violencia quiso ser protagonista de la noche de estreno de Derqui-Monterrey en su casa en el Provincial de Clubes y lamentablemente, lo que consiguió fue que la mayoría del público se perdiera otra gran actuación del equipo de Javier Prodan.

Los violentos produjeron una batalla campal en el entretiempo (ver página 27) y obligaron a los árbitros a disputar el segundo tiempo a puertas cerradas.

Allí, dentro del rectángulo de juego, la Fusión y Belgrano de San Nicolás brindaron un espectáculo de alto vuelo y terminó con otro festejo de los derquinos 86-75.

Derqui tuvo su desafío más importante, con un rival de altura, experiencia y jerarquía. Y lo superó con otra fantástica noche de Rubén Runke, Luis Díaz y un cierre bárbaro de Leandro Hasenauer.

El equipo siempre encuentra una respuesta para salir adelante y por ahora marcha invito en tres presentaciones, para ser líder de la Zona Norte A con puntaje ideal.

 

Tanque y francotiradores

La receta de la Fusión es simple y contundente. Tiene un tanque en la pintura que se le planta a quien sea. El Toro Runke tuvo 40 minutos en un mano a mano tremendo con el gigante Diego Ferrero y saló airoso.

Tuvo que sufrir muchas veces la jerarquía del jugador de 2,05 metros, con pasado en Europa y la Liga Nacional. Pero no le dio oportunidades de segundos tiros y en ataque, con su potencia física, le aplicó 24 unidades. Un par abriendo espacios como un tanque. Espectacular.

El problema que tuvo Belgrano es que cuando quiso fortalecerse para que Runke no lo lastime, sufrió la contundencia de los francotiradores.

Luis Díaz fue otra vez determinante. En el peor momento del equipo, el arranque del tercer cuarto en el que se enfrió y pasó a perder 43-36 (el PT fue 36-35), apareció con 4 de sus 5 triples de la noche.

Encima, al bombardeo, le agregó una jugada mágica contra dos defensores en el último cuarto (uno era el gigante Ferrero), en la que nadie sabe cómo pasó y definió con su típica bandejita que entró limpia y sin tablero. Solo faltó el taran-taran de ESPN. Para enmarcarlo.

Pero el Chavo no fue la única solución. Leandro Hasenauer, que entró desenfocado en la primera mitad, ajustó la mira en el complemento y fue letal.

El Mago aplicó 9 unidades en el tercer acto, donde terminó con 2 triples que pusieron como bonus una buena diferencia en el tablero pensando en la revancha.

Otro asesino silencioso es Alejandro Irigoyen. No tuvo mucho protagonismo ofensivo, pero en el cierre entró a frenar al, hasta ese momento, imposible de parar Facundo Pascual (31).

Lo secó y como extra, le metió un triple fundamental para destrabar la noche. Derqui culminó una agitada noche con otro festejo que lo deja en lo alto de la Zona Norte A y ya puede empezar a soñar con la clasificación.

 

 

 

De frente
“Sabíamos que teníamos que ganar para quedar punteros en el grupo y para que empiecen a respetar a Derqui. Jugamos contra un equipo de nombre y con jugadores de calidad, pero Derqui es fuerte en su cancha y hay que seguir creciendo”, declaró tras la victoria, Javier Prodan.

 

 

El mismo camino
“Fue muy importante que se pudo ganar de local. La idea es poder mantener la localía y meter alguno más de visitante, pero hay que seguir por el mismo camino”, opinó el artillero a larga distancia, Luis Díaz.

 

 

“Nos ayudan a crecer”
“Le ganamos a un buen equipo. Nos costó el primer minuto del segundo tiempo meternos en el partido, después arrancamos y sabíamos que teníamos que defender para ganarlo”, destacó Rubén Runke.

“Se pudo lograr un triunfo que era importante para nosotros. Estas victorias nos van a ayudar a crecer más y a pensar en el partido que viene para volver a intentar ganar”, sentenció el Toro.

 

Comentarios