El abuso de alcohol, tema de reflexión en la escuela

miércoles, 24 de octubre de 2012 · 00:00

El uso abusivo del alcohol, droga legal que llega a los adolescentes de hogares de los distintos niveles de ingresos con toda facilidad, impulsó al Estado nacional a reforzar con acciones concretas una campaña desde las escuelas de todo el país.

La última encuesta realizada por la Secretaría de Programación para la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) sobre el consumo de sustancias en estudiantes de 13 a 17 años reveló que el alcohol es la sustancia de mayor consumo.

“Cuando hay plan de vida, y cuando de esto se habla, se hace más difícil la penetración de las adicciones”, dijo Rafael Bielsa, titular de la SEDRONAR, durante un encuentro en el Ministerio de Educación, cuya apertura fue encabezada por el ministro Alberto Sileoni.

El alto consumo de alcohol, continuó Bielsa, “es un problema de todos. Es un verdadero drama porque es una droga legal, como los psicofármacos, presente en los hogares y muy accesible”.

“No responde a las diferencias sociales, no es cuestión de ricos o de pobres, y afecta cada vez más en forma temprana, y sobre todo a quienes no han podido construir su proyecto de vida”, reflexionó.

La encuesta en estudiantes reveló además que el 65% de los chicos reconoció haber tomado cinco tragos o más en una misma ocasión en las últimas dos semanas, que según la Organización Mundial de la Salud es la medida del uso abusivo.

Si bien “las escuelas han venido trabajando en el marco del Programa Nacional de Educación y Prevención sobre las Adicciones y el Consumo”, señaló Sileoni, la campaña “Hablemos del tema”, que se iniciará en febrero, reimpulsará la prevención en las primarias y secundarias y acciones más concretas destinadas al nivel medio.

Graciela Torres, coordinadora de ese programa educativo dijo a Télam que el trabajo que se puede hacer desde las escuelas en términos de prevención del alcoholismo es mucho y analizó una de las conductas adolescentes conocida como “la previa”.

“Se presenta como un ritual que posibilita la socialización;  sin embargo, el exceso de consumo de alcohol dejará afuera, sobre todo, al chico o la chica que tomó más, habrá un final inesperado, sin llegar a caer en mencionar los más dolorosos o irreparables”, explicó.

Para la especialista, “esa consecuencia de la previa que no se ve es la que se puede trabajar en las escuelas, haciendo un esfuerzo para ligar diversión con otras alternativas”.

 

Comentarios