Los 100 años de Raúl Buide, una eminencia de la veterinaria

El 7 de octubre llegó al siglo de vida. Es considerado un maestro y formador de su profesión en la Argentina. Se ocupó especialmente de los caballos y fundó la veterinaria San Martín.
sábado, 13 de octubre de 2012 · 00:00

por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Vecino entrañable y parte de un Pilar que siempre está en el recuerdo, veterinario ejemplar y eminencia para sus colegas, don Raúl Buide cumplió 100 años de vida el pasado 7 de octubre. Su trayectoria lo ha llevado a recibir premios y reconocimientos aún en la actualidad, cuando hace décadas que se ha alejado de su profesión.

El hombre nació en José C. Paz el 7 de  octubre de 1912, pero se mudó con su familia a Pilar cuando tenía seis años, pueblo del que nunca más se fue. Luego de cursar la primaria en la Escuela N°1, al terminar sexto grado debió trasladarse hasta el Colegio Nacional Carlos Pellegrini, en donde ingresó como alumno regular a nivel secundario.

Su padre fue don Manuel Buide, un español emprendedor que eligió Pilar para asentarse definitivamente con su familia. Incansable, fue él quien propició la instalación de la primera red de luz eléctrica de la ciudad. Asimismo, para albergar a los obreros de la incipiente empresa loteó una serie de terrenos cercanos a las vías del FFCC San Martín, barrio que hoy es denominado precisamente Villa Buide.

Ya por esa época, el Pilar de calles de tierra y escasos habitantes fue moldeando la vocación de Raúl: la salud. Si bien en un principio soñaba con ser médico, el joven salió sorteado para realizar el servicio militar. Al finalizar la conscripción –era 1934-, se encontraba desorientado con respecto a su futuro, pero una mañana leyó en el diario que a fines de febrero se cerraba la inscripción en la facultad de Agronomía y Veterinaria. Su vocación era curar, en este caso animales.

Así comenzaron sus estudios en Capital Federal, ayudado económicamente por su hermana Ofelia. Durante muchos años, la rutina fue la misma: tren hasta Villa Devoto y de allí el colectivo 5 para llegar hasta la Clínica de Grandes Animales de la UBA. El camino inverso lo depositaba en Pilar recién a las 19.

Mientras, en los ratos libres se dedicaba al deporte, en especial el fútbol –siguiendo a San Lorenzo-, cuando era un temible “inside” izquierdo de la Liga Mercedina. Además, también fue maratonista.

 

Respetado

Hace casi 75 años cuando Raúl Buide se inició en la veterinaria, la profesión era casi desconocida y tan sólo existía un puñado de profesionales destacados en todo el país. En cuanto a Pilar, apenas obtuvo el título de la UBA, el por entonces intendente Luis Battaglia lo designó Veterinario Municipal, pero con una misión especial: perseguir a los lecheros que le echaban agua a la leche para engañar a los clientes.

Desde un principio le interesaron las enfermedades equinas, y luego de una larga temporada en la docencia, sintió que había llegado el  momento de ejercer su profesión, por lo que comenzó a atender caballos en Pilar, consiguiendo una buena clientela, primero en domicilios y luego en haras y demás establecimientos. Además, con uno de sus grandes maestros, el doctor Newton, recorrió el país curando todo tipo de caballos. Además, fundó la veterinaria San Martín, que hoy continúa funcionando en su ubicación original de San Martín y Tucumán, dejando la posta a su hijo, también llamado Raúl.

Docente de prestigio, respetado por alumnos y colegas, a mediados de la década de 1980 fue designado por la UBA con el título de Profesor Emérito de la Facultad de Ciencias Veterinarias, una distinción notable; mientras que desde 1984 es miembro de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria.

Su experiencia acumulada fue la fuente de “Manejo de haras”, su libro, un manual indispensable para la profesión. Escribirlo le llevó nada menos que once años, pero en sus páginas está reflejada toda su sabiduría.

El veterinario Tomás Trucco, en una nota publicada en la revista La Especie Equina, expresa que “el Dr. Buide además de la docencia y de la práctica profesional supo hacer escuela, fue formador de profesionales, hoy exitosos, y él como maestro siempre estuvo pendiente de los triunfos de sus alumnos, como si fueran sus hijos espirituales”.

 

Galardón 

En 2010, cuando estaba cerca de cumplir los 98 años, Raúl Buide fue distinguido por la Universidad de Buenos Aires –en el marco de su 190º aniversario- como personalidad benemérita de la Facultad de Ciencias Veterinarias.

 

Comentarios