Sebastián y su robot fueron campeones en Paraguay

Diseñó un autómata “luchador” de sumo. Atravesó las diferentes rondas y ganó la final. Para el joven pilarense significó su primer triunfo. 
lunes, 18 de julio de 2011 · 00:00

En lo que fue su primera presentación fuera del país, Sebastián Aguilera se proclamó campeón en su categoría, en el certamen internacional de sumo de robots, disputado este sábado en Paraguay.

El joven pilarense compitió con su creación SEA-BOT 3, con el que terminó ganador, y con Sparta, un robot construido por alumnos de la Técnica 1, a quienes representó en Asunción, finalizando en el 5º puesto. Los chicos de la EET que no pudieron viajar son Diego Castellote, Bárbara Fernández, Alan Tachella, Lucas Arellano, Pablo Zurano y Elizabeth Dauvergne.

Ex alumno de esa misma escuela –egresó en 2006-, Aguilera comenzó a dedicarse de lleno a la robótica el año pasado, luego de algunos intentos cuando aún cursaba en las aulas de la Técnica.

El certamen se disputó en la Universidad Nacional de Asunción, y constó de dos categorías: libre y para alumnos de Polimodal. El robot ganador, una especia de pequeña pala mecánica, compitió junto a otras quince máquinas.

El comienzo no fue alentador: tras caer derrotado en el primer combate, debió avanzar desde la rueda de perdedores. Así fue sorteando todas las instancias, hasta ganar su llave y adquirir así el derecho de enfrentarse con el triunfador de la rueda de ganadores, por el título definitivo. La final se disputó frente un participante paraguayo. Luego de perder el primer round, SEA-BOT 3 se impuso en los otros dos, ganando la competencia.

Como premio, Sebastián se quedó con un trofeo y un kit de robótica (que incluye sensores, placa de potencia, programador y demás insumos). En diálogo con El Diario, el campeón indicó que “la idea es dejar a SEA-BOT 3 como está, y con el kit que me dieron, armar otro robot”.

 

Luchadores

Cada robot luchador de sumo está programado y tiene un “cerebro” que toma información de sus sensores de objetos –cuando detecta uno cercano, lo embiste-, y para no salirse del ring. Luego de tomar la información ejecuta una orden programada por su creador: es decir que no hay controles remotos, sino que el robot se maneja de manera autónoma adentro del área de combate.

En cuanto a las características de la competencia, esta se basa en colocar a dos robots en un ring circular, para que “luchen” entre sí con el objetivo de sacar al contrincante del espacio de pelea, tal como sucede en los combates de sumo, tradición milenaria en Japón.

Con su primer título bajo el brazo, Sebastián ahora piensa en las próximas competencias, como la del 27 de agosto en Córdoba, así como fechas en Paraná, San Nicolás Ciudad de Buenos Aires y Bahía Blanca.

En este sentido, en la Argentina el fenómeno de las competencias de robótica está en constante crecimiento: en la última competencia de Bahía Blanca se presentaron alrededor de 90 robots, y los torneos se replican cada vez con más asiduidad.

Comentarios