Garantizan operación a chicos con cardiopatías congénitas

sábado, 16 de julio de 2011 · 00:00

 

La campaña para reducir la mortalidad infantil causada por cardiopatías congénitas incluyó la operación de centenares de menores de seis años sin cobertura sanitaria, que fueron intervenidos en hospitales públicos con aporte del Ministerio de Salud, informó hoy esa cartera.

Más de 700 niños menores de seis años que sufrían cardiopatías congénitas y no contaban con cobertura sanitaria fueron operados durante los primeros cinco meses de este año, consignó un comunicado.

La cifra se suma a 1.950 intervenciones quirúrgicas hechas en 2010 que redujeron “ostensiblemente la lista de espera para este tipo de cirugías”, que en años anteriores implicaban una demora de hasta dos años”, indicó el ministro de Salud, Juan Manzur.

“Ya son 17 los hospitales públicos que realizan estas operaciones” en todo el territorio nacional, añadió, y consideró que “es muy esperanzador en términos de inclusión social” que los chicos nacidos con algún problema del corazón “puedan crecer sanos”.

El ministerio financia a través del Plan Nacer, como parte del Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas, todas las operaciones cardíacas, estudios diagnósticos y traslados de niños menores de seis años con malformaciones congénitas del corazón, que no cuentan con cobertura de salud.

“Estas operaciones de alta complejidad realizadas en forma oportuna y con recursos humanos altamente calificados, también nos ayudan a que la mortalidad infantil siga su curva decreciente en nuestro país”, consideró Manzur.

Martín Sabignoso, coordinador del Plan Nacer, informó que “el programa lleva invertidos más de 32 millones de pesos” en su funcionamiento como seguro de salud.

En Argentina nacen cada año más de 5.000 chicos con algún tipo de malformación coronaria, que en el 70% de los casos requiere una intervención oportuna y de alta complejidad.

El Plan del Ministerio de Salud prevé destinar, hasta 2015, unos 776 millones de pesos para financiar unas 13 mil operaciones en total.

“Pasamos de tener mil chicos que morían de muertes evitables, a tener niños que van a revertir la situación porque la mortalidad de la cirugía cardiovascular es menor al 5%, mientras que la mortalidad de los que no acceden a la operación es del 100%”, dijo  el jefe de Cardiología del Hospital de Pediatría Juan Garrahan, Horacio Capelli.

A través del programa fue organizada una red federal y un ente coordinador de la derivación, para aprovechar las capacidades preexistentes y garantizar la intervención de todos los niños, independientemente de dónde hayan nacido o residan.

Entre los hospitales que más cirugías realizaron se cuentan el Garrahan y el Ricardo Gutiérrez, en Capital Federal; el Sor María Ludovica, en La Plata, y el Instituto Cardiológico de la Provincia de Corrientes.

Comentarios