Hallan 10 carcazas de transformadores sumergidas en el río Luján

Fue durante un operativo de funcionarios judiciales y de la OPDS. La presencia de los artefactos había sido denunciada por vecinos de la zona. Analizan si contienen o no sustancias contaminantes.
domingo, 12 de junio de 2011 · 00:00

 

Una carcaza es retirada por la grúa. Todas serán tratadas para su disposición final.

 

 

Para los vecinos de la zona que ya habían advertido desde hace varias semanas la presencia de transformadores de energía eléctrica sumergidos en las aguas del Río Luján, ese singular hecho ya no era una novedad. Sin embargo, el panorama sí resultó sorpresivo para el personal del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) que llegó ayer al lugar, luego que habitantes de zonas linderas a la ribera realizaran la correspondiente denuncia.

Del procedimiento también participaron funcionarios de Justicia pertenecientes a la Fiscalía Nº 3 de Delitos Ecológicos de los Tribunales de San Martín.

Hasta alrededor de las 17 de ayer, ya habían sido 10 las carcazas de transformadores halladas y extraídas desde la profundidad de las aguas, tarea que se vio facilitada para los buzos tácticos que llevaron a cabo el rastrillaje debido a que el río se encontraba en un nivel bajo. Cabe destacar que los aparatos fueron encontrados a la altura de la calle Membrillar, en el barrio Río Luján de Pilar.

El principal riesgo potencial para el medio ambiente del inusual hallazgo radica en que los artefactos puedan contener restos de PCB, una sustancia prohibida y cancerígena que se encontraba en el interior de los antiguos transformadores con fines refrigerantes hasta que comenzó a ser reemplazada.

 

Autores

Ahora, el trabajo de los funcionarios del OPDS y de la fiscalía apunta a determinar, por un lado, si los aceites que se encontraban en el interior de los aparatos son contaminantes, y a identificar al responsable del vuelco de las carcazas.

“Se encontró aceite en su interior. Ahora lo que habrá que analizar es si esa sustancia contiene o no PCB. Para eso habrá que esperar el resultado de los análisis que estarán listos a más tardar dentro de 4 o 5 días”, le explicó a El Diario la directora provincial de Controladores Ambientales de la OPDS, Verónica Gladario. 

En tanto, la acción de la Justicia se centrará en esclarecer la trazabilidad de los transformadores. Para ello se basará en las placas identificatorias que poseían algunas de las carcazas halladas, lo que permitiría rastrear el recorrido de los artefactos antes de ser arrojados al río.

Hasta el atardecer de ayer, todavía cuatro buzos tácticos continuaban realizando tareas de rastrillaje en otras áreas del curso de agua para descartar la posibilidad de que también hubiese presencia de transformadores en otros tramos del Luján.

“Habrá que esperar hasta la semana que viene los resultados de los análisis. Ahora, lo que sí queda claro es que el que hizo esto es un delincuente”, enfatizó Gladario.

Vale destacar que el operativo conjunto entre el personal de la OPDS, la policía, los buzos tácticos y los funcionarios judiciales se extendió entre las 10 de la mañana de ayer y las 18 aproximadamente, cuando la falta de luz hacía imposible continuar con el rastrillaje.

 

 

A domicilio
La directora provincial de Controladores Ambientales de la OPDS, Verónica Gladario, aseguró ayer que la denuncia que terminó en el hallazgo de los transformadores se formuló de una manera poco habitual: la hizo un vecino que, en la noche del viernes, se acercó personalmente hasta la casa del titular del organismo provincial, José Molina, en Presidente Derqui.

 

 

Sustancia prohibida
Qué es el temido PCB

El policloruro de bifenilo (PCB) es un compuesto químico formado por cloro, carbono e hidrógeno, que está considerado -según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)- como uno de los doce contaminantes más nocivos del planeta.

Debido a su gran estabilidad térmica biológica y química, así como por su elevada constante dieléctrica, los PCB’s se usaron masivamente hasta mediados de 1970 como aislantes para equipos eléctricos como transformadores, interruptores, capacitores y termostatos. Su uso actualmente está prohibido en casi todo el mundo.

En la Argentina, la Ley 25.670 de protección ambiental para la gestión y eliminación de PCB define que el nivel mínimo que debe contener una mezcla para considerarse contaminada por PCB es de 50 partes por millón y estableció al año 2010 como último plazo para su eliminación total.

Los PCB’s pueden ingresar en el cuerpo a través del contacto de la piel, por la inhalación de vapores o por la ingestión de alimentos que contengan residuos del compuesto.

Un transformador con buen mantenimiento y trabajando sin exceso de carga, puede tener una vida útil variando entre 40 y 60 años; posteriormente se consideran residuos peligrosos.

La liberación del aditivo con PCB contamina el suelo, las napas y el agua; no sólo de un barrio sino de toda la zona porque una de las características del PCB es que se desparrama con facilidad. Pero el principal riesgo ocurre si los transformadores explotan o se prenden fuego, en ese caso, el PCB se transforma en un producto químico denominado dioxina. Ésta se produce a través de la combustión de los bifenilos policlorados.

Las dioxinas son las sustancias más dañinas que se conocen. Son cinco millones de veces más tóxicas que el cianuro y se ha comprobado que son cancerígenas.

 

Comentarios