Cuando meditar es una buena terapia

En el distrito cada vez son más las personas que buscan la paz interior a través de la meditación. Expertos aseguran que los resultados se traducen en autocontrol, relajación y mayor concentración.

6 de febrero de 2011 - 00:00

 

Jorge Genini, en uno de los seminarios que dicta en su estudio de La Lonja.

 

 

por Celeste Lafourcade

 

Asomar la cabeza en el mundo de la meditación, incluso cuando esto sea motivado por una simple curiosidad pasajera, es abrirle la puerta a un mar de palabras desconocidas que describen estados también desconocidos y a un camino tan misterioso como inabarcable de métodos, técnicas y filosofías. Mientras el mundo empuja lentamente a darle menos importancia a los prejuicios que a la tarea de vivir en plenitud, en Pilar -en centros profesionales o en domicilios particulares- cientos de personas se concentran para buscar la paz interior.

Cada vez menos vista de reojo por los escépticos, la buena fama de la meditación crece al ritmo de recomendaciones mediáticas, bibliografía y voces autorizadas que hablan de sus efectos positivos en la vida cotidiana. Autoconocimiento, relajación, sabiduría, autocontrol y concentración, son algunos de ellos.

Hablar de meditación es referirse a una práctica que apunta a un estado de atención concentrada en un objeto, en un pensamiento, en la propia conciencia  o el mismo estado de concentración. Existen diferentes técnicas para alcanzarla que utilizan herramientas variadas como el sonido de cuencos tibetanos, gongs, canto de armónicos y otros instrumentos considerados sagrados por distintas culturas.

Desde hace 13 años, “Wee” Jorge Genini comenzó a introducirse en la práctica de la meditación y desde hace siete lo realiza de forma regular, dictando seminarios en su propio espacio ubicado en La Lonja. En diálogo con El Diario, explicó que “al principio practiqué lo que comúnmente se llaman meditaciones guiadas, trabajos de visualizaciones con los que se logra generar estados de calma y sensaciones agradables”.

Hoy, tras un paso por la meditación zen se dedica a la técnica Vipassana, vocablo que significa “ver las cosas tal como realmente son”, una de las más antiguas de la India que tiene por objetivo la total erradicación de las impurezas mentales, y como consecuencia, la felicidad suprema de la completa liberación.

Según su análisis, “he notado que en los últimos años ha habido un número creciente de personas que practican alguna técnica de meditación” y puesto a buscarle una explicación, arriesgó: “creo que las personas de nuestra sociedad ya no lo ven como algo raro perteneciente a una religión o culto, sino que están más abiertas a experimentar estas prácticas que nos llevan a una evolución personal”.

 

Motivación

Generalmente inducidos por experiencias transmitidas de otros pares, están quienes buscan en la meditación un método para contrarrestar el stress cotidiano al que se ven sometidos por sus actividades, o quienes llegan con la intención de iniciar un camino espiritual de búsqueda interior.

En el mismo sentido, Edith Peralta, directora del centro de yoga y meditación Yoga Integral Pilar, aseguró que “hay mucho interés de la gente, tenemos mucha gente incluso en enero y febrero, hay una gran necesidad de relajarse y encontrar un cable a tierra”.

Según la mujer, “hay mucha gente que viene a conocerse a sí misma, buscan un camino”. Y agregó que en su mayoría son mujeres de entre 20 y 40 años, entre ellas docentes, médicas y psicólogas.

En su caso, Julio Oteiza, profesor de yoga y asiduo concurrente a seminarios de meditación, garantizó que “para mí es una terapia, dejás los problemas de lado y te tranquiliza mucho”. Asimismo, aseguró que “llego cansado y salgo con muchas más energías, el cuerpo se oxigena con la respiración y eliminás toxinas”.

En tanto que para Genini, los beneficios radican en “aumentar la atención y la concentración” y “se acepta con más calma y sabiduría las situaciones que se nos presentan en la vida. Se vive con más tranquilidad y felicidad”.

 

Iluminación

La respiración es una de las bases sobre las que se apoya la meditación, que en algunos casos se vale de la repetición de mantras (palabras en idioma sánscrito, el más conocido es OM) que actúan como instrumentos para liberar a la mente de los pensamientos.

Precisamente, es ese el objetivo máximo de la meditación. “No se trata de decir ‘no pensar’ porque ahí ya le estás mandando una orden a la mente, tenés que despegarte y ser observador”, indicó Oteiza.

Palabras similares fueron las de Peralta, que aclaró que “no es la mente en blanco, porque el blanco ya es algo, es la nada”. “Cuando uno llega a ese momento –continuó- se olvida del entorno y del físico, llegás a gozar del espíritu a manejar los sentimientos no por lo que nos condiciona la mente”.

De todos modos, cabe aclarar que alcanzar el estado de iluminación, samadhi, satori, o el nombre que reciba según la técnica no es, en la mayoría de los casos, tarea sencilla. 

“La meditación es una práctica y uno debe dedicarle tiempo para desarrollarla sin buscar ningún objetivo más que el de la practica misma”, afirmó Genini.

“A veces –añadió- durante el primer período uno siente que avanza rápidamente y tiene meditaciones llenas de sensaciones agradables pero al otro día, al sentarse a meditar, uno no logra concentrase ni un minuto, esto hace que uno se desmoralice y pierda interés. Es a es a través de este esfuerzo que vamos avanzando y desarrollándonos en la práctica y la sabiduría”.

Por su parte, Oteiza alcanzar el estado máximo “depende de la predisposición, hay gente que le lleva años de práctica”, y agregó que en su caso “lo conseguí por un instante, milésimas de segundo y después volvés a caer en los pensamientos”.

 

 

Glosario para la meditación
Mantra: palabras en idioma sánscrito por repetición como instrumentos para liberar a la mente de los pensamientos.

OM: es el más poderoso de todos los mantras. Es la vibración original de donde proviene la creación.

Shanti: mantra que en sánscrito significa paz interior o paz en la mente.

Vipassana: una de las técnicas de meditación más antigua de la India que tiene por objetivo la total erradicación de las impurezas mentales, y como consecuencia, la felicidad suprema de la completa liberación.

Cuencos Tibetanos, Gongs, Canto de armónicos: algunas de las herramientas sonoras utilizadas para ciertas técnicas de meditación.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar