Doble festejo de cumpleaños para Jesús El Indio Fleitas

sábado, 8 de octubre de 2011 · 00:00

 

El Indio cumple 75 años, su escuelita 49.

 

Hoy sábado, Jesús El Indio Fleitas, festeja por partida doble porque no sólo cumple 75 años de edad sino también los 49 con su escuelita de fútbol. Sin embargo, la tradicional fiesta recién podrá hacerla en el próximo diciembre porque ahora atraviesa un problema de salud que se lo impide. “No es nada grave, pero me duele al caminar”, dice Jesús sobre una infección en uno de sus pies a consecuencia de haberse caído con su bicicleta.

El problema lo arrastra desde hace algunos meses y eso le evita hacer lo que más le gusta: enseñar a los chicos a jugar al fútbol. No obstante varios de sus ya adultos discípulos fueron a saludarlo en su casa del barrio Monterrey de Presidente Derqui. “Todos recuerdan cuando tenían unos 7 añitos y yo les enseñaba a jugar con su primera pelota de cuero, hoy son padres y me mandan a sus hijitos para lo mismo”, dice con nostalgia el veterano maestro mientras prosigue con lo que hará en diciembre porque, acorde a su humilde condición, “ya hablé con algunos comercios, y con Julio Lacava de la cooperativa telefónica para que los chicos tengan sus facturas, golosinas y gaseosas al final de la marchita que vamos a hacer por el centro de la ciudad”.

Es que la marcha, efectivamente, la realiza con los chicos de la escuelita, pancartas y banderas alusivas en una extensa travesía. El Indio mantiene su espíritu solidario y un optimismo que lo caracterizan, pero por momentos cae en una suerte de depresión porque, desde hace varios años, el Municipio le prometió un predio para que la escuelita tenga su propio lugar y no uno prestado como es hasta ahora.

“Siempre me dijeron que me van a dar un lugar donde ahora se proyecta un polideportivo, atrás de la cancha de Juan Zapata, pero bueno, espero que antes de morirme, o sea dentro de unos 40 o 50 años más, me lo den para seguir sacando a los chicos de la calle y enseñarles el deporte más lindo que hay”, dijo aún esperanzado en que le cumplan, algún día, la promesa oficial.  

Comentarios