Una “familia” que crea conciencia en los pasos a nivel

Los Hermanos Barrera son jóvenes –entre ellos dos chicas pilarenses- que buscan incitar al respeto por las barreras. Con carteles y folletos instruyen a conductores y peatones. Incitan a denunciar irregularidades.
martes, 4 de octubre de 2011 · 00:00

La tragedia ocurrida en el barrio porteño de Flores el pasado 13 de septiembre, cuando un colectivo atravesó una barrera que no funcionaba y fue embestido por un tren, puso una vez más en el tapete el problema de la negligencia de las concesionarias y la imprudencia al volante.

En este sentido, un grupo de jóvenes –incluyendo a dos pilarenses- se decidieron a crear conciencia en la población, agrupados en el nombre ficticio de Hermanos Barrera.

Vanina Leonetti y María Mercau, vecinas del distrito, junto a Manuel Mendiburu, Agustina Moretti, Nicolás Spinelli y Magdalena Von Bernard (todos ellos alumnos de la Escuela de Creativos Publicitarios) le dieron vida al proyecto, comenzando hace alrededor de diez días.

“Nos sentimos sensibilizados por lo que pasó en Flores, y quisimos trabajar sobre esa problemática”, explicó Manuel a El Diario. Por su parte, Agustina agregó: “Nos gustó la idea porque nos enfocamos en un problema social. Creamos un personaje ficticio, los hermanos Barrera, con los colores blanco y rojo”.

Así, los jóvenes ya han intervenido en varios pasos a nivel de Buenos Aires, siempre con la misma modalidad: “Cuando la barrera baja, nosotros mostramos los carteles y repartimos los folletos. Estamos en los bordes de la barrera, siempre mostrando los carteles, con mensajes como ‘Respetemos la barrera, respetemos la vida’ y nuestro sitio de Facebook. Cuando baja la barrera –agregan-, damos vuelta los cuatro carteles formando la palabra STOP. Incluimos silbatos para hacer ruido y llamar más la atención”. Además, “con el folleto les damos caramelos, para que lo tomen mejor. La gente reacciona mucho mejor con los caramelos, les cambia la cara (risas)”.

 

La nota completa, este miércoles en El Diario Regional.

Comentarios