Noticias desde Mozambique

Por Graciela Fleyta
viernes, 28 de octubre de 2011 · 00:00

Amados en el Señor, ¡khurula! (paz). Les escribo desde mi nueva tierra,  Inhambane, llena de palmeras y cargada de cocos, agradecida al Dios Altísimo por su fidelidad y amor.

Las cosas van caminando poco a poco, aunque el diablo presenta gran batalla, mas me conforta saber que estamos en sus oraciones.

Ya encontraron agua a 34 metros de profundidad, la tierra de su entraña ¡nos da agua roja!, más agua al fin. Todavía no la usamos, pues aún están haciendo anillos de cemento para sostener las paredes, que son frágiles ya que aquí el suelo es arenoso.

La escuelita “Jesús, príncipe de paz 2” está funcionando, lamento inmensamente no tener la máquina de fotos sana, para mostrarles a los chicos, que ya llegan a 23.

Ya estamos casi terminando el gallinero, que cuenta con tres divisiones, una para los pavos (tengo dos), otra para las gallinas (tengo cinco) y otra para pollitos. Así, en la dieta de los niños pongo un poco de carne, mas todavía me falta comprar el techo y los pollitos con la comida, vacunas, etc., tal vez en noviembre (este fin de octubre está pesado, pues debo renovar mi documento de extranjera, que cuesta 2.300 pesos argentinos).

También ya tengo baño seguro, sin riesgo de caerme adentro. Todavía no está pronta mi chocita, mas falta poco: el sábado pusieron cemento en el piso, así que sólo falta pintar la pared de blanco, para ver cualquier bicho que aparezca.

Así que los gastos son bastantes, pues doy de comer a más de 35 personas (aquí trabajan, mas hay que darles de comer. Entonces, sumando los niños de la escuela y los trabajadores, poceros, ayudantes de la escuelita, etcétera, suman eso).

En la escuela de Maputo, Layra estaba internada. Rogamos sus oraciones. Ella tiene 3 añitos, y su hermano Leo (5) está mejor de salud. Su mamá murió con 22 años.

Para quien todavía no supo, el 14 de setiembre falleció Walom, bebé de 18 meses que yo crié en la escuelita desde los 2 meses. Él se quemó y no soportó las quemaduras, era hijo de la directora actual de la escuelita de Maputo.

Tal vez en noviembre me lleve a Inhambane a una mamá soltera con cuatro niños, a quien le pago el alquiler del cuarto donde vive, la escuela de la nena más grande y comida. Para mí va a ser más fácil cuidarla de cerca y no desde 400 kilómetros. Les pido sus oraciones, pues hay mucha oposición espiritual.

Les ruego orar por mi salud, mi hombro izquierdo cada día está peor, no puedo hacer grandes esfuerzos, duele una barbaridad y quiere comenzar a doler el otro.

Sigo con mis trabajos en la escuela dominical y con los adolescentes, hoy me tocó organizar el culto de misiones. Hicimos una pequeña obra con la música de Marcos Whit, “Enciende una luz”, y oramos por España, especialmente por un matrimonio misionero que está en Barcelona, los hermanos Velásquez.

Armamos el Departamento de Misiones y vamos a abrir una zona nueva, vamos a hacer guerra espiritual por las calles y evangelismo a todo el que se nos cruce…

Donde vivo no hay hospital, ni sala de primeros auxilios, ¡nada! Les ruego su ayuda para poder comprar medicamentos. Conseguí un poquito de material para poder diagnosticar la malaria y comprimidos para combatirla... Tengo muchos pacientes y muy poca medicación...

También en este mes debo renovar mi documento de extranjera, que cuesta unos 2.300 pesos argentinos. Si pueden ayudar con un depósito extra, es una vez por año: Cuenta del Banco Nación número 830508211, caja de ahorro en pesos, a nombre de Graciela Haydee Fleyta, sucursal 2709 – Pilar (mas pueden depositar de cualquier sucursal del país).

Mi hijo amado, Emanuel, pasó a 2º grado y está hecho un monito, se sube a todo árbol que encuentra. Él está muy feliz en su nuevo hogar y no tiene tanto miedo a los bichos como yo, es muy valiente.

¡Cuento con ustedes y sus oraciones! Todavía están a tiempo de depositar, los abrazo en el Señor.

Kanimambo (gracias), yitsimo iyiku katekiza (Dios los bendiga).

 

*Enfermera de Presidente Derqui, vive en Mozambique desde 1997.

Comentarios