Dos hermanos que son parte de la historia de Presidente Derqui

jueves, 20 de octubre de 2011 · 00:00

 

Los hermanos Pasalaqua, siempre unidos.

 

Presidente Derqui tiene una fuerte impronta de identidad y tradiciones. Y sus caracterizados vecinos disfrutan recuerdos y orígenes de la localidad. Los hermanos Orlando y Mario Pasalaqua son un ejemplo.

Hijos de inmigrantes italianos llegados a la Argentina en 1890, se radicaron en Derqui para cultivar flores que luego eran vendidas en el mercado de Corrientes y Acuña de Figueroa, en Capital. Los invernaderos estaban cerca del paso a nivel de calle España. Con escasos 12 meses de diferencia, Orlando cumplió 89 años el pasado 3 de octubre, mientras que Mario, ayer, celebró nada menos que 90.

“Llegamos en 1951 a Derqui, compramos cuatro hectáreas y nos pusimos a cultivar jazmines, rosas, crisantemos, claveles y otras más”, recuerda Orlando. “Entonces eran todas calles de tierra, no había electricidad, sólo tenía el centro hasta las 8 de la noche gracias al vecino José Perossio que usaba un generador artesanal que con los años explotó”, dice sonriendo Mario.

Coinciden en que sólo había una farmacia, dos bares, y apenas unas 100 casas. “Teníamos una heladera a kerosén y cocinas a leña, nos levantábamos a las 3 de la madrugada y con el carro tirado por caballos llevábamos las flores hasta el tren”, agrega Orlando en consonancia con el fuerte trabajo de los inmigrantes italianos.

Mario eligió una diferencia clave entre aquella época y la actual: “Todos dormíamos con las ventanas abiertas en verano, y de día las puertas también, no había robos y asaltos como ahora”. Ven con orgullo su historia y actualidad. Orlando tiene tres hijos y seis nietos, en tanto Mario cuenta con cuatro hijos y seis nietos, y tampoco faltan los bisniestos. Ambos están jubilados, tienen un buen pasar y, sobre todo, una familia que los contiene y protege. Por su parte Orlando explota un bar, mientras que Mario optó por el plácido descanso plagado de innumerables recuerdos que les relata a sus nietos. Los hijos de “los hermanos Pasalaqua”, no dudaron en que quedará registrado en la historia que los dos fueron trabajadores y honestos y que, por eso, se ganaron el afecto de muchos. “Dudo en llegar a la edad de ellos, y creo que pocos derquinos llegaron a los 90 años con tanta lucidez y reconocimiento como al que tienen”, dijo a este medio un hijo de Mario mientras proyectaba con otros familiares el inminente festejo por los 90 años

Comentarios